Capital

La generosidad soriana mejora las condiciones de vida de una comunidad de Guinea-Bissau

El Ayuntamiento de Soria y la Fundación Navalpotro, junto a TIerra Sin Males, apoyan a más de 1100 personas en la mejora de su educación y dotándolas de agua potable
Alumnos de una escuela posan con el escudo del Ayuntamiento de Soria
photo_camera Alumnos de una escuela posan con el escudo del Ayuntamiento de Soria

El pueblo soriano ha demostrado una vez más su generosidad y solidaridad, uniéndose para marcar una diferencia en la vida de las comunidades en Guinea-Bissau (Äfrica). La finalización exitosa del proyecto "Mejora de la Educación primaria en el Sector de Bigene, Guinea-Bissau" es un claro ejemplo de cómo el compromiso y la colaboración pueden transformar la vida de comunidades vulnerables en países en desarrollo.

El Ayuntamiento de Soria ha aportado 44.727,60 euros con la subvención para proyectos de Cooperación Internacional al Desarrollo. La Fundación Pedro Navalpotro también contribuyó con 5.000 euros para un pozo de agua, junto con el apoyo de Tierra Sin Males, nuestros socios locales SOGUIBA y NODECO, la comunidad, AFABU y la administración educativa, sumando un total de 82.288,01 euros invertidos en esta noble causa.

La educación es un pilar esencial para el desarrollo humano y el progreso de los países, especialmente en áreas donde las oportunidades son escasas. El proyecto educativo en las comunidades de Mansalia, Faraja y Mansacunda, aborda directamente estos problemas, proporcionando esperanza y oportunidades a quienes más lo necesitan. Gracias a la colaboración de profesores de la Universidad de Valladolid, se logró formar también a 120 jóvenes docentes de primaria, quienes ahora cuentan con las herramientas necesarias para impartir educación de calidad en estas aldeas.

La solidaridad de los sorianos ha permitido también el acceso a agua potable. En la aldea de Mansalia, se instaló un pozo de extracción fotovoltaica con el apoyo financiero de la Fundación Pedro Navalpotro. Las familias pueden disfrutar de agua limpia y segura, evitando enfermedades y mejorando la higiene, y asegurando su buena gestión a través de un comité de la comunidad, creado en el proyecto para procurar su sostenibilidad. El agua es Vida.

Este proyecto ha impactado directamente la vida de 333 personas e indirectamente a otras 1.166: 213 niños y niñas que pueden asistir a la escuela y recibir una educación primaria de calidad en una escuela diga, y sus familias participan activamente en la educación de sus hijos e hijas a través de la Asociación de Madres y Padres, quienes aseguran la sostenibilidad a futuro de la escuela.

El proyecto es un testimonio del poder de la educación y la generosidad del pueblo soriano. La inversión en el acceso a una educación y agua de calidad permite a las personas mejorar sus vidas y contribuir al crecimiento de sus comunidades. El Sector de Bigene es una zona rural, marginada y aislada en el conjunto del país. Allí las necesidades básicas son particularmente apremiantes

El Ayuntamiento de Soria y sus ciudadanos pueden estar orgullosos de su contribución a este proyecto, que ha tenido un impacto real y duradero en las comunidades de Bigene. Su apoyo ha sido vital para llevar a cabo este proyecto, y es un ejemplo inspirador de cómo el compromiso y la colaboración pueden lograr resultados significativos.

Con el éxito alcanzado en el Sector de Bigene, Tierra sin Males se siente motivada para continuar buscando oportunidades de colaboración y solidaridad, tanto a nivel local como internacional. Este proyecto es un testimonio de que, trabajando juntos, podemos superar los desafíos y crear un mundo mejor para todos.

La educación para todos transforma pueblos. El agua es salud y vida. Derechos humanos básicos y universales.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad