Provincia

Almazán agradece el trabajo y la solidaridad de tantos años de Pedro Navalpotro

Hoy se ha celebrado el acto de homenaje como Hijo Predilecto
Pedro Navalpotro, Hijo Predilecto de Almazán (16)
photo_camera Pedro Navalpotro, Hijo Predilecto de Almazán (16)

MUCHAS GRACIAS POR SEGUIR NUESTRO CANAL DE WHATSAPP EN ESTE ENLACE

Almazán ha vivido este sábado un día histórico con el reconocimiento de Pedro Navalpotro como Hijo Predilecto de la villa, una distinción, o equivalente, que hacía casi 40 años que no se entregaba. Él es la sexta persona en hacerlo después de los gobernadores civiles Eduardo Cañizares y Antonio Fernández Pacheco, del médico Jerónimo Domínguez Rodríguez (los tres Hijos Adoptivos), del Concejal Honorario Celso del Olmo Martínez, y de la religiosa María del Carmen Gañán Saldaña, fallecida en enero de 1987 en el accidente de aviación de Bata (Guinea Ecuatorial).

VER GALERÍA DE FOTOS DEL ACTO

Ante la ausencia del alcalde Jesús Cedazo, a quien le ha resultado imposible asistir, ha sido la teniente alcalde Teresa Ágreda la encargada de leer el discurso de reconocimiento, mientras que el secretario Juan María Iturbe ha leído el acta plenaria en la cual se aprobó esta distinción. La tercera persona en hablar ha sido el cronista de la villa, José Ángel Márquez, quien ha hecho el repaso histórico de estas personas que han sido reconocidas en Almazán.

Pedro Navalpotro nació hace 90 años en Miño de Medinaceli, también en Soria, donde su padre ya trabajaba el negocio de las gaseosas, algo muy habitual en muchos pueblos de la provincia en esa época. A finales de los años 30 la familia se trasladó a Almazán, donde continuaron ese negocio de las gaseosas y del hielo, este último poco rentable según ha reconocido el propio homenajeado hoy en su discurso.

Lo que empezó a hacer crecer la empresa fue ese negocio de las gaseosas, al que pronto se añadió uno de transporte, fundamentalmente de bebidas, con una relación estrechísima entre esta empresa adnamantina y numerosos negocios hosteleros de Soria. El crecimiento hizo que Distribuciones Navalpotro se ubicara en 1974 en sus terrenos actuales.

Pero el gran salto llegó 11 años después, en 1985, cuando se empezó a comercializar el agua Montepinos. Desde entonces, cualquier persona habrá tenido la oportunidad de ver un trocito de Soria, de Almazán, casi en cualquier lugar de España y de muchos sitios de fuera de España, un trocito líquido embotellado y que ya es una de las señas de identidad de Soria.

Este éxito se ha logrado a base de trabajo, de constante innovación, de logística, de publicidad, de buenos aconsejadores y de una buena plantilla, que ahora supera el medio centenar de personas.

El reconocimiento que le ha hecho hoy Almazán a Pedro Navalpotro no ha sido solo por su vertiente empresarial, sino también por su vertiente solidaria, siempre de la mano de su mujer, Carmen Beltrán. Ambos idearon la Fundación Navalpotro para llevar el agua a más de 200 lugares, sobre todo en África, donde no contaban con ella de manera corriente. La Fundación fue creada en 2006.

El acto de hoy en Almazán ha contado con la presencia de la Banda de Música Municipal, que ha terminado interpretando los himnos de España y de la Villa de Almazán. Tras este último, muchos de los presentes que abarrotaban el recinto se han acercado a felicitar tanto a Pedro Navalpotro como a Carmen Beltrán, para agradecerles tantos años de trabajo por Almazán y por Soria.
VER GALERÍA DE FOTOS DEL ACTO