Sociedad

El aumento de las temperaturas revela una gran amenaza para la salud ocular

Salud ocular
photo_camera Salud ocular

Los efectos del cambio climático son cada vez más evidentes en todo el mundo, y España no es una excepción. Para ilustrar, un informe de noticias anterior discute el aumento de las temperaturas en municipios de Soria. Específicamente, las temperaturas máximas pueden alcanzar hasta los 30°C, como en Almazán (28°), Soria (28°) y El Burgo de Osma (27°).

Estos eventos climáticos extremos pueden estar asociados con olas de calor, instando a los residentes de Soria a protegerse del sol para reducir el riesgo de quemaduras solares y golpes de calor. Sin embargo, más allá de estas condiciones de salud, la investigación muestra que el aumento de la temperatura también puede amenazar la salud ocular. Tales hallazgos implican una mirada más cercana a la relación entre la temperatura y la salud ocular, junto con consejos de cuidado ocular para ayudar a las personas a prevenir problemas de visión y mantenerse saludables durante el verano.

Cómo se relaciona la temperatura con la salud ocular

Si bien es ampliamente conocido que el cambio climático puede aumentar la propagación de enfermedades infecciosas como la malaria, no muchos son conscientes de que también puede estar relacionado con la salud ocular. Un estudio publicado en la revista Ophthalmic Epidemiology encontró una asociación entre la temperatura y los problemas de visión. Los hallazgos indican que vivir en regiones con temperaturas anuales promedio de 15.5°C o más puede contribuir a una mayor probabilidad de desarrollar discapacidades visuales, independientemente del estatus económico, la edad, la raza o el nivel educativo.

Varios factores pueden explicar esta conexión entre el aumento de la temperatura y la salud ocular. Además de las infecciones y la contaminación del aire, el aumento de la luz ultravioleta puede dañar los ojos. La exposición prolongada a los rayos UVA y UVB del sol puede dañar la córnea y causar queratitis, además de aumentar el riesgo de padecer afecciones oculares graves como cataratas y degeneración macular. Afortunadamente, estos problemas oculares se pueden prevenir a través de los consejos que se detallan en la siguiente sección.

Qué pueden hacer las personas para proteger sus ojos

Usar gafas de sol

Las gafas de sol sirven como la primera línea de defensa contra el deslumbramiento del sol y sus dañinos rayos UV. Además de priorizar lentes con una calificación UV del 100%, las personas pueden explorar la amplia selección de gafas de sol hombre de Óptica 2000 para una máxima seguridad solar. Los estilos de montura protectora incluyen los marcos PLD 4125 de carey sobredimensionados de Polaroid y las gafas aviador GG1188S de doble puente de Gucci para una mayor cobertura. Mientras tanto, los estilos igualmente elegantes y funcionales de gafas de sol para mujeres incluyen gruesos marcos de acetato inspirados en los años setenta con diseños largos y redondeados, principalmente de marcas como Thomas Sabo y Jimmy Fairly.

Hacerse exámenes oculares regulares

Las personas también pueden invertir en el cuidado de los ojos programando exámenes oculares de rutina. Los expertos en salud ocular recomiendan revisar los ojos cada uno o dos años. Además de evaluar la agudeza visual, estos exámenes oculares integrales monitorean la salud visual a largo plazo. Los oftalmólogos también pueden detectar posibles signos y síntomas de las afecciones oculares mencionadas anteriormente, como cataratas y degeneración macular, para un diagnóstico, tratamiento y manejo temprano.

Mantenerse hidratado

Por último, la hidratación es clave para protegerse de los efectos adversos del aumento de las temperaturas y las olas de calor subsecuentes. Al cumplir con los niveles recomendados de ingesta de agua, las personas no solo previenen la deshidratación, sino que también reducen el riesgo de ojos secos y fatiga ocular. Además de priorizar bebidas como el agua, los jugos de frutas y las bebidas energéticas, la hidratación también implica evitar bebidas altas en cafeína y azúcar, ya que pueden hacer que el cuerpo pierda líquidos más rápido a través del sudor y la orina.

En resumen, los efectos del aumento de las temperaturas máximas en la salud ocular no deben pasarse por alto. Al invertir en el cuidado de los ojos a través de gafas y la hidratación, los residentes de Soria que se espera experimenten un clima más cálido este verano pueden cuidar mejor su visión y su salud ocular en general.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad