Provincia

La riqueza de 'La Extremadura Soriana' en un nuevo capítulo a pedales

El canal de YouTube 'La Historia en Bicicleta', que protagonizan Carolina Muñoz y Carlos Rubio, vuelve a Soria, a las localidades de Alcozar, Bocigas de Perales y Zayas de Torre

La Historia en Bicicleta en Soria
photo_camera La Historia en Bicicleta en Soria

Con los pies en los pedales y un montón de relatos en las alforjas, el canal de Youtube “La Historia en Bicicleta”, que protagonizan Carolina Muñoz y Carlos Rubio, vuelve a Soria para mostrarnos su arte y paisajes y contarnos las apasionantes crónicas que tienen como escenario las localidades sorianas de Alcozar, Bocigas de Perales y Zayas de Torre, lo que se llama “La Extremadura Soriana”, como así se titula este nuevo documental.

CRÓNICA DE 'LA HISTORIA EN BICICLETA'
Alcozar, una pequeña pedanía de Langa de Duero, cuyo nombre procede del árabe “Al Kasar”, que significa “el castillo”,  es prácticamente desconocida para la mayoría de la gente y, sin embargo, en la Edad Media tuvo un papel protagonista ya que de aquí partió el conde de Castilla, García Fernández, para enfrentarse al todopoderoso Almanzor.

Estas tierras eran la zona fronteriza entre la España cristiana y la musulmana y en los siglos centrales a la Edad Media se las conocía con el nombre de “Extremadura”. Fueron los condes de Castilla los que empezaron a repoblar las tierras en torno al Duero lo que enojó a los califas de Córdoba que pretendían que todo el terreno entre el Duero y el Sistema Central fuera “tierra de nadie”,  como así nos lo cuentan Carolina y Carlos que nos hacen revivir emocionantes episodios de nuestra historia y leyenda en los albores del siglo X.

Resulta enormemente evocador contemplar el paisaje en el que está enclavado Alcozar, custodiada en lo alto por la peña donde antes había un castillo y ahora se encuentra la llamada “Torre del Reloj”,  y la ermita de la Virgen del Vallejo, de origen románico y cuyo pórtico daba la vista al pueblo, e imaginar que este panorama sería prácticamente el mismo que vio García Fernández antes de partir al que sería su último combate.

Y así, subidos en sus bicicletas y acompañando al conde de Castilla al que, por cierto,  le apodaban “el de las bellas manos”, por algo sería, llegamos al lugar mismo de la batalla,  en Piedra Sillada,  donde aún parecen resonar los tambores de guerra. Aquí se detienen en el pequeño monumento levantado en memoria de este valiente conde castellano que,  aunque le costó la vida,  tuvo los arrestos suficientes para enfrentarse a Almanzor, cuando éste se encontraba en la cima de su poder.

Y en medio de este sugerente paisaje,  Carolina y Carlos nos relatan los continuos enfrentamientos que mantuvieron García Fernández y Almanzor en los que también se vieron involucrados sus respectivos hijos a los que, tanto el uno como el otro, consiguieron que se enfrentasen en contra de sus propios padres y,  como chivo expiatorio de todo esto,  la esposa del conde, Ava de Ribagorza, que fue la protagonista de un popular romance llamado ”Romance de la condesa traidora” con truculentos tintes eróticos.

Después de este llamativo relato, nuestros dos protagonistas de “La Historia en Bicicleta” cambian por completo de lugar, de paisaje y hasta parece que de continente, trasladándose hasta Bocigas de Perales donde lo que más sorprende cuando llegas son sus “chimeneas de hadas”  que nos recuerdan a la Capadocia en Turquía (turca).

Este pueblo, nos cuentan, que antes de la reforma de la nomenclatura municipal de 1916, se llamaba “Bocigas” a secas,  y con la remodelación le añadieron “de Perales” para diferenciarlo de otras localidades que tenían el mismo nombre. Un caso más de los 1020 municipios de España que se llamaban igual.

En esta localidad admiramos su iglesia, románica, consagrada a San Pedro y en la que destaca su portada que aún conserva restos de policromía. También son asombrosos sus capiteles porque presentan la misma escena en las dos caras representando la lucha entre la virtud y el pecado y éste termina siendo derrotado.

Y pedaleo tras pedaleo se alejan de Bocigas para llegar a la última parada de esta interesante ruta, que es Zayas de Torre, a poco más de 1 kilómetro del río Perales en el que abundaban los cangrejos, según el diccionario geográfico y estadístico de Pascual Madoz,  publicado a mediados del siglo XIX.

En Zayas lo más destacable es su iglesia, dedicada a San Martín de Tours, que solo conserva románica la fachada meridional. En la decoración de las arquivoltas nos revelan que la arquivolta inferior está labrada en zig-zag, algo muy extraño en el arte románico de la zona y, sin embargo, muy común en el valle del Duratón, en Segovia.

Este tipo de adorno tiene un origen anglonormando por lo que deducen que canteros asentados en la zona y procedentes del norte, principalmente vascos ya que el pueblo de al lado se llama “Zayas de Bascones”, por tanto guarda relación, estaban familiarizados con este tipo de decoración y, probablemente,  después emigraron al sur y crearon las maravillas que hoy en día podemos ver en el románico segoviano.

Y así se despiden Carolina y Carlos que, una vez más, han escogido la provincia de Soria como la artista principal de un nuevo vídeo de “La Historia en Bicicleta” , mostrándonos las maravillas que encierra una zona, verdaderamente escondida al sur de Soria.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad