Blog

Canciones en random (II)

Badam badam... badam... badam badam tireeero baribaaaa... pireberobabommmm...

Siguiendo con la tónica de la primera parte, traigo canciones pegadizas (que no pegajosas) que últimamente me rondan. ¿Será que les gusto? Porque a mí ellas sí; todas; como las mujeres.

El otro día estaba de fiesta y me tuve que volver porque a un colega de dio fiebre y me lo llevé a la cama. Luego me fui, ¡malpensados! ¿Qué tendrá que ver con nada? Pues que la anécdota me tuvo tarareando incansablemente hasta que me digné a escuchar a la culpable. Desde entonces ya no tarareo, solo escucho a Peggy Lee. ¿No os recuerda a la Pantera Rosa? La canción, no ella.

Los chicos de Phoenix (el grupo, no la ciudad) han sacado disco nuevo. ¿Qué mejor manera de celebrarlo que rebuscando en su primer trabajo? Es que me va lo vintage. Este tema es buenísima vibra por todas partes, ligereza, aire y excelente flow. Además sale en un episodio de Entourage. ¡Ooole!

Michael siempre será un grande y sus tonadillas nos acompañarán eternamente, incrustadas en nuestro ADN hasta la tumba. Da igual el regustillo hortera y el retintín ochentero pasado de palmas, si vas a una fiesta y llevas a Michael triunfarás; y si bailas como Michael ya ni te cuento...

El caso es que yo llegué a Michael por algo, y es que este Bruno Mars ha resultado ser algo más que un llorica con mal de amores. Con The Lazy Song empecé a olerme que el chaval se lo pasaba bien; luego mi compañero de piso me llevó hasta este directo del single del nuevo disco y ya empecé a temerme lo mejor.

Fijaos en un detalle. Es sutil, pero si te fijas bien lo verás: se lo están pasando de puta madre. ¡Y es que mira cómo bailan! Será que tienen flow de negros, pero yo de mayor quiero ser como ellos. Bueno, al caso. Esa no era la canción que os iba a poner; tomáosla como un regalo. A lo que iba es a esta otra maravilla que trae reminiscencias de este otro tipo... sí joder... el del vídeo de antes... Mirad:

Bueno, y ya para irnos a la cama calentitos, sea siesta o sueño pernoctatorio (y sí, me acabo de inventar ese palabro), os dejo con otro directo. Esta vez de un blanco que hace un blues que se te incrusta en el tuetanillo y te da escalofríos de los buenos. John Mayer es muy bueno tocando, es muy bueno cantando y es mejor transmitiendo y contando. Sube el volumen y baja las luces y sabréis de lo que hablo. Sienta mejor que un chocolate caliente en invierno.

Y con esto, señoritos y señoritas (y señorotes y señorotas; y animales de compañía también, que nunca se sabe) termina el random. Vendrán más cuando me dé por ahí. Mientras tanto, rumiadlo y sed muy felices.