Educación

El CEA Doña Jimena de El Burgo y San Esteban acoge a los escolares del CFPA Jordi

Los centros de adultos de ambas localidades han realizado durante este curso intercambios culturales que permiten que profesores y alumnos mejoren sus competencias

Intercambio en El Burgo
photo_camera Intercambio en El Burgo

El CEA Doña Jimena de El Burgo de Osma y San Esteban de Gormaz acoge esta semana al CFPA Jordi de Sant Jordi de La Vall de Uixó (Castellón), en un intercambio educativo que permite que profesores y alumnos de ambos centros intercambien experiencias, aprendan nuevas formas de trabajar y conozcan el patrimonio y los recursos de ambos territorios.

Un grupo de unos 32 alumnos acudieron el pasado mes de abril a la localidad castellonense y ahora son los estudiantes y docentes de la Comunitat Valenciana, los que están devolviendo la visita a los burgenses y sanstebeños, acudiendo medio centenar de alumnos que durante estos días están realizando visitas guiadas, salidas a bodegas, conocimiento del románico y el patrimonio soriano, así como un acercamiento a la gastronomía.

La relación entre ambos centros surgió en plena pandemia, con un proyecto que bajo el título El valor de aprender, permitió que centros de adultos de varias Comunidades Autónomas intercambiaran experiencias y necesidades, en realidades tan dispares como Coruña, Castellón o Soria. Ni siquiera en esos montes tan duros, estos centros dejaron de apostar por la formación y de hecho “nos pusimos cara de manera virtual”, explica Ana Minguito, directora del CEPA Doña Jimena. Porque precisamente en la cuarentena y a través de la tecnología, empezaron a estrechar lazos y compartir experiencias, que desde entonces no han cesado, como demostró el postcrossing realizado también durante los últimos meses.

Interambio Doña Jimena
Interambio Doña Jimena

En su estancia en El Burgo y San Esteban, la directora del centro, Azucena Badenes, aseguró que los estudiantes están disfrutando de una visita y reiteró la importancia del aprendizaje a lo largo de la vida y recordó que durante la pandemia “una parte del proceso educativo, el comunicativo, no se podía dar” y entonces “descubrimos las ventajas que tiene conectarnos telemáticamente” y así siguen experimentando la riqueza que supone profundizar en las relaciones sociales y humanas en la educación. Porque este tipo de acciones permiten “poner en valor lo que hacemos”, puesto que en las localidades y los centros se forman comunidades en las que se aprende, experimenta y socializa.

“Está siendo muy enriquecedor”, asegura Badenes, quien recordó que el hecho de ver que todos están haciendo lo mismo les motiva a “aprender y seguir conectados”, y de hecho los alumnos ya preguntan qué va a ser lo siguiente.

Durante su estancia en el CEA Doña Jimena, los 50 alumnos del centro de La Vall d´Uixó así como los estudiantes del centro ribereño, junto a los docentes de ambas comunidades educativas, han sido acogidos por el alcalde burgense, Antonio Pardo, y visitaron el Consistorio. Además, vivieron un acto institucional de bienvenida, con la participación de la Dirección Provincial de Educación, con la presencia de Carmelo Martín Acebes, jefes del área de Programas, junto a dos concejalas del Ayuntamiento de San Esteban de Gormaz.

En San Esteban, disfrutaron de una gymkhana intergeneracional demostrando “la gran fortaleza que tiene Doña Jimena”, como explicó Minguito, en referencia al aprendizaje intergeneracional, con una metodología que comparten con los alumnos del CEIP Virgen del Rivero de la localidad. A eso se sumaron visitas al CFGS de Vitivinicultura, así como un recorrido por el románico de San Esteban de Gormaz, su barrio de bodegas, el casco histórico de El Burgo de Osma, su catedral y su patrimonio.

Durante estos días han demostrado que, a pesar de las diferencias de ubicación, comparten los mismos objetivos y logran demostrar que “una persona adulta es alguien que aprende y enseña”, aseguró Badenes, puesto que el alumnado que acude al aula tiene un gran patrimonio personal que “se pone en valor en ambos centros”. Además comparten formación alumnos de 18 años hasta de 90, que es “parte de la riqueza que tenemos en los centros”, aprendiendo sin importar la edad.

“La comunidad educativa somos todos”, explicó Minguito en referencia a la importancia, especialmente en la zona rural, de poner en valor esa fortaleza que supone el aprendizaje a lo largo de la vida, entre todos, como han demostrado los alumnos de las distintas enseñanzas de Doña Jimena que incluso han sido los encargados de ofrecerles un repaso por los alimentos típicos, elaborados por los alumnos del Aula Taller de Cocina y las alumnas de alfabetización, demostrando la fusión de la cocina árabe y castellana.