Castilla y León

La Junta aprueba la financiación de los 16 Puntos de Encuentro Familiar por 1,9 millones

Para que la Asociación para la Protección del Menor (Aprome) continúe mediando entre familias en conflicto

El Ejecutivo autonómico ha sacado hoy adelante una subvención directa dirigida a sufragar los gastos de funcionamiento de los 16 Puntos de Encuentro Familiar de Castilla y León y que gestiona la Asociación para la Protección del Menor —Aprome—. Concretamente, se ha aprobado una partida por valor de 1.875.000 euros a ejecutar durante este ejercicio y con la que se van a financiar las instalaciones de Aranda de Duero, Ávila, Burgos, Laguna de Duero, León, Medina del Campo, Miranda de Ebro, Palencia, Ponferrada, Salamanca, San Andrés del Rabanedo, Segovia, Soria, Zamora y las dos de Valladolid.

Estos puntos son espacios neutrales que garantizan el derecho fundamental de los menores a mantener la relación con sus progenitores y el resto de la familia, puesto que, ante una separación, divorcio o acogimiento familiar, entre otros, en los que se interrumpa la convivencia familiar, muchas veces se dan situaciones en las que puede verse comprometido el régimen de visitas.

Por ello, en estas instalaciones se facilita el encuentro de los menores con los progenitores sobre los que no recaiga la custodia o con su familia biológica. Pero, sobre todo, se configura como un espacio seguro y libre de violencia doméstica mientras se garantiza el cumplimiento del derecho de visita. Además, cuentan con un servicio adicional de preparación de padres, familias biológicas o acogedoras y menores para que, en un futuro y de manera autónoma, puedan continuar reuniéndose sin necesidad de acudir a uno de estos puntos.

También se abordan situaciones de ruptura de la convivencia familiar a través del restablecimiento de los vínculos necesarios para evitar que el menor se vea menoscabado psíquica, afectiva y emocionalmente. De hecho, se fomenta que estos puedan expresar sus sentimientos y necesidades sin temor alguno. Por último, se presta orientación y asesoramiento profesional en aras de mejorar las relaciones entre padres e hijos.

Estos servicios están gestionados por la Aprome, una entidad sin ánimo de lucro que lleva trabajando en el proyecto ‘Puntos de Encuentro’ desde 1994, ya que los entiende fundamentales para pacificar relaciones familiares complejas. En este contexto, la Junta de Castilla y León, en su compromiso de apoyo integral de la familia, ha venido financiando a la entidad tanto en la puesta en marcha de nuevos puntos como en los gastos derivados de su funcionamiento.

Hay que tener en cuenta que estos espacios no son únicamente lugares seguros para los menores, que son los que se ubican en medio de una separación o divorcio conflictivo, sino de las madres o padres vulnerables. De hecho, es una fórmula que permite mantener el anonimato del domicilio de las madres residentes en casas de acogida tras sufrir violencia machista.

Por último, cabe señalar que existen otras soluciones a través de internet o del teléfono, especialmente destinadas a facilitar la atención profesional a las familias que vivan en municipios de menos de 20.000 habitantes, para que esos vínculos y relaciones paternofiliales tras la ruptura continúen intactos, con la prioridad del interés superior del menor.