Blog

Miley Cyrus, te falta culo

Miley Cyrus La Miley

Disclaimer: Este post está lleno de referencias sexuales explícitas, lenguaje malsonante y pechos. Si eres padre con hijos, ojito a los chavales. Si eres hijo con padres, coge los kleenex.

Voy a contaros un secreto: el sexo vende; mucho.

Miley (o sus agentes) quiere vender y se ha cansado de ser la típica niña buena salida de Disney Channel. Ahora quiere convertirse en una rebelde liberada que por fin deja correr sus verdaderos efluvios, que no le importa una mierda lo que los demás piensen de ella y que confía ciegamente en que sus fans la van a apoyar porque, si de verdad quieres algo y crees en lo que haces, el Universo conspirará para que lo consigas.

Bullshit.

Antes de ponerme el disfraz de Grinch y destrozar esta navidad prematura vamos a hacer un rápido repaso cronológico del aspecto de la pequeña srta. Cyrus.

Cronología de una cachonda

Involution, que no evolution...

Se puede observar un cambio bastante abrupto entre las dos últimas imágenes, sí. Pero entendámosla, la pobrecita tiene 21 años y, como se acaba de demostrar, la adolescencia dura hasta los 25 años. ¿Qué te ha pasado, Miley? ¿Papi no te quiere? ¿Te has ido de Disney y te falta guita? ¿O acaso estás harta de que el perfil medio de tu público masculino sea de 15 años, lampiños y 30'' de actividad sexual? Aaaaamiga, eso puede tener sentido. Pues bueno, antes de nada las malas noticias: lo del pelo se arregla; y ya.

Cronología de un escándalo

Desde que se fue de Disney ya la empezó a liar parda. Lo primero, lo del pelito. Lo segundo, su single "We Can't Stop" a mediados de Junio de este año, que ya fue levantando (am)pollas.

Sí a ver... hay cierta simbología sexual, ciertos bailes "subidos" de tono y todo muy raro. A mí lo que se me levantó fue una ceja muy en plan "What The Fuck?!" porque el baile de los culos no me iba con el tempo de la canción, pero bueno. Habrá sido algo pasajero, alguna ida de olla, pero vamos, que no es para tanto.

Llegaron los MTV Video Music Awards 2013. Me imagino a los de la organización comentando la jugada:

-¡Eh chavales! ¿Por qué no hacemos una actuación conjunta entre Miley Cyrus, que no está nada revolucionada y Robin Thicke, que no tiene un vídeo lleno de pechos simplemente por el mero hecho de poner pechos? ¡Seguro que nos queda una gala apta para todos los públicos y sin incidencias!

Antes que nada, el vídeo de los pechos:

Y ahora, el de los MTV VMA 2013:

Debe de ser que la ex-Hanna Montana se pensaba que como Thicke rima con dick, el chaval podía tener dinamita entre las patas, y como se había insensibilizado las manos de tanto tocarse, tuvo que palpar con la nalgaliaOooo algo así, yo que sé.

Bueno, no me parece ni tan mal. Total, durante la última década los videoclips de rap y R&B han ido sustituyendo paulatinamente al porno de toda la vida sin demasiadas quejas del personal. No hay más que ver a Pitbull, Flo Rida, el Dan Balan este o cualquier reggaetonero. O si nos ceñimos a las cachas con denominación de origen, a Beyoncé, Nicky Minaj, Rihanna o... yo qué sé... ¿todas? Estamos curadísimos de espanto (o de gusto). ¿De verdad lo de la Cyrus es para tanto?

Espera espera, que por si no os había quedado claro Miley tiene otra bola de demolición para vosotros; literalmente:

¡Dios mío! ¡Está desnuda!

Ahora Miley está descontrolada. Tiene más publicidad que nunca y parece que todo el mundo tiene una opinión al respecto de por qué o por qué no está bien o está mal lo que hace. Ella estará encantada. Va diciendo por ahí que esta es su verdadera personalidad y que se siente feliz. Incluso va por ahí poniendo películas porno allá donde va. ¡Incluso le han ofrecido dirigir una!

¡Padres del mundo échense las manos a la cabeza, que la ídolo de vuestros pequeños se ha vuelto una casquivana!

Sexo: ese tabú hablado

Queridos padres del mundo, les voy a contar otro secreto aparte de lo de que el sexo vende, y mucho. Vuestros jóvenes polluelos que tanto adoraban a Hanna Montana también han crecido, y me apuesto algo a que el vídeo de Wrecking Ball es lo más suavecito que han visto en internet en el último mes. Vuestros jóvenes retoños, salen de fiesta, beben y algunos incluso se drogan. Tienen las hormonas revolucionadas y ya llevan una temporada haciendo experimentos mezclando fluidos a ver si se calientan; y no, no hablo del laboratorio de química, hablo de sexo.

Sexo, esa palabra que tantas visitas me va a granjear en Google. Esa palabra que tanto se teclea y que tan poco se dice, ese eterno tabú que, curiosamente, es el motivo por el cual estamos todos aquí. ¿No será que estamos todos un poco asustados del sexo? ¿De hablar de sexo? ¿Cuánto padres tratan abiertamente el tema con sus hijos cuando cumplen los 10-12 años? Sí, 10-12, o incluso antes, es la edad normal de un chaval para empezar a masturbarse; asumámoslo todos de una vez.

¿No será que tenemos miedo de que una imagen incorrecta, falseada e impropia del sexo les haga creer a las nuevas generaciones cosas completamente erróneas acerca del sexo, acerca de la pareja? ¿No será que nos da miedo que nuestra mierda de trabajo como educadores sexuales pueda provocar que algo tan tonto como el vídeo de la bolita pueda suponer un peligro para los chavales?

A mí no me escandaliza. No me creo superior ni nada de eso, es solo que cuando cumplí los 12 mi padre me regaló unos condones y una frase:

"No importa cómo de mal estén las cosas, siempre tendrás presupuesto ilimitado para libros y condones."

¿Coincidencia?

Por qué Miley Cyrus está haciendo el ridículo

Ah, y por cierto, el tema de Miley... Chirría. Está mal montado. No está consiguiendo el efecto clásico de los videoclips de reggaetón. ¿Por qué? Porque la señorita Cyrus es un palillo sin nalgas y sin piernas. Da la sensación de la típica amiga borracha que en las fiestas liga porque va de zorra y se hace la fácil. En palabras de mi compañero de piso: "Es la típica tía que se cree que está en su etapa sexy mientras todos los demás sabemos que no". Tal cual.

Dice que esta es su verdadera cara, su verdadero ser, que sus fans la apoyarán, tal, cual... Yo digo que tenemos que diferenciar entre fans y público. Tus fans son adolescentes ilusionados a los que la tontería les va a durar 2 años a lo sumo. Tu público son una serie de internautas divididos a partes iguales entre gente indignada y masturbadores compulsivos, y contra eso no puedes hacer nada. O bueno sí, ponerte cachondona y llevar a los pajilleros a cubrir casi el total de tu porcentaje de público; así habrá más gente feliz.

Mira, he visto por internet que Bret Contreras, "el tío de los culos", se ofrece a rellenarte las nalgas. Miley, hazle caso; por ti; por nosotros; por tu público...

Por favor Miley, echa culo.