Capital

La Junta aumenta el presupuesto de las ayudas destinadas a estudios postobligatorios

Para dar respuesta a todos los solicitantes que cumplan los requisitos

El Ejecutivo autonómico convoca cada año ayudas dirigidas a aquellos alumnos de la Comunidad que desean proseguir sus estudios más allá de las etapas obligatorias y que cuentan con unas condiciones socioeconómicas más desfavorables. El objetivo de las ayudas para el alumnado de Bachillerato, Formación Profesional o enseñanzas artísticas, cuya modificación de la convocatoria se publica hoy en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl), es atender a aquellos estudiantes de la Comunidad que no puedan acceder a la ayuda del Ministerio de Educación y Formación Profesional para los mismos estudios durante el curso 2022-2023.

Para ello, la Junta lanzó una convocatoria con un presupuesto de 800.000 euros que ahora aumenta en 232.800, hasta llegar a los 1.032.800 euros y así poder atender a todas las solicitudes que cumplen los requisitos. Además, se continúa con la especial protección a los colectivos más sensibles: familias numerosas -diferenciando entre las de categoría general y especial-, discapacitados, alumnos matriculados en centros rurales o aquellos perceptores de una pensión de orfandad absoluta.

Existen dos modalidades de ayuda: variable, en función del intervalo de porcentajes del umbral máximo de renta familiar establecido en la convocatoria -el importe de las becas oscila entre los 200 y los 450 euros-, y fija, ligada a la residencia. Las ayudas por este último concepto ascenderán a 1.600 euros, 100 euros más que el curso anterior. La resolución se publicará a lo largo del mes de mayo.