Provincia

Señorío de Villálvaro, una apuesta por la vid y por su tierra

Luis Mariano López dejó su anterior empleo como ingeniero para dedicarse a la elaboración de vinos de calidad en el pueblo de su familia, aventura en la que le ha acompañado su mujer, Laura Criado
Bodega Señorío de Villálvaro-4
photo_camera Bodega Señorío de Villálvaro-4

MUCHAS GRACIAS POR UNIRTE A NUESTRO CANAL DE WHATSAPP EN ESTE ENLACE

VER GALERÍA DE FOTOS DE LA BODEGA

En la calle San Pedro de la localidad de Villálvaro hay dos o tres barricas de vino que, podría pensarse, son un recuerdo de la importancia vitivinícola antigua del pueblo. Pero, por suerte, no es eso, o no es solo eso.

En el interior de ese edificio, cierto, se conserva un antiguo lagar, el único que queda en pie en Villálvaro. Se ha conservado casi en su totalidad, tanto los elementos pequeños como los grandes, entre los que destaca su inmensa viga, de 'chopa'. Debajo de ello, como un recuerdo, se ha querido conservar incluso la última pisada de uva de cuando aquel lagar funcionaba de verdad, quizás de hace 60 años.

Junto a este lagar, pared con pared, se encuentra la parte moderna y actual de la bodega Señorío de Villálvaro. Luis Mariano López decidió dejar su antiguo trabajo como ingeniero en El Burgo de Osma para apostar por las raíces de su familia materna. Después de un tiempo de pruebas, en 2017 empezó la comercialización de este proyecto.

En toda esta aventura le ha acompañado su mujer, Laura Criado (de Arévalo, Ávila), quien también abandonó poco antes que él su empleo para empezar a dedicarse, como agricultora rural, a la gestión de 20 hectáreas de viñedos y a la comercialización y marketing de la bodega.

Como sucede en buena parte de toda esta zona de cabecera de la Ribera del Duero, una de las características más importantes de Villálvaro es la gran cantidad de viñas viejas, de entre 80 y 200 años, la mayoría de ellas prefiloxéricas y empleadas por Luis Mariano en la elaboración de sus caldos.

Además de los vinos más habituales de la Ribera del Duero (tinto, rosado, blanco), el esfuerzo de Señorío de Villálvaro y de otras bodegas ha servido para conseguir que se puede comercializar también vino clarete con la distinción de esta Denominación de Origen, algo que todavía no es muy habitual.

Sus vinos se pueden encontrar en Soria, pero también exporta a algunos países de Europa dentro de que su producción es todavía relativamente limitada, entre las 5.000 y las 8.000 botellas anuales dependiendo de la añada. En su página web también es posible comprar sus productos. Ademas, hasta el 17 de diciembre regalan un décimo de Lotería de Navidad por compras superiores a 150 euros. En esa misma web se puede conocer más en profundidad la historia y el presente de la bodega.

Junto al trabajo actual con las viñas que ya tenían, recientemente han adquirido otras 20 hectáreas en Villávaro para seguir elaborando un vino de calidad y para seguir manteniendo, de otro modo pero con la misma intensidad, la relación con el campo de sus antepasados.

VER GALERÍA DE FOTOS DE LA BODEGA