Capital

El Casino de Soria, una joya en la ciudad, BIC y pionero hace 175 años y en la actualidad

Fue pionero en proyectar películas o tener aseos y peluquería en una época de tertulias, juegos y mucha pasión por el baile. Hoy también lo es con una frenética oferta cultural y espacios tan vanguardistas como 'La Casa de la Juana'
Casino Amistad Numancia
photo_camera Casino Amistad Numancia

El Casino Amistad Numancia, uno de los más antiguos de España, cumple este 2023 sus 175 años de historia, y lo hace además estrenando la catalogación de Bien de Interés Cultural (BIC). Un reconocimiento que se empezó a pelear en 2013 por su presidente, Adolfo Sainz, al frente desde 2009, y que se ha formalizado el 5 de octubre de este año tan especial para el edificio ubicado en El Collado. Además de su espectacular fachada, el interior de techos altos, amplias cristaleras, lienzos en los techos, columnas y decenas de detalles, cuadros y libros, por donde pasaron y pasan tantos ilustres, el Casino es un tesoro que tiene mucho que mostrar.

GALERÍA DE FOTOS

Un Casino que ya fue pionero en la época, en 1848, entonces como Casino Numancia, con sus tertulias, sus juegos y sus bailes, y que lo es también en la actualidad, ya que, a las más de 200 actividades de todos tipo que se celebran en sus paredes, se suman iniciativas tan vanguardistas como un taller artístico, el espacio en el que las artes dialogan y donde cuatro artistas sorianas Isis Gayo, Miriam Tello, Azahara del Campo y Cristina Ortega encuentran inspiración en la 'Casa de la Juana', como antes la encontraron tantos ilustres que pasaron por el Casino.

Casino-42
La Casa de la Juana

Un Casino que en la actualidad no pasa por su mejor momento en cuanto a socios, con cerca de 700, donde la pandemia pasó factura con una media de edad elevada. Desde la sociedad soriana se tiende a asociar este céntrico lugar a gente de la tercera edad, un pensamiento erróneo y a que la oferta cultural que ofrece es para todo tipo de públicos. Socios ilustres como Gerardo Diego, al que está dedicada una de sus espectaculares salas, se incorporó a la vida cultural del Casino con poco más de 20 años.

DOS CASINOS 'ENFRENTADOS'

En 1848 nacía, en la segunda planta del edificio, el Casino Numancia como "distracción y pasatiempo de las personas de buena sociedad", un objetivo vigente en la actualidad y cuya noticia llegó hace 175 hasta Madrid. Fue 17 años después cuando vio la luz el Círculo de la Amistad, con similares retos y propósitos, aunque más "popular y campechano" y del que fue socio, por ejemplo, Machado. Gaya Nuño, en 'El Santero de San Saturio', cuenta que la pertenencia a uno u otro Casino "marcaba más que en cualquier detalle el sentido jerárquico" siendo el de Numancia el "de los señoritos". Así, comenzó una particularidad rivalidad entre ellos.

Entre los socios ilustres, Manuel Ruiz Zorrilla, José Canalejas, Mariano Granados, Nicolás Rabal (fue presidente), José Tudela, Gerardo Diego o Juan Antonio Gaya Nuño formaron parte del Casino Numancia, mientras que Antonio Machado fue miembro del Círculo de la Amistad, del que se dice que fue expulsado porque se olvidaba de pagar sus cuotas, aunque fue readmitido por unanimidad.

Gerardo Diego tiene una sala dedicada, donde está el piano que tocó el 21 de abril de 1921 en el Ateneo de Soria del Casino Numancia, y donde fue uno de los socios más activos. Un espacio emblema del Casino donde se celebra la mayor parte de la actividad y que atrapa con sus óleos y escayolas que adornas sus rincones. Gaya Nuño también cuenta con otra sala en el edificio donde el autor de 'El Santero de San Saturio' conoció a su esposa, Concha de Marco. Una sala donde cientos de personas jugaron al bingo, tan de moda entre la sociedad soriana, y que llegó a albergar hasta a 500 personas en representaciones teatrales.

Casino-29
Salón Gerardo Diego

Leyenda o realidad, la adquisición del piano Steinway&Sons, en activo y que puede contemplarse en la sala Gerardo Diego, por 7.500 pesetas de la época, llevó al Casino Numancia a la ruina. Se abrieron ahí las negociaciones con el Círculo de la Amistad, que 'absorbe' a Numancia en marzo de 1961. La construcción de la escalera interior que uniría la planta baja del edificio (sede del Círculo Amistad) y la primera (Numancia) simbolizó la unión de ambos, el fin de la rivalidad y una nueva etapa que continúa a día de hoy y que fue un referente cultural en la ciudad de Soria. Un símbolo que se refleja en el logo con ambos nombres y un 'apretón' de manos.

SIEMPRE A LA VANGUARDIA

Como pionero albergó las primeras proyecciones cinematográficas de la provincia, fue el primero en tener televisión, baños públicos con todo lujo, peluquería para socios desde 1933 e incluso albergó la Pensión Villa donde se ubica en la actualidad las salas de billar. Y es que en el billar el Casino también fue un referente de la época con la compra en 1861 de una mesa por 8.000 reales. 

Casino-26
Sala de billar

Una época de tertulia y juegos y algo de 'postureo', especialmente en el baile, al que dedicaban largas horas, y del que presumían a través de las amplias cristaleras donde mostraban a la gente que paseaba por El Collado lo bien que lo pasaban en su interior con sus mejores galas. Entre ellos, las 'máscaras' que tanto gustaron en la época.

Un interior que desde hace unos años tiene un ritmo frenético ya que a las cerca de 200 actividades anuales o a los naipes diarios de sus socios se suman espacios fijos como el Club de la Lectura, el Club de Catas, el Club del Billar, mercadillo de sellos y monedas o el citado espacio artístico donde vivió la Señora Juana, y donde todavía se conserva, como curiosidad, la cocina y el austero modo de vida de esta última moradora que falleció en 2021. 

Un edificio que da la bienvenida con su porche lleno de detalles, un amplísimo y luminoso salón y una cafetería con amabilidad detrás de la barra y menú los fines de semana. Que cuenta también con biblioteca, servicio de peluquería o los 200 metros cuadrados donde se encuentra la 'Casa de los poetas'.

Casino
Salón de la planta baja

La historia y la vida del Casino de Soria siguen y seguirán ligadas. Ahora, como BIC, preservando una entidad que vivió y vive gracias a sus socios. Un Casino que lleva siendo 175 años pionero y conservando su esencia y que está abierto a toda la sociedad soriana que quiera tomarse un café, presentar un libro o cualquier tipo de evento o formar parte de este espacio donde los poetas encontraron su inspiración y donde los socios, con espíritu numantino, seguirán luchando para agrandar su historia.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad