Castilla y León

Podemos Soria participa en la fiesta de Villalar junto a Irene Montero y Pablo Fernández

Podemos Soria reivindica en Villalar “el espíritu comunero de la igualdad, la soberanía del pueblo, la paz y la justicia”

Podemos Soria en Villalar
photo_camera Podemos Soria en Villalar

El contingente de Podemos Soria se trasladó ayer 23 de abril, fiesta de Castilla y León, hasta la localidad de Villalar de los Comuneros donde se reunió con el resto de la militancia del partido morado en la comunidad autónoma. “Ha sido importante y satisfactorio constatar el sentir común de todas las fuerzas políticas progresistas que nos dimos cita allí”, señala Alberto Sanz, portavoz del Círculo de Soria, “y que se traduce en una rotunda oposición a las políticas del PP y de Vox que tratan de desmontar pedazo a pedazo el estado de bienestar y de derecho en nuestra comunidad. Este año se ha notado con especial énfasis el rechazo frontal y tajante a la mal llamada ‘Ley de Concordia’ que trata de blanquear el franquismo y de equiparar a las víctimas con sus verdugos”.

Antes de la ofrenda floral hubo lugar para unas palabras. En primer lugar, Pablo Fernández, Secretario General de Podemos en Castilla y León y coportavoz de la organización a nivel estatal, comenzó su intervención pidiendo “el fin del horrible genocidio al pueblo  Palestina que Israel está perpetrando con la complicidad de la Unión Europea y Estados Unidos”, para después arremeter contra el gobierno en la comunidad en manos de la derecha “que nos está expulsando de esta tierra, y todas y todos nos queremos quedar pero para eso necesitamos servicios públicos, como sanidad, educación y vivienda, que el PP y Vox están erosionando y privatizando”. También tuvo ocasión de recordar que “Castilla y León es tierra de acogida y de oportunidad para quienes han tenido que huir tristemente de sus lugares de origen, diga lo que diga un vicepresidente xenófobo y racista”, además de reivindicar una Castilla y León feminista, ecosostenible y con unas políticas agroalimentarias “que beneficien a nuestros agricultores y ganaderas, y no a las grandes corporaciones”.

“Han pasado 500 años, pero el espíritu sigue intacto: el pueblo se organizó contra la opresión, contra los privilegios y para lograr un reparto justo y equitativo, y esa es la mejor tradición democrática de nuestro país”, arrancaba el discurso de Irene Montero, candidata de Podemos a las elecciones europeas. “Las causas justas se defienden aunque se pierdan, como nos enseñaron quienes vinieron antes que nosotras, y las vulneraciones de derechos no son algo con lo que se pueda transigir”. Montero señaló la necesidad de refrendar en las urnas europeas las políticas antibelicistas y de no permitir “la impunidad de quienes han cometido los crímenes”, al tiempo que pidió responsabilidades “a quienes hablan mucho de la paz pero no hacen nada para que la paz suceda y siguen apoyando y haciendo negocios con el estado genocida de Israel”. La ex ministra concluyó aseverando que “para la derecha, ‘concordia’ significa abiertamente ‘impunidad’ y perpetuación de sus tropelías y de su carácter profundamente antidemocrático” y se despidió con el conocido poema comunero: “Común es el sol y el viento / común ha de ser la tierra / que vuelva común al pueblo / lo que del pueblo saliera”.