Castilla y León

Empleo convoca 6,5 millones para garantizar la salud laboral de trabajadores y empresas

La política de incentivos, iniciada el pasado año por la Consejería, se consolida para adoptar medidas eficaces que eliminen riesgos laborales en los centros de trabajo

La Junta publica esta semana la convocatoria de cuatro programas que cuentan con la siguiente dotación: 'Equipos de trabajo', 2 millones de euros; 'Retirada segura de cubiertas con amianto', otros 2 millones; 'Mejora de los lugares de trabajo', 2 millones; y 'Bienestar laboral', una partida inicial de 500.000 euros.

Estos programas están diseñados para mejorar todos los espacios de trabajo y fomentar la salud física y mental de los trabajadores de Castilla y León. Unas actuaciones que vienen enmarcadas en la Estrategia Regional de Seguridad, Salud y Bienestar Laboral 2024-2026, diseñada por el departamento que dirige Veganzones.

Según el consejero de Industria, Comercio y Empleo, “esta apuesta innovadora de la Consejería sirve para crear más entornos seguros. Nos interesa crear espacios higiénicos, modernos, agradables, bien dotados para el descanso y libres de riesgos. De este modo se permite a los trabajadores enfrentarse a las nuevas demandas laborales con mayor motivación y vitalidad, mejorando la competitividad de las empresas”, ha asegurado.

Con estas ayudas, se reinvierten directamente sobre las pequeñas empresas los casi 5 millones de euros anuales recortados en gasto político superfluo, atendiendo así al último de los ejes de Gobierno del acuerdo de legislatura alcanzado hace dos años.

De esta forma, la reinversión de este dinero acabará por beneficiar directamente a las empresas de Castilla y León. Algo que ocurre tras la publicación del extracto de cuatro programas de incentivo económico para que empresas, y en especial pymes, puedan invertir en mejorar la seguridad y salud de sus trabajadores.

Objetos subvencionables

Entre los objetos subvencionables más destacados se encuentran la compra de maquinaria y equipos de trabajo nuevos más seguros, tales como andamios, plataformas elevadoras de personas o líneas de vida, la sustitución de cubiertas frágiles que contengan amianto por otras resistentes y libres de este agente cancerígeno, reformar y equipar los vestuarios y locales de descanso, mejorar el pavimento, la climatización o la iluminación.

También se convocan ayudas para conseguir un mayor bienestar laboral y prevenir los infartos de miocardio, primera causa de mortalidad por accidente de trabajo en la Comunidad.

Castilla y León se convierte en la primera comunidad en España que apuesta por esta línea de ayudas económicas, que tiene como objetivo implantar planes de bienestar y crear un mayor número de empresas cardio-saludables.

De esta forma, los servicios de fisioterapia, psicología, nutrición y dieta, preparación física y terapia ocupacional que las empresas ofrezcan a sus empleados son objeto subvencionable para este programa, al igual que la compra, instalación y formación para el uso seguro de desfibriladores.

La convocatoria de estas ayudas, en el marco de la novedosa estrategia impulsada por la Consejería de Industria, Comercio y Empleo, viene precedida por un hito clave en la seguridad laboral de la Comunidad, y es que el pasado año se redujo la gravedad de la siniestralidad en Castilla y León un 6 % en accidentes graves y un 30 % en accidentes de trabajo mortales pasando de 52 en 2022 a 38 durante 2023. El mejor dato de los últimos 6 años.