Castilla y León

El vicepresidente de la Junta resalta el compromiso con el ahorro fiscal y el apoyo a la natalidad y la familia

Juan García-Gallardo anunció la próxima aprobación del quinto paquete de rebajas fiscales de la legislatura

Comparecencia vicepresidente
photo_camera Comparecencia vicepresidente

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León ha comparecido en las Cortes para realizar su balance de mitad de legislatura. Juan García-Gallardo considera que el trabajo desempeñado durante este tiempo ha “demostrado” que “la defensa de los principios es compatible con una gestión eficaz” y resaltó especialmente el compromiso del Gobierno autonómico con el ahorro fiscal, el apoyo a la natalidad y la familia, el impulso económico, y la defensa del campo y el mundo rural, así como el trabajo por una administración más accesible.

En materia de ahorro fiscal, anunció el acuerdo de Gobierno para aprobar próximamente un nuevo paquete de rebajas fiscales, que sería el quinto en lo que va de legislatura. Los nuevos beneficios fiscales estarán dirigidos fundamentalmente a familias y jóvenes.

A este respecto, García-Gallardo resaltó que en dos años de legislatura la presión fiscal ha disminuido un 11 % en Castilla y León, lo que ha supuesto un importante alivio para familias y empresas en un periodo, marcado por las incertidumbres económicas, en el que han sufrido importantes incrementos de precios, a causa de la subida de la inflación.

En la misma línea, enumeró un amplio abanico de bonificaciones y deducciones fiscales, especialmente dirigidas al apoyo a las familias, la adquisición de vivienda y el apoyo al mundo rural impulsadas desde las distintas consejerías del Gobierno.

También resaltó la importancia de otras medidas, como la gratuidad de las licencias de caza y pesca, que han supuesto un impulso importante a ambas actividades, con un aumento de un 81 %. Algo muy positivo, a su juicio, dado que “la caza y la pesca reguladas son imprescindibles para gestionar la diversidad y para el equilibrio en el mundo rural”.

Además, en el ámbito de sus competencias, recordó la eliminación de las tasas en materia de asociaciones, fundaciones y colegios profesionales, lo que no sólo ha supuesto un ahorro económico para estas entidades, sino también una reducción de cargas administrativas y de tiempos de espera.

El vicepresidente realizó una valoración general de la actuación de la Junta, poniendo el foco en las prioridades que marcó en su comparecencia de inicio de legislatura y en cómo se han ido cumpliendo durante estos dos años. En aquella ocasión marcó tres objetivos fundamentales: la perspectiva de familia, el impulso económico autonómico para que todos los castellanos y leoneses puedan prosperar en su tierra y la necesaria batalla cultural.

En relación con la “perspectiva de familia” y el apoyo a las políticas de natalidad, hoy ha celebrado que Castilla y León no sólo es la comunidad autónoma que lidera los beneficios fiscales en favor de las familias en toda España, con las deducciones más altas por nacimiento o adopción, sino que sigue innovando y avanzando con nuevas iniciativas.

De hecho, en esta legislatura se han implantado medidas nuevas como el Bono Nacimiento, que proporciona ayuda económica para los gastos que ocasiona cada nuevo hijo, así como políticas de conciliación, de apoyo a la vivienda o educativas, como la educación gratuita de 0-3 años.

El vicepresidente aseguró que más de 36.000 familias se han beneficiado de las distintas políticas de conciliación del gobierno autonómico, pero si se suman otras líneas de actuación la cifra de familias beneficiarias supera ampliamente las 50.000.

El apoyo a la natalidad, de hecho, se traduce en una amplia gama de actuaciones, de carácter transversal, que incluye medidas como las subvenciones por reducción de jornada laboral para el cuidado de los hijos.

O iniciativas novedosas en España como la puesta en marcha por la Dirección General de Deportes, de la Consejería de Cultura, para facilitar que las deportistas profesionales que sean madres no tengan que ver interrumpida su carrera profesional.  La medida incluye a deportistas, entrenadoras y árbitros y consiste en una ayuda a fondo perdido de hasta 20.000 euros para financiar el cuidado de sus hijos durante el tiempo que deben dedicar a entrenarse. “El objetivo es que nunca más una deportista profesional tenga que escoger entre su carrera deportiva y ser madre”, explicó Juan García-Gallardo.

El vicepresidente defendió que el mejor modo de luchar contra la despoblación es facilitar la natalidad y la formación de familias y mandó un mensaje positivo sobre el futuro de la comunidad autónoma: “Castilla y León no es la España vaciada, sino la España de las oportunidades; la despoblación no se va a resolver con derrotismo, victimismo ni descalificaciones”.

En relación con el eje dedicado al impulso económico, el vicepresidente recordó cómo estableció la lucha contra el paro y por el empleo como una de sus prioridades. Y celebró que en este periodo 26.500 personas han encontrado trabajo en Castilla y León. En 2022 había 127.269 desempleados y ahora son 100.782, un 20 % menos. García-Gallardo destacó que estamos en cifras de mínimos históricos de paro y de máximos de ocupación, con casi un millón de personas afiliadas a la Seguridad Social y con datos que mejoran la media nacional.

En este sentido relacionó este éxito en parte con la firme apuesta realizada por la Consejería de Industria, Comercio y Turismo que se tradujo el año pasado en la convocatoria de 102 líneas de apoyo por un importe global de 350 millones de euros.

No menos importante es el giro dado a las políticas de empleo, impulsando la formación dual, que combina formación académica con preparación práctica en la empresa. Este modelo busca mejorar la formación y ajustarla mejor a las necesidades reales de las empresas para ayudar a la empleabilidad.

A las ayudas de empleo mencionadas se añaden, entre otras, cinco nuevas líneas de apoyo a los autónomos a las que se destina un presupuesto inicial de 10 millones de euros ampliable hasta los 20 millones. Estos cinco programas de ayuda al autónomo cubren las distintas etapas de vida del negocio. Contemplan ayudas para financiar sus gastos iniciales, pero también otras en materia de formación para fomentar su asentamiento. También se ayuda a mantener la actividad en los primeros momentos con exención del pago de cuotas a los que hayan iniciado recientemente su negocio, y durante los primeros 18 o 30 meses. También se contemplan otras ayudas para facilitar el establecimiento de autónomos que se trasladen a nuestra comunidad y otras para fomentar la contratación indefinida del primer trabajador por parte de los autónomos.

El vicepresidente resaltó la importancia que para el ejecutivo tiene la defensa del sector agrario, la industria agroalimentaria y el mundo rural. No sólo por el empleo que aportan y por cómo contribuyen a la conservación de la naturaleza y a la vida de los municipios, sino porque se trata de actividades que no pueden deslocalizarse. Ayudan, por tanto, a fijar población en el mundo rural.

García-Gallardo aseguró que ha acreditado su compromiso con agricultores y ganaderos “no sólo con palabras sino por la vía de los hechos”. Al respecto, recordó su defensa personal en Bruselas de la necesaria viabilidad económica de las explotaciones agrarias, frente a las amenazas de una agenda verde “que no es una agenda limpia, sino que genera víctimas”.

En este sentido, reiteró su demanda de una reforma en profundidad de la Política Agraria Común (PAC) para asegurar la viabilidad económica del sector primario. Una rentabilidad que hoy se ve amenazada por el exceso de regulaciones ‘verdes’ que impone la Comisión Europea.

En el terreno de la gestión recordó la eficacia de la Consejería de Agricultura en la gestión de los fondos de la PAC, la inversión en regadíos e infraestructuras agrarias (104 millones de euros), el fomento del cooperativismo (casi 80 millones de euros), y las ayudas para el relevo generacional en el campo, que este año cuentan con un presupuesto de 67,5 millones de euros.

Juan García-Gallardo recordó también su apuesta por el relanzamiento industrial de la Comunidad y por la innovación. Y presentó como un logro de la Vicepresidencia la concesión a Castilla y León del título de Valle Regional de la Innovación. Esta comunidad autónoma fue la primera en obtener esta distinción, en reconocimiento a su esfuerzo en esta materia, y García-Gallardo acompañó a la comisaria europea del ramo a un viaje a California para promocionar Europa como tierra de inversión.

Por ello, celebró la concesión de un proyecto europeo ligado al Valle de la Innovación, el SYSTEMEU, que desarrollará el Gobierno autonómico con la Universidad de Salamanca y en conexión con regiones de Alemania, Bosnia Herzegovina, Rumania y Bulgaria. SYSTEMEU tiene un presupuesto global de 7,5 millones de euros y pretende ser una herramienta de apoyo a los emprendedores en sectores vinculados a la innovación.

Otros datos positivos, como los de mejora de las exportaciones o el crecimiento del Índice de Producción Industrial de Castilla y León tres veces más que la media nacional le llevaron a asegurar que la Comunidad avanza “por buen camino” y sentando las bases para el “cambio de rumbo” que García-Gallardo prometió. Y todo ello frente a las “mentiras y vaticinios agoreros” de quienes anunciaban retrocesos en derechos y libertades que no se han hecho realidad.

El vicepresidente incluyó la aprobación de la Ley de Concordia en el eje de prioridades dedicado a la batalla cultural, y reiteró su propósito de trabajar para que nadie se apropie de la memoria colectiva. “Hemos trabajado para contribuir a ensanchar el debate público frente a las maniobras de quienes quieren imponernos su ingeniería social falsificadora de la realidad”.

En materia de cultura, resaltó también el esfuerzo de la Consejería para impulsar un “ensanchamiento cultural”, que facilite que las actividades se extiendan a más personas, con líneas específicas dedicadas al mundo rural, sino también con actividades de impulso para aumentar el número de visitantes de los museos, o el número de abonados a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, por citar sólo dos ejemplos. A ellos habría que añadir el notable incremento de estudiantes de español: 52.226 alumnos, un 22 % más en 2023 respecto al año anterior.

Con todo, buena parte de la intervención del vicepresidente se centró en las materias y competencias que directamente le corresponden. A este respecto, resaltó la importancia de las labores de representación que ha desarrollado en estos dos años y que le han llevado a ser la voz de Castilla y León en el Comité de las Regiones en Bruselas y en otros foros donde ha defendido la industria de la automoción y a los agricultores y ganaderos.

En relación con la defensa de la víctimas del terrorismo, una de las competencias de la Vicepresidencia, confirmó la próxima creación de una Cátedra de Deslegitimación del Terrorismo juntamente con las cuatro universidades públicas de la Comunidad. La cátedra contará con una aportación anual de 20.000 euros del Gobierno autonómico y su propósito es proporcionar una estructura de gestión estable y permanente.

Sin abandonar el ámbito universitario, García-Gallardo anunció también la creación de los Premios a los Mejores Trabajos Académicos sobre Deslegitimación del Terrorismo, distinciones que reconocerán Trabajos de Fin de Grado, Fin de Máster y Tesis Doctorales que profundicen académicamente en esta materia.

Asimismo, se erigirá un monolito de homenaje a las víctimas del terrorismo de Castilla y León “que nos ayude a tener siempre presente su sufrimiento”. En este mismo terreno, el vicepresidente anunció también la creación de un Fondo Documental con un conjunto de materiales, tanto escritos como audiovisuales, que ayude a preservar la memoria de lo ocurrido y la dignidad de las víctimas.

Otra de las líneas de gestión destacadas de la Vicepresidencia es la política de simplificación administrativa con la que se busca impulsar una transformación de la administración autonómica que la convierta en una entidad “más eficiente, accesible y orientada al ciudadano”.

Al respecto recordó que se ha aprobado 16 reformas normativas a partir de un estudio de propuestas elaborado por la Asociación Empresa Familiar que posteriormente fue valorado por el Gobierno de la Comunidad. Ese trabajo tendrá continuidad con nuevos convenios de colaboración con instituciones como la CEOE de Castilla y León; el Consejo de Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Servicios Sociales de Castilla y León; y el Consejo Regional de Colegios Oficiales de Secretarios, Interventores y Tesoreros de Administración Local de Castilla y León.

En general los cambios normativos apuntan a sustituir los procedimientos de concesión de licencia por un régimen jurídico más flexible, como el de la declaración previa o la declaración responsable.

Además, la Consejería de Agricultura ha suscrito un acuerdo con la denominación de origen Ribera de Duero para solucionar los problemas burocráticos derivados de la existencia de datos dispares en los distintos registros existentes.

El convenio, pionero en Castilla y León, beneficia a 7.500 viticultores de la DO Ribera de Duero, pero existe intención de firmar convenios similares con las otras denominaciones de origen de la Comunidad que cuentan con problemas similares y que agrupan a otros 11.000 viticultores.

También en materia de simplificación, el vicepresidente anunció que se está impulsando el proyecto de Decreto para la regulación del sistema de Reclamaciones de Consumidores y Usuarios con el objetivo de aportar mayor seguridad jurídica a la tramitación electrónica de los procedimientos.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad