Castilla y León

La Junta impulsa la Red de Zonas Naturales de Interés Especial con 340.000 euros

En Castilla y León existen actualmente 7 zonas naturales de esparcimiento: Monte de Miranda, Monte El Viejo, Monte Valonsadero, Pinar de Antequera, El Soto, San Isidro y Monte Valorio
Monte Valonsadero
photo_camera Monte Valonsadero

El establecimiento de un conjunto de áreas protegidas coherente y representativo de la diversidad ecológica de la comunidad autónoma es uno de los objetivos prioritarios de la Consejería Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio. Muestra de ello es la Ley de patrimonio natural de Castilla y León, a través de la cual se crea la Red de áreas naturales protegidas (RANP), constituida por, entre otros pilares por la Red de zonas naturales de interés especial.

Esta singular Red está conformada por un conjunto de elementos del territorio o de elementos singulares incluidos en alguna de las categorías siguientes: montes catalogados de utilidad pública, montes protectores, zonas húmedas de interés especial, vías pecuarias de interés especial, zonas naturales de esparcimiento, microrreservas de flora y fauna, árboles notables, lugares geológicos o paleontológicos de interés especial.

Para el desarrollo de estas figuras de protección la Junta ha aprobado un encargo, a través de la Fundación del Patrimonio Natural de Castilla y León, para la elaboración de la documentación técnica necesaria, que engloba las siguientes actuaciones:

  • Revisión y ampliación del actual Catálogo de árboles notables. El Catálogo inicial, integrado por un total de 145 árboles, no ha visto incrementado hasta la actualidad su número de componentes, sin embargo, han sido descatalogados 6 ejemplares hasta alcanzar los 139 que actualmente lo componen.
  • Ampliación del número de zonas naturales de esparcimiento. Las zonas naturales de esparcimiento son aquellas áreas de ambiente natural y de fácil acceso desde los grandes núcleos urbanos, declaradas como tales con la finalidad de proporcionar lugares de descanso, recreo y esparcimiento de un modo compatible con la conservación de la naturaleza, y ser un elemento disuasorio que evite la gran afluencia de visitantes a espacios naturales más frágiles. En todo caso, estos fines deberán ser compatibles con la conservación de los elementos y sistemas naturales existentes que resulten relevantes por su exclusividad, singularidad o ubicación. En Castilla y León existen actualmente 7 zonas naturales de esparcimiento: Monte de Miranda, Monte El Viejo, Monte Valonsadero, Pinar de Antequera, El Soto, San Isidro y Monte Valorio. El objetivo es conseguir que todas las provincias tengan una zona declarada en su territorio.
  • Inventariación y catalogación de las microrreservas de flora y fauna. Las microrreservas de flora y fauna definidas como aquellas áreas de reducida extensión declaradas como tales, que contienen hábitats en peligro de desaparición o con un área de distribución muy reducida, o bien constituyen parte del hábitat de especies de flora y fauna amenazadas, resultando especialmente importante su protección. En la actualidad no ha sido declarada ninguna microrreserva en Castilla y León, aunque sí existe una propuesta de microrreservas de flora que será necesario actualizar, y desarrollar la figura de la microrreserva de fauna.
  • Lugares geológicos o paleontológicos de interés especial en Castilla y León: son aquellas áreas declaradas como tales por presentar una o varias características consideradas de importancia dentro de la historia geológica o paleontológica de la Comunidad.

Junto a estas tareas, es preciso proceder también a la elaboración de los diferentes programas de actuación para la gestión y conservación de estas cuatro categorías de zonas naturales de interés especial. Por otra parte, se redactarán de las necesarias memorias técnicas, que contendrán una propuesta de régimen general de protección preventiva para estas categorías de zonas naturales de interés especial y una propuesta de regulación general de usos, aprovechamientos y actividades, todo ello en un marco de participación pública.

El presupuesto total para la actuación será de 342.664 euros, financiado con fondos de la Unión Europea en el marco del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia Next Generation-EU.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad