Deportes

Lluelles se despide de su "gran familia" en estos últimos cuatro años donde ha crecido junto al Balonmano Soria

Se marcha de Soria con la espinita clavada por no haber logrado el ascenso a Plata y reconoce que en el último partido, cuando sintió el cariño de la grada, fue consciente de que "se acababa"
Jordi Lluelles y Carlos Heras
photo_camera Jordi Lluelles y Carlos Heras

Jordi Lluelles, junto al presidente del Balonmano Soria, Carlos Heras, ha protagonizado este jueves su última rueda de prensa tras acabar su etapa en en la ciudad, donde ha llevado las riendas del club durante sus cuatro mejores temporadas. Lo ha hecho emocionado, valorando los cuatro años en una "gran familia" 

Unos sentimientos encontrados, como bien ha compartido Carlos Heras. Por una parte esa alegría por Jordi Lluelles, "después de cuatro años donde ha demostrado su valía y bien hacer en el balonmano" por irse a un destino que le ayudará a crecer profesionalmente. Por otro, la tristeza de "perder a un gran entrenador para el club y a un buen amigo". "Lo consideramos como algo natural, no hay resentimiento ni nada que a ninguna de las partes nos haya dejado con mal sabor de boca. Aquí está su casa, este es su club y desearle mucho éxito", ha valorado Heras.

Lluelles ha echado la vista atrás para recordar cómo  llegó hace cuatro años. "Sabía donde venía, conocía quién estaba al mando, sabía donde iba a encajar y a trabajar, vine muy contento pero el sábado hubo llorera en el momento en el que fui consciente que se acababa, al ver el cariño de la grada y ver que no se ha podido ascender". En este sentido, ha reconocido que estaba "muy centrado" en el play off y fue precisamente cuando acabó y vio las letras que le dedicaba la grada cuando fue consciente que terminaba su etapa.

Termina así su "primer proyecto como capitán del timón" con el "gran buque insignia" que es el Balonmano Soria" donde ha vivido tres play off, el ascenso de Plata y que a nivel curricular le ha abierto muchas puertas, en esta ocasión para ir de segundo a Asobal, con Torrelavega. Un club donde le han permitido "debatir las cosas", con una "confianza y comunicación cercana" y unas "ganas de trabajar que han dado el resultado deportivo". "Soria aparece en mayúsculas en el mapa del balonmano con el gran trabajo del club. Es espectacular lo que dedica el presidente", ha manifestado.

Jordi Lluelles ha repasado una temporada "espectacular" donde no se ha conocido la derrota y donde solo se ha perdido "donde no se tenía que perder", en la fase de ascenso, ante Lanzarote, y por un gol. Un día antes del partido ante Roca, con empate, un duelo "muy difícil de jugar anímicamente".  Se escapaba así un sueño para el míster, que reconoce que le hubiera gustado dejar el equipo jugando en Plata.

El míster ha destacado la garra y la actitud de un equipo al que no ha querido "reprochar nada". "Es un duro palo no poder ascender pero me quedo con todo el cariño hemos hecho que la gente vea más balonmano, incluso gente que nunca había visto balonmano. Ojalá verlo así en partidos de liga porque es una gran labor lo que ha hecho el club", ha señalado Lluelles.

El míster ha reconocido que cuatro temporadas es una buena cifra ya que en una quinta, es último año "no ha funcionado bien" ya que "la experiencia deportiva y personal suele ser negativa".