Provincia

Los siete campings se unen para poner en valor un turismo de naturaleza y calidad 'abierto' todo el año

Instan a aprovechar la demanda de turismo de naturaleza para ofrecer los recursos de la provincia y piden colaboración para poder ampliar la apertura a diez meses, con el turismo europeo de caravana como punto de mira, y el objetivo de fijar población
Asociación Campings Soria
photo_camera Asociación Campings Soria

Los siete campings operativos de la provincia de Soria han unido sus fuerzas para poner en valor un turismo de naturaleza, sostenible y de calidad, y que pueda abrir casi todo el año, para fijar así población en el nuevo medio rural, bajo el amparo de la Asociación Empresarial de Camping de Soria. La presidenta de esta nueva agrupación, en la que se lleva trabajando años y que ya es una realidad, Paula Guisande, ha explicado que el objetivo es que a la unión de estos establecimientos por el turismo de naturaleza y calidad se unan las administraciones.

Así, ya se han cerrado reuniones con Subdelegación del Gobierno en Soria, delegación territorial de la Junta y el objetivo es también abordarlo con la Diputación de Soria y los ayuntamientos. Desde la Asociación instan a las instituciones a llegar donde ellos no pueden hacerlo, y que pasa principalmente por vender este turismo de calidad soriano en Europa, a un perfil de caravanistas mayor que el de nuestro país, a un público más jubilado que viaja durante todo el año y permita desestacionalizar el turismo. Y es que otras de sus reivindicaciones pasa por poder contratar empleados todo el año, para cumplir con el objetivo real de asentar población y para ser más competitivos a la hora de ofrecer un contrato y que no sea solo de los dos meses de verano. En este sentido, también piden la colaboración de las administraciones para suplir carencias como la falta de vivienda en el medio rural, que frena la llegada de trabajadores de fuera de la provincia y dificulta la contratación.

Los siete campings son Entrerrobles de Valdevellano de Tera, El Cobijo de Vinuesa, Refugio de Pescadores de Covaleda, El Concurso de Abejar, Urbión en el embalse de la Cuerda del Pozo, Fuente de la Teja en las afueras de Soria y Cañón del Río Lobos. Entre todos suman unas 5.000 plazas turísticas y generan unos 80 puestos directos y más de cien indirectos. Un empleo que podría crecer si abrieran sus instalaciones al menos diez meses, como así demandan. Guisande ha reivindicado que, en la provincia de Soria, los campings asumen el 11 por ciento del turismo de toda la provincia, frente al dos por ciento que se da en provincias como Segovia.

La presidenta ha incidido en "poner en valor" el turismo de naturaleza y la atención de sus establecimientos, como un "turismo de calidad respetuosos con el medio ambiente y sostenible", en un momento en que se "demanda turismo en espacio naturales" y donde la provincia tiene "mucho que ofrecer en un espacio no masificado". Así, ha recordado que están enclavados en estos espacios naturales que demanda el turismo y su contribución al desarrollo económico del medio rural más despoblado.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad