Provincia

Sale a licitación el suministro eléctrico del pozo de Vildé

Para dotar de agua potable a la localidad
Vildé
photo_camera Vildé

VER FOTOS DE VILDÉ

VER FOTOS DE TODOS LOS PUEBLOS DE SORIA

Las obras de construcción de la línea eléctrica que dotará de suministro al nuevo pozo de Vildé ya han salido a licitación. Hasta el 30 de octubre, las empresas interesadas pueden presentar sus ofertas con un presupuesto de salida de 75.092 euros. Este paso será el último y definitivo para que la localidad cuente con un suministro de aguar normalizado y calidad después de que en febrero se prohibiera su consumo por tener los valores alterados. El equipo de gobierno espera que antes de que finalice el presente año 2023 pueda estar completamente solucionado el problema que tantos quebraderos de cabeza ha ocasionado a los vecinos y al propio Ayuntamiento.

La inversión de estos 75.000 euros se aprobó en el pleno celebrado en la localidad a finales del mes de agosto. En total, desde que el 14 de febrero se conoció el problema del agua en Vildé, el Ayuntamiento ha invertido más de 100.000 euros por lo que ha solicitado respaldo económico a la Junta de Castilla y León.

Gracias al proyecto de la línea eléctrica, el pozo contará con una instalación definitiva y dejará de depender a un generador que, si bien hasta ahora ha salvado el problema de la falta de agua corriente, no garantiza completamente el servicio.

Pese a la agilidad en la tramitación y en la toma de decisiones, los vecinos de Vildé estuvieron varios meses, de febrero a julio, sin agua potable en sus grifos. Al poco de conocerse el problema, se instaló en el pueblo una nueva cisterna valorada en algo más de 4.000 euros que la Diputación Provincial de Soria se encargaba de rellenar con 8.000 litros cuando era necesario para poder satisfacer las necesidades de beber y cocinar del pueblo.

Fue el 26 de julio cuando se logró por fin poner en funcionamiento esta captación que se tuvo que recuperar para que Vildé volviera a tener agua potable en sus grifos. El pozo estaba abandonado y necesitó numerosos trabados de limpieza antes de entrar en servicio. Se ha actuaba no solo en la captación sino también en el depósito que abastece al pueblo. Además, durante este tiempo, se han tenido que tramitar numerosas autorizaciones en el ámbito sanitario. En el mes de mayo ya eran buenas las perspectivas con este nuevo pozo, el informe de ensayo, elaborado con toda la celeridad posible, eliminaba del agua extraída del mismo los restos de radioactividad que arrojó la captación original del pueblo.

La emblemática fuente de Vildé sigue funcionando, pero echa agua no potable. Son tres los chorros por los que sale una gran cantidad de agua puesto que hay que dar salida a la del antiguo pozo que mana por su propia presión y no se puede sellar. La fuente cuenta con un cartel que indica que su agua no es potable por lo que no debe utilizarse para boca. Para mantener esta fuente y que a los domicilios llegue el agua del nuevo pozo, se ha hecho una separación de las tuberías que llegan al pueblo: una que va a los grifos de los vecinos y otra que lleva el agua a la fuente que la que se consumía antiguamente.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad