Deportes

Las lesiones más terribles de la historia del fútbol

Fútbol
photo_camera Fútbol

Quizás, para los aficionados, el lado más terrible del fútbol sean las derrotas; pero, para los futbolistas, las lesiones ocupan el primer puesto en la lista de temores. Una lesión puede truncar muchos sueños, incluido el desarrollo de una carrera profesional. Son varios los casos de jugadores llamados a ser exitosos y que las lesiones nunca les permitieron brillar. Es por esta razón que los futbolistas se protegen tanto durante los partidos.

Es por esa razón que le ofrecemos un resumen de algunas de las peores lesiones en la historia del fútbol.

Juninho Paulista (Atlético de Madrid)

Juninho llegó al equipo colchonero con el objetivo de afianzar su estatus de estrella, meta que iba cumpliendo hasta que, en un fatídico enfrentamiento contra el Celta de Vigo, el lateral Michel Salgado le realizó una entrada muy dura por detrás, provocando una fractura de peroné y rotura de la mayoría de ligamentos del tobillo.

Juninho no solo se perdió la Copa del Mundo de Francia, sino que su nivel no volvió a ser el mismo mientras vistió los colores del Atlético de Madrid

Patrick Battiston (Francia)

Patrick Battiston jugó poco más de 50 partidos de fútbol con la selección francesa, pero nunca olvidará (aunque no recuerda mucho de lo sucedido) el enfrentamiento contra la selección de Alemania Federal por las semifinales del mundial de 1982.

Un pase de Platini dejaba solo a Battiston contra el portero Harald Schumacher, quien realizó una entrada muy fuerte, golpeando en la cabeza al francés. Battiston cayó inconsciente sobre el terreno, perdió tres piezas dentarias y sufrió una fractura cervical.

El árbitro holandés no pitó como falta la jugada, ni tomó ninguna medida contra Schumacher, quien terminaría siendo determinante en la victoria alemana en la tanda de penaltis

David Busst (Coventry City)

En el año 1996 David Busst jugaba como defensor del Coventry City. Durante un partido contra el Manchester United recibió una doble entrada por parte de Brian McClair y Danis Irwin, la cual terminó en doble fractura de tibia y peroné. Durante la transmisión del partido se pudo ver a Schmeichel, portero del United, vomitar sobre el césped debido a la lesión tan grotesca.

Busst se sometió a diez intervenciones quirúrgicas en solo doce días. Además, existía la posibilidad de amputarle la pierna. Sin embargo, su mayor reto fue enfrentarse a la infección que sufrió después, la cual necesitó otras 16 operaciones para finalmente retirarse del deporte profesional.

Michael Krohn-Dehli (Sevilla FC)

Michael Krohn-Dehli llegó al Sevilla proveniente del Celta de Vigo cuando era considerado uno de los mejores mediocentros defensivos de toda la liga española. Llegaba a un equipo que competía en los principales torneos europeos.

En un partido de Europa League contra el Shakhtar Donetsk ucraniano, Michael sufrió una lesión que lo mantuvo apartado de los terrenos de juego por más de diez meses. El diagnóstico médico fue fractura, desprendimiento de rótula y rotura de ligamentos rotulianos.

Krohn-Dehli consiguió regresar a las canchas de fútbol, pero nunca más volvió a ser el mismo futbolista que había maravillado a las aficiones del Celta y el Sevilla.

Petr Čech (Chelsea)

En el corazón de los aficionados, Petr Čech siempre va a ser ese excelente arquero que utilizaba un casco de jugador de rugby y parecía un tanquista. Pero la razón por la que debía usar ese peculiar aditamento fue una lesión sufrida en un partido.

Un rodillazo de Stephen Hunt, por aquel entonces futbolista del Reading, le provocó una fractura de cráneo con hundimiento que puso en riesgo su vida. Para beneplácito de los amantes del fútbol, Čech consiguió recuperarse de manera satisfactoria y regresar bajo los tres palos.

Roy Keane (Manchester United)

Los equipos de Manchester siempre han mantenido una gran rivalidad, la cual ha llegado a afectar a algunos de sus jugadores. Durante uno de estos enfrentamientos celebrados en 1997, el mediocentro irlandés Roy Keane se lesionó la rodilla mientras intentaba dar una patada al noruego Alf-Inge Haaland. El jugador del City, pensando que Keane fingía, comenzó a recriminar al irlandés que se retorcía de dolor en el suelo. Al final, Roy estuvo diez meses sin poder jugar y cuatro años preparando su venganza

Alf-Inge Haaland (Manchester City)

Manchester volvía a ser testigo de otro derbi de la ciudad en el que se reencontraban Roy Keane y Haaland. El irlandés no desaprovechó la oportunidad de desquitarse por lo sucedido cuatro años antes, y lesionó de gravedad al capitán de los Citizens, quien nunca más pudo volver a jugar al fútbol. Veinte años después, Keane confesó que cuando revive ese momento futbolístico no se arrepiente de haber lesionado a Haaland.

Manuel Pablo (Deportivo La Coruña)

Los derbis gallegos entre el Celta de Vigo y el Deportivo La Coruña siempre son partidos de altísima intensidad, donde los jugadores se entregan al máximo. Una de las imágenes más tristes que ha dejado la historia de estos enfrentamientos es la fractura de tibia y peroné que sufrió el lateral Manuel Pablo luego de una dura entrada del jugador vigués Giovanella, quien se mostraba visiblemente afectado por lo sucedido, al punto de tener que ser consolado por los jugadores rivales. Por su parte, Manuel Pablo estuvo nueve meses sin poder jugar al fútbol.

Ruben Buriani (Napoli)

Buriani era reconocido en el fútbol italiano como un mediocampista muy laborioso. Había jugado siete temporadas repartidas en algunos de los mejores equipos de la Serie A, como eran AC Milán, AS Roma o Fiorentina. Para la temporada 1985-1986 vestía los colores del Napoli cuando visitaron al Inter en el estadio Giuseppe Meazza. En ese partido sufrió una de las lesiones más terribles para un jugador de fútbol. El jugador neroazzurro Andrea Mandorlini le rompió la tibia y el peroné.

Buriani estuvo seis meses sin jugar, pero las secuelas lo obligaron a retirarse. Además, el jugador quedó muy insatisfecho con el comportamiento de su club, quienes le rescindieron el contrato.

Para los hinchas que disfrutan de mantenerse al día con las noticias sobre fútbol, las lesiones son un suceso trágico con el que todos pierden. El jugador sufre el daño de su cuerpo. El equipo pierde un futbolista de forma abrupta. Y la afición se ve privada de uno de los héroes que la hacían vibrar de emoción cada fin de semana.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad