Castilla y León

La Junta redefine las ayudas para ofrecer itinerarios de inserción sociolaboral más personalizados

Las ayudas favorecieron que el 18 % de los participantes consiguieran un empleo en 2022

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades tiene entre sus objetivos prioritarios la inclusión social y la lucha contra la pobreza. Una de las actuaciones para llegar a este logro es la realización de itinerarios de inserción sociolaboral para personas en situación o riesgo de exclusión social.

Los itinerarios tienen como finalidad mejorar la empleabilidad de sus destinatarios a través del desarrollo de sus capacidades personales y su motivación. Para ello, se realizan actuaciones de información, valoración y diagnóstico, además de orientación, formación, inserción y acompañamiento social y laboral.

Desde el año 2018, la Junta de Castilla y León y el Fondo Social Europeo Plus cofinancian al 50 % la realización de estos itinerarios a través de entidades sin ánimo de lucro. Entre 2018 y 2023 se han realizado 605 itinerarios, con la participación de 8.470 personas y un coste de 10.739.500 euros.

Inicialmente, los itinerarios estaban dirigidos fundamentalmente a perceptores de la renta mínima autonómica, la Renta Garantizada de Ciudadanía (RGC), cuya percepción está condicionada al cumplimiento de una serie de obligaciones, entre las cuales está participar en las acciones que se les ofrezcan dirigidas a su inserción sociolaboral.

Tras la aparición del Ingreso Mínimo Vital (IMV) en 2020, que es la renta mínima estatal, el número de participantes perceptores de rentas mínimas en los itinerarios disminuyó de una manera significativa. El motivo es que una parte de los perceptores de la Renta Garantizada de Ciudadanía han pasado a percibir el Ingreso Mínimo Vital, ya que solo reciben la RGC quienes no tienen derecho ninguna otra prestación.

Por su parte, el IMV se percibe incondicionadamente, sus perceptores no tienen ninguna obligación y por tanto sólo participan en los itinerarios de inserción sociolaboral si lo desean.

Este descenso de participantes y la experiencia en la gestión de los itinerarios aconsejaba introducir cambios en este programa. De ahí que hoy se publiquen en el Boletín Oficial de Castilla y León las bases reguladoras de estas subvenciones, que se modifican para introducir algunas novedades.

En este sentido, los anteriores itinerarios incluían, además de formación en el sector profesional al que se enfoca el itinerario, aspectos como el autoconocimiento, la motivación, gestión de dificultades de acceso al trabajo, comunicación o habilidades sociales, contenidos que debían ofrecerse a todos los participantes. Ahora, con las nuevas bases se ofrecen dos itinerarios distintos: sociales –dirigidos a personas con carencias en habilidades sociales y personales imprescindibles antes de iniciar una formación– y prelaborales –enfocados a personas que ya tienen esos aspectos previos conseguidos y pueden formarse en un oficio o cuestión concreta–.

Otra de las modificaciones que se introducen va dirigida a mejorar la selección de los participantes. Para ello, desde los equipos de inclusión social de las corporaciones locales se está realizando un prediagnóstico de los perceptores de la Renta Garantizada de Ciudadanía y otras personas en situación de exclusión social que permitirá ajustar mejor el perfil de las personas seleccionadas al itinerario que van a desarrollar.

El objetivo último de los itinerarios es mejorar la empleabilidad de sus destinatarios y lograr su inserción laboral, con el objetivo de que salgan de esa situación de exclusión social.

Los datos de los últimos itinerarios realizados indican que el 17 % de los que han finalizado el itinerario están trabajando dentro de las cuatro semanas siguientes y, a los seis meses de finalizar el itinerario, ese porcentaje sube al 18 %.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad