Blog

Las ovejas pasan por el peluquero en la comarca de Almazán

Portada
photo_camera Portada

VER GALERÍA DE FOTOS

Las ovejas se esquilan una vez al año, por lo general entre mayo y junio. Es un proceso fundamental para aliviarles del calor del verano y también por motivos sanitarios. Con la retirada de la lana, se eliminan parásitos como pulgas y garrapatas, y se previenen enfermedades como la tiña, la dermatitis, la sarna, o la pulicosis.

El oficio de esquilador es tan antiguo como el pastoreo. Este trabajo, que requiere de fuerza, resistencia y habilidad, está cada vez más en desuso en nuestro país, donde apenas quedan un millar de "peluqueros de ovejas". Para suplir esta escasez, se contratan esquiladores procedentes de países como Uruguay, Rumanía, Polonia y Ucrania. Se trata de personal muy experimentado que se organizan en cuadrillas de 6 a 12 personas. Su destreza a la hora de realizar este trabajo les permite quitar la lana a los rebaños en cuestión de horas. Se calcula que cada una de estas cuadrillas puede llegar a esquilar alrededor de 60.000 ovejas durante su estancia en España, que va desde abril hasta principios de julio.