Capital

Los centros educativos concertados de Escuelas Católicas de Soria mantienen estabilidad de alumnado

Los cinco colegios de la red de Escuelas Católicas en la provincia de Soria cuentan con 2.090 alumnos y 225 profesionales. Estos centros concertados representan el 15% de la educación en la provincia
Leandro Roldán e Isabel Aina
photo_camera Leandro Roldán e Isabel Aina

Los cinco centros educativos de Soria pertenecientes a Escuelas Católicas Castilla y León han comenzado el curso escolar 2023-2024 con 2.090 alumnos y 225 profesionales en sus aulas. La cifra de alumnos disminuye ligeramente un 0,2% con respecto al curso anterior, un descenso moderado con la llegada de alumnos a la nueva etapa gratuita de Infantil 1-3 años. Así, la educación concertada de Escuelas Católicas en Soria contará este curso con una representatividad del 15% del alumnado total, según los datos facilitados por Leandro Roldán, secretario autonómico de Escuelas Católicas y la delegada provincial, Isabel Aina.

En Castilla y León son 98.000 los alumnos de centros de Escuelas Católicas Castilla y León. Las familias de la comunidad vuelven a confiar en el proyecto educativo común, de calidad, valores e innovador que ofrecen los 174 centros escolares pertenecientes a la red de educación concertada católica. Los alumnos se reparten en 4.338 unidades, con 9.329 profesionales y una representatividad del 28% del total del alumnado de la comunidad.

Para la patronal, el curso está marcado de nuevo por la incertidumbre en la implementación de la nueva ley educativa, LOMLOE, agravada con un Gobierno todavía en funciones, la subida de precios, la inflación y la baja natalidad que afecta a Castilla y León. Roldán destaca positivamente la "estabilidad en número de alumnos y unidades concertadas pese a la situación demográfica", especialmente dura en Zamora. Además, este año comienzan en Infantil los niños nacidos durante la pandemia, y los datos de aquel momento fueron negativos, por eso Escuelas Católicas prevé un ligero descenso del 0,2% en alumnado de etapas concertadas, que se equilibra con los nuevos alumnos del primer ciclo de Infantil, unos 2.200 en los centros de Escuelas Católicas.

Por su parte, Isabel Aina, además de delegada, directora del Centro Colegio Santa Teresa de Jesús Escolapias, ha tenido palabras de agradecimiento para todas las familias que confían en los centros de Escuelas Católicas de la provincia, dentro de una sociedad que cuenta con un "sistema educativo libre, equitativo y de calidad". 

Gratuidad 1-3 AÑOS

Esa progresiva pérdida de alumnos que Castilla y León sufre desde hace cursos se ve aliviada por el aumento de unidades y alumnos que se produce por la ampliación de la gratuidad de aulas de Infantil de 1-2 años, que se suma a la de 2-3 años que comenzó el curso anterior y que el próximo se completará con alumnos de 0-1 años. “Es una apuesta de la Junta de Castilla y León que beneficia a las familias y que sirve para avanzar en conciliación familiar y en la ampliación de la libertad de elección de centros ya que las familias que eligen colegios de Escuelas Católicas podrán también beneficiarse de esta gratuidad, evitando agravios comparativos. Queremos que esta etapa, al igual que Bachillerato, pueda convertirse en un futuro en una concertación plena que ayude a todas las familias, para que cualquiera pueda acudir al centro que desee”, subrayó Leandro Roldán, secretario autonómico de Escuelas Católicas Castilla y León, durante la presentación.

Serán 76 centros de Escuelas Católicas los que ofrecerán este nivel educativo adhiriéndose al programa de subvenciones ofrecido por la Junta de Castilla y León. Representan el 12% de los centros que ofrecen estos dos cursos, 76 de 624. Tendrán 198 unidades con unos 2.200 alumnos en sus aulas. En Soria son 4 centros, con 8 unidades y una estimación de unos 79 alumnos.

LOMLOE

Otro de los desafíos del curso será la implantación total de la LOMLOE. “Una ley que se impuso sin consenso ni negociación, y que se introduce plenamente ya”, comentó Leandro Roldán. En Castilla y León la elección de centro está garantizada, pero la LOMLOE “limita la libertad de elección de las familias y discrimina a la enseñanza concertada”, dijo.

Está costando mucho su incorporación, con mucho trabajo y grandes cambios en programaciones, evaluación y trabajo burocrático para docentes y centros. Se requiere más tiempo para que una ley con un peso pedagógico tan grande vaya asentándose. Por eso, desde Escuelas Católicas se pide reiteradamente un pacto educativo entre todos los actores del sector que permita de forma consensuada futuras transformaciones del sistema educativo sin depender de los cambios de gobierno.

Inflación

Otra gran amenaza será hacer frente a la inflación y los altos precios. La enseñanza concertada tiene que lidiar con los efectos de la subida de los precios, como los de la energía, y de una inflación imparable que repercute en la situación económica de los colegios y también de las familias, con un aumento de costes de los diferentes materiales, libros y de los servicios escolares: comedor, transporte, material escolar, actividades complementarias o extraescolares. La patronal recuerda que el módulo de conciertos cada año es más deficitario, aumentando la pérdida de poder adquisitivo y el diferencial con la inflación acumulada.

Y no hay que olvidar que en mayo se inició una comisión para el estudio del coste real del puesto escolar e impartición de la enseñanza, pero aún no se sabe nada de ese trabajo, y con los cambios de gobierno peligra su desarrollo. Desde Escuelas Católicas reiteramos en que se cumpla este compromiso que ya se lanzó en 2006 de realizar un estudio riguroso sobre el coste real para actualizar la financiación de la concertada. La patronal vuelve a denunciar la grave situación económica por la que atraviesa la inmensa mayoría de los centros concertados, puesto que la cuantía del concierto percibida por la Administración no cubre ni el 50 por ciento de los gastos de funcionamiento de estos centros.

Por esto, será un curso de nuevo muy preocupante, y ya van tres cursos muy duros. Por eso la patronal insiste en que es más necesario que nunca el aumento de la partida presupuestaria de Otros Gastos (que se destina al pago del personal no docente, al equipamiento necesario para la labor educativa y al mantenimiento del centro: luz, calefacción, reparaciones ordinarias…), una partida que sigue siendo insuficiente en Castilla y León ya que los costes reales del funcionamiento de un centro educativo son ahora mucho más deficitarios.

La delegada provincial de Escuelas Católicas en Soria, Isabel Ania, subrayó la importancia del concierto educativo ya que elegir un centro de Escuelas Católicas o cualquier otro colegio concertado permite a la sociedad disfrutar de un sistema educativo con libertad, con pluralidad, con equidad y con calidad. Y por eso es necesario preservar la libertad y agilidad de nuestros centros y proyectos educativos, a través de un módulo de conciertos justo y que financie el coste real del puesto escolar, ya que sin él se antoja casi imposible seguir siendo una escuela accesible y disponible para quién libremente quiera elegir un colegio concertado.

Más orientación y más salud mental

Una novedad más será la mejora de la dotación horaria para el desarrollo de la orientación en centros concertados. Una decisión de la administración que demuestra así su esfuerzo por mejorar las condiciones de la educación concertada y hace posible que se pueda llevar a cabo el Plan de Salud Mental anunciado en marzo por el Presidente de la Junta y que permitirá labores de prevención y detección de situaciones de riesgo en el alumnado.

Nueva Ley de FP

Será un curso de despliegue de la nueva ley de Formación Profesional, matizada en el Real Decreto publicado en julio. Una ley que reordena completamente el sistema de Formación Profesional, integrando los dos sistemas que había hasta ahora: el educativo y el de formación para el empleo, que sería imposible llevar a cabo sin una estrecha colaboración público/privada y sin la experiencia, recursos y profesionalidad de nuestros centros.

A pesar de esto, la apuesta administrativa llega a cuentagotas a la concertada. Este curso Escuelas Católicas crece, tan solo, en 6 unidades en Castilla y León. “Se hace necesario un mayor peso específico y un progresivo aumento de la oferta de FP concertada en Castilla y León. Son muchos los títulos autorizados, muchos de ellos a nivel privado, que tienen demanda y que no están implantados en la red pública, y es necesario hacer un esfuerzo por aumentar la concertación de esos estudios”, concluyó Leandro Roldán.

Escuelas Católicas Castilla y León

Escuelas Católicas Castilla y León es la patronal de centros educativos concertados católicos de Castilla y León. Posee una amplia experiencia educativa y una red de centros y profesores que incluye 174 colegios, 9.000 trabajadores y representa al 29% del alumnado de Castilla y León con 98.000 niños en sus aulas. Es la organización más representativa de titulares de centros concertados de Castilla y León y una de las comunidades educativas con más peso de la región.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad