Castilla y León

García-Gallardo: "Para proteger el medio ambiente no es necesario destruir la industria"

El vicepresidente de la Junta celebra que Europa "regrese al sentido común" tras flexibilizar las restricciones al automóvil

Foro Corai
photo_camera Foro Corai

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo, ha defendido hoy en Bruselas una transición ecológica en la que la defensa de la naturaleza y de la economía sean compatibles. “Para proteger el medio ambiente no es necesario destruir la industria y a veces parece que eso es lo que el Pacto Verde europeo espera de nosotros”. También ha recordado que una transición forzada nunca será justa porque dejará atrás a muchas personas afectadas.

“Nuestro Pacto Verde es con nuestras montañas, con nuestros ríos, con nuestros espacios naturales. Nos preocupamos por ellos. Nos encantan, pero no nos vamos a quedar parados si la legislación europea espera de nosotros que reduzcamos nuestra producción de automóviles”, ha asegurado durante una intervención en el Intergrupo por el Futuro de la Industria del Automóvil del Comité de las Regiones celebrado en Bruselas. En su discurso, ha recordado que Castilla y León tiene 33 espacios naturales protegidos y es líder es energías renovables, además de poseer una legislación medioambiental estricta.

“Vamos a defender los intereses de nuestra industria”, ha recalcado el vicepresidente de la Junta. Esa defensa de la industria automovilística pasa por entender que “todas las formas de movilidad son bienvenidas en nuestra región: los coches eléctricos, los híbridos y, por supuesto, los convencionales”. También pasa por reclamar una industria de la automoción “que innove y que sea competitiva”. Pero, al mismo tiempo, ha recordado que, en muchas ocasiones, los vehículos europeos deben competir con otros procedentes de países que subvencionan sus industrias.

García-Gallardo se ha congratulado de que el 25 de septiembre los países de la Unión Europea acordaran posponer la entrada en vigor de la norma Euro 7 “porque toda nuestra industria decía que era imposible cumplirla y que iba a destruir la producción y muchos empleos”. Por este motivo, ha celebrado que “todos los estados miembros hayan entrado en el sentido común” y hayan dado más tiempo a la industria para adaptarse.

“Ya dije que una transición forzada nunca podría ser una transición justa porque dejaríamos a mucha gente atrás. Y eso es lo que no queremos. No queremos dejar atrás a los consumidores, no queremos dejar atrás a nuestros empleados, y, por supuesto, no queremos dejar atrás a nuestras empresas”, ha explicado el vicepresidente.

García-Gallardo ha señado que Castilla y León tiene una industria del automóvil “fuerte”, que ocupa a 35.000 personas y que produce el 20% de todos los automóviles de España, con factorías de referencia como las de Renault en Valladolid y Palencia, la de Nissan en Ávila, o la de Iveco en Valladolid, además de una potente industria auxiliar. Pero ha lamentado que, a pesar de todo ello, los elevados precios de los vehículos lleven a muchas personas a recurrir al mercado de segunda mano, porque no pueden permitírselos, lo que esté envejeciendo el parque.

De modo que “queremos celebrar que esa transición se ha ralentizado y esperamos que sea el primer paso para que se ralentice aún más”, porque la transición forzada hacia los coches eléctricos “no es una buena decisión”. “No estamos preparados para esta transición y lo que queremos es una transición según las reglas del mercado, conforme a los recursos existentes y que tenga en cuenta nuestra tecnología”.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad