Deportes

Éxitos a pares para la cantera celeste

El equipo de Segunda división gana la Liga y jugará la fase de ascenso. Los Juveniles masculinos, se proclaman campeones de Castilla y León

Éxitos a pares para la cantera celeste
photo_camera Éxitos a pares para la cantera celeste

La cantera de Río Duero Soria sigue arrojando grandes resultados, en esta ocasión, éxitos a pares. Por un lado, el equipo de Segunda división ha logrado culminar la fase regular en primera posición, por lo que se ha hecho merecedor de jugar la fase de ascenso a Primera división. Además, el equipo juvenil masculino se ha alzado con el título de campeón de Castilla y León.

Espectacular campaña la de Río Duero Soria en la Segunda división masculina de voleibol. Los pupilos de Óscar Arnaiz han disputado 14 encuentros y tan solo han cedido uno de ellos, sumando 37 puntos, seis más que el segundo clasificado: VCV Uva. En cuanto a las derrotas, la única cosechada llegó ante Segovia en el primer duelo de liga, a partir de ahí, camino triunfal para satisfacción del técnico celeste. "El rival a batir era Valladolid y pudimos superarles en los dos encuentros”, relata, el último de ellos este fin de semana en casa.

El equipo soriano cuenta con una plantilla de 14 jugadores, seis de ellos juveniles. “Nos gustaría ascender a Primera división, lo vamos a intentar”, sostiene Arnaiz, que cree que sus jugadores pueden hacer un buen papel. Todavía no se conocen los rivales ni la sede de la fase de ascenso, a disputar, probablemente, a finales del mes de mayo.

En cuanto al equipo juvenil masculino, también dirigido por Óscar Arnaiz, se ha proclamado campeón de Castilla y León, obteniendo el derecho de participar del 1 al 5 de mayo en el Campeonato de España de la categoría que se celebrará en la localidad madrileña de Móstoles, donde se incorporará Diego Miguel. A pesar de la brillante temporada en la región, con once victorias en once choques disputados, Arnaiz es consciente de la dificultad que entraña un campeonato nacional, por lo que prefiere no fijarse ninguna meta aunque no se renuncie a nada.