Blog

David Guetta, campeón de Eurovisión

El otro día vi Eurovisión.

Toootiiititotiiitooootiiiiiiitoti totiiititotitoti titotitoti to

Bajamos al bar y nos encontramos con la tele puesta y el concurso en marcha, así que hicimos lo que todo ser humano lógico haría: coger una cerveza, aliarse con un país absolutamente peregrino y dedicarnos a celebrar todos los puntos que le dieran. En este caso, mi colega y yo decidimos ir con Montenegro porque nos gustó su bigote y su cara de tener a un montón de niños escondidos en su sótano.

Ay diosito, llévame pronto

Total, que ahí estábamos, viendo Eurovisión como unos idiotas, celebrando los puntos de Montenegro como si tuviéramos la doble nacionalidad y esperando a que terminase la votación (porque una vez que te pones, pues ya lo ves entero, ¿no?), cuando de repente, Liam lo dijo:

Oye, esta canción, la de Suecia... ¿no es igual que una de Guetta?

Ante semejante afirmación no nos quedó más opción que ponernos a cantar "Lovers on the Sun" a voz en grito mientras el sueco intentaba cantar la suya. El resultado fue fascinante. Tan bueno que un jamboloco ya había hecho un experimento parecido dos meses atrás.

Creo que sobran las palabras. Salvo felicitar al cirujano plástico que ha dejado a Guetta así de guapo. Porque si no son la misma persona, creo que Eurovisión debería empezar a plantearse cosas como dejar de existir o regular un poco las canciones que pone.