La inolvidable gesta del Numancia

Camp Nou_
photo_camera Camp Nou_

Recordamos el hito histórico que protagonizó el equipo soriano en la Copa del Rey de la temporada 1995/1996, al eliminar a tres equipos de Primera División y poner las cosas muy difíciles a todo un Barça pese a militar en 2ª B.

Hace 27 años se produjo una de esas hazañas que engrandecen el deporte, y hacen entender que el fútbol particularmente sea el que más pasiones despierte entre los aficionados, ya que es uno de los pocos que puede dar cabida a heroicidades como la que permanece en la retina y el corazón de todos los sorianos.

Hablamos de la gesta protagonizada por el Numancia en la competición copera de la temporada 1995/1996, cuando rompiendo los pronósticos de todas casas de apuestas (en aquel tiempo físicas, ya que internet estaba en pañales), fue derribando Goliats hasta plantarse en el Camp Nou, en una vuelta de cuartos con todas las opciones abiertas después de cosechar un sorprendente 2-2 en la ida.

El camino del Numancia en unas inolvidables eliminatorias de la Copa del Rey

Uno de los principales encantos de la Copa es que aglutina en una misma competición a equipos de múltiples categorías, desde las más bajas hasta los grandes clubs de LaLiga (entonces llamada asépticamente como Primera División). Además, en los últimos años se ha reforzado su papel como torneo del KO, al jugarse a partido único hasta semifinales, lo que propicia las sorpresas...

Sin embargo, cuando el Numancia protagonizó su gesta este formato no estaba todavía instaurado, lo que sin duda reviste de más mérito a su hazaña.

El equipo soriano comenzó su singladura frente al San Sebastián de los Reyes, equipo al que consiguió eliminar con bastantes dificultades gracias al valor doble de los goles marcados en campo contrario.

Para la siguiente eliminatoria el bombo dio un emparejamiento con la Real Sociedad, un equipo de primera y no precisamente de las cenicientas de la categoría, y en esa época menos todavía, ya que alistaba a jugadores como De Pedro o Valery Karpin

Pero en la ida jugada en Los Pajaritos el Numancia fue capaz de sorprender, e imponerse por 2-0 en el marcador, contra todo pronóstico. Los donostiarras más mentalizados para la vuelta, se impusieron por sendos goles en el tiempo reglamentario, lo que abocó el choque a la prórroga, y a una tanda de penaltis agónica que se resolvió a favor de los sorianos tras 20 lanzamientos.

Para la siguiente eliminatoria, la de 1/16 de final, apareció de nuevo en el camino otro equipo de primera, el Racing de Santander, con la dificultad añadida de que en esta ocasión los cántabros estarían sobre aviso para evitar sorpresas después de lo que le había pasado a la Real…

El partido de ida, jugado de nuevo en Soria, acabó con empate a cero, y en el Sardinero un gol tempranero en el minuto 8 de Barbarín logró poner en ventaja a los sorianos, quienes hasta el final del partido protagonizarían una defensa numantina, malogrado los intentos de los racinguistas por igualar la contienda.

El Numancia estaba haciendo historia y su trayectoria en la Copa empezó a levantar una expectación que iba más allá de la ciudad de Soria, ya que los medios se volcaron en prestarle atención a un modesto equipo de Segunda B que se había convertido en un matagigantes.

Para la ronda de octavos el sorteo brindó otro histórico de primera de División, todo un Sporting de Gijón que en aquella época era una auténtica factoría de buenos jugadores, estando de hecho considerada su cantera de Mareo como una de las mejores de España. Aunque nada de eso intimidó al Numancia, que en Soria abrochó un partido fantástico, imponiéndose por 2-1, mientras que en la vuelta en el Molinón consiguió dejar a cero la portería gracias a un estelar Laureno Echevarría, que malogró todas las ocasiones gijonesas.

El enfrentamiento contra el Barça

Para el sorteo de cuartos, entre los siete posibles rivales estaban el Real MadridAtlético de Madrid y el Barça, palabras mayores entonces y ahora. Al final el bombo deparó nada menos que al Barcelona de Johan Cruyff.

Lo que sucedió en esa eliminatoria quedó para siempre prendido en la memoria de los sorianos, gracias a un fantástico partido de ida jugado ante unas gradas repletas por más de 15.000 espectadores, en el que el equipo logró arrancar un 2-2 frente al rey de copas del fútbol español. Y ya en la vuelta en el fastuoso Camp Nou, el equipo azulgrana conseguiría imponerse por 3-1 contra un Numancia que dio la cara, y que pese a quedar eliminado puso un buen colofón a su gesta, una de las más grandes de la historia del fútbol español.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad