Sociedad

Autoconsumo: qué es y qué ventajas ofrece

Autoconsumo
photo_camera Autoconsumo

El autoconsumo es la producción de energía para el consumo propio, ya sea en un hogar, una empresa o cualquier otra entidad. De esta manera, se puede controlar mucho mejor el consumo de energía y, por tanto, ahorrar en la factura energética. Por otro lado, se puede ahorrar aún más si se dispone de una batería virtual. No te pierdas todo lo que te vamos a contar a continuación si quieres ahorrar más que nunca.

4 ventajas del autoconsumo

La energía del autoconsumo puede provenir de ciertas fuentes renovables, como es la energía solar, la energía eólica o la bioenergía. Algunas de las principales ventajas de producir energía de esta forma son las siguientes:

  • Se reduce la factura de la luz al tener menos dependencia de la red..
  • Aumenta la seguridad energética al ser menos vulnerables a los cortes de energía y a las fluctuaciones de los precios.
  • Es mucho más limpio y sostenible.
  • El valor de la vivienda aumenta con la instalación de placas solares.

¿Cómo se puede complementar el autoconsumo?

A veces, el autoconsumo empleando placas solares no es suficiente, ya que si se dispone de otras medidas adicionales se puede aprovechar aún más la energía. Una gran forma de complementar el autoconsumo es utilizando baterías físicas o baterías virtuales, que permiten almacenar el exceso de energía para usarla posteriormente, incluso cuando el clima no es favorable.

¿Qué son las baterías virtuales?

Las baterías virtuales almacenan la energía excedentaria en forma de «dinero», es decir, de manera virtual, no de manera física como las baterías convencionales. De esta forma, si además de instalar placas solares cuentas con una batería virtual, el ahorro en tus próximas facturas será aún mayor.

5 ventajas de usar una batería virtual

Tener una batería virtual proporciona muchos beneficios, y no solo económicos. ¿Quieres saber en qué te puede ayudar una batería virtual? ¡Sigue leyendo!

1. Se aprovecha mucho más la energía

Mediante una batería virtual se aprovecha mucho mejor la energía que generan las placas solares y que no se consume en ese momento, pues la energía excedentaria, que se almacena en un monedero virtual, se puede utilizar por completo.

2. Se nota en las facturas

La ventaja que más te gustará será, probablemente, el gran ahorro que supone en las facturas.. Y es que contar con una batería virtual puede suponer incluso no pagar nada en tus facturas de la luz.

Para ello, deberás escoger una comercializadora, como MIWenergía, que compense todos los términos de la factura.

3. No se requiere mantenimiento ni espacio

Otra gran ventaja de las baterías virtuales es que, a diferencia de las baterías físicas tradicionales, no necesitan de espacio para instalarlas ni un mantenimiento periódico, lo que hace que sean la opción perfecta si estás buscando comodidad.

4. La inversión es menor

Las baterías físicas aumentan considerablemente la inversión de la instalación fotovoltaica. En cambio, con la batería virtual, el dinero que tendrás que desembolsar será menor que si adquieres una batería física. Por tanto, la inversión inicial se verá reducida y tu bolsillo lo notará desde el principio. 

5. El dinero acumulado no caduca

En algunas compañías, el dinero acumulado de los excedentes no caduca y tampoco existe límite de almacenamiento, por ello, es importante que revises las condiciones antes de contratar el servicio de batería virtual. Además, si durante un mes has conseguido hacer tu factura 0 € en tu vivienda y aún sigues teniendo excedentes en la batería virtual, podrás compensar el resto en una segunda propiedad. 

 

Como ves, contar con una batería virtual resulta una muy buena forma de potenciar aún más si cabe los beneficios de la energía solar.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad