Provincia

El Burgo de Osma vuelve a colaborar en la conciliación con el programa Crecemos

Ningún niño empadronado nacido entre 2014 y 2020 se quedará sin plaza en este programa de verano. Los locales abonarán 30 euros semanales por cuatro horas al día

El Burgo de Osma reedita ampliado su cómic histórico
photo_camera El Burgo de Osma reedita ampliado su cómic histórico

Un año más el Ayuntamiento de El Burgo de Osma-Ciudad de Osma ofrece a la familias una iniciativa para poder conciliar durante el verano poniendo en marcha el programa Crecemos. Ningún niño empadronado se quedará sin plaza siempre que formalice dentro de plazo su solicitud.

Este año el programa se dirige a los niños nacidos entre el uno de enero de 2014 y el 31 de diciembre de 2020. Como es habitual, los menores se repartirán en grupos de edad que contarán con monitores y actividades diferenciadas. Crecemos comenzará a impartirse el día uno de julio y se extenderá hasta el 31 de agosto.

Los empadronados podrán formalizar su inscripción entre el día 11 y el día 21 de junio, ambos incluidos. El plazo de presentación de solicitudes para el resto, tanto vinculados como no empadronados, es del 24 al 27 de junio. El máximo de inscripciones será de 108 niños por semana repartidos en grupos de doce para cada monitor. Si las necesidades de los empadronados lo marcan, se ampliará el número de grupos.

El precio por semana para empadronados será de 30 euros en horario habitual de 10 a 14 horas y de 40 si entran una hora antes y se van una hora después. Los vinculados pagarán 35 o 45 euros dependiendo de las horas y los no empadronados ni vinculados 40 o 50.

Al entregar su solicitud, los empadronados no deben adjuntar certificado de empadronamiento puesto que el Ayuntamiento recabará de oficio esa información. Los vinculados si tendrán que aportar un documentos acreditativo como el IBI de la segunda residencia, el DNI de los padres que acredite su nacimiento en El Burgo, las facturas de gastos generales en segunda vivienda, el contrato de arrendamiento o la vinculación hasta el segundo grado por consanguinidad o afinidad.

Una vez que arranque el programa, los niños deberán seguir las indicaciones de sus monitores sobre todo en cuanto a higiene, puntualidad, seguridad y comportamiento. El incumplimiento consciente y reiterado podría suponer la exclusión del menor del programa.