Blog

Miles de cámaras que caben en un móvil

Noche de las ánimas. Soria, 2012. S.. Farizano, con Vignette. "Noche de las ánimas", Soria, 2012. S. Farizano, con filtro Polaroid de Vignette.

Cuando parece que la perfección de las cámaras modernas empieza a aburrir a algunos han aparecido gran variedad de aplicaciones de móvil para procesar con estilo vintage las fotografías que hacemos con el teléfono. Esto no es una noticia, el popular Instagram lleva tiempo trabajando en nuestros terminales y ha superado la frontera de ser una galería de filtros para convertirse en una red social. En Soria hay una comunidad de instagramers con página en Facebook: instagramerssoria.

El hecho evidente de que las cámaras de los móviles son cada vez mejores (y lo que les queda) despertó la mente de algún gurú del sector y empezaron a aparecer todo tipo de filtros, y siguen apareciendo nuevos, a pesar de que parece estar ya todo inventado. El caso es que lo retro está de moda, y no sólo entre los usuarios de móviles o aficionados a la fotografía, sino también entre los profesionales.

Como decía, hay muchas aplicaciones de este tipo, algunas interesantes y otras que no valen la pena, yo he probado varias y la que más me gusta es Vignette. Ahora que en la fotografía lo antiguo se ha vuelto moderno podemos recrear toy cameras, como la Diana o la Holga; distintos tipos de Polaroids, gran variedad de películas, emulsiones infrarrojas, virados, etc. Lógicamente el resultado no es ni de lejos el mismo que el de los procesos que se simulan, pero se pueden conseguir cosas interesantes y divertidas.

"Flores muertas de jacarandá", Buenos Aires, 2012. S. Farizano, con Vignette "Flores muertas de jacarandá", Buenos Aires, 2012. S. Farizano, con filtro toy camera de Vignette.

Entre las cosas más raras encontramos el Pocketbooth, un programa que recrea las clásicas fotos de cabina, hace varios disparos con diferencia de unos segundos y agrupa las imágenes en una tira, seguramente alguien le encontrará algún uso a esto pero a mí me parece bastante inútil.

Otras aplicaciones son Snapspeed, que además de filtros cuenta con varias herramientas de retoque y Pixlr, que disponde de una galería de 600 filtros para retocar las fotos y un pequeño sistema de edición. Sólo para iPhone son Vintage CameraHipstamatic, en la que elegimos por separado el modelo de cámara, lente y película para crear nuestro propio Frankenstein y Camera +, con herramientas de edición avanzadas, distintos modos de disparo, cuadrícula, enfoque y exposición manuales, y más o menos todo lo que se nos ocurra.

La mayoría de estos programas son gratuitos pero otros son de pago. Aunque los precios no son altos, en general rondan los 2 euros, vale la pena pagarlos si encontramos uno que nos guste.