Blog

Cata

ILUSTRACIÓN CATA
photo_camera ILUSTRACIÓN CATA

Mi marido me había querido sorprender con una cata de vino en una conocida bodega. Ya saben, primero ver. Y ya les digo yo que se veía muy bien. Luego oler. Y cómo olía. Y por último, probar. Pero me frenaron en seco cuando me disponía a catar los jugosos labios de aquel enólogo tan atractivo.