Provincia

El primer molino eólico de Castilla y León, cuando se consideraban de "hippies"

photo_camera

La base de operaciones del Parque Eólico El Madero, entre Noviercas y Ólvega, ha acogido hoy una pequeña celebración para recordar que aquel fue el primer parque eólico de Castilla y León y uno de los primeros de España. De los que siguen en activo, solo Navarra llegó antes que Castilla y León. También había alguno en Canarias, así como un prototipo en Cataluña.

Aquello sucedió en 1998, y esos 45 molinos iniciales se han multiplicado por decenas en Soria, por centenas en Castilla y León y por miles en España. Esos 45 primeros molinos están numerados del 1 al 45. Ahora, los nuevos molinos llevan ubicaciones precisas de coordenadas por si es necesario acudir con prontitud en caso de alguna urgencia.

Es solo uno de los pequeños cambios sucedidos en estos 25 años. Los molinos que se colocan ahora son mucho más altos, aprovechan mejor las horas de viento y tienen 15 veces más potencia. En aquella época, los trámites también fueron muy diferentes a lo que es necesario en la actualidad.

Frente a todo ello, a finales del siglo pasado se luchaba además contra el miedo o la incertidumbre a lo desconocido. Federico González Vives, ahora en Made, es una de las personas que han vivido todo el proceso de este parque, desde sus primeros pasos hasta hora. Vives asegura que entonces los defensores de este tipo de energías eran considerados "hippies", cuando ahora su defensa es parte del pensamiento dominante.

En la actualidad, en toda esta comarca de Soria los parques eólicos ya son parte del paisaje, como sucede en numerosos lugares y como empieza a suceder cada vez más con los parques fotovoltaicos. El parque de El Madero forma parte de varias de las rutas marcadas de senderismo o de BTT, por las espectaculares vistas que se tienen y por la sensación que se tiene cuando se camina bajo estos molinos, sobre todo en días ventosos como hoy.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad