Provincia

Los 67 kilómetros que podrían hacer a Soria Patrimonio Mundial de la Humanidad

La Unesco valora el Valor Universal Excepcional de las propuestas que recibe

Calzada romana que unía Uxama y Numancia
photo_camera Calzada romana que unía Uxama y Numancia

Desde la celebración de Numancia 2017, varios agentes sociales y políticos han puesto sobre la mesa la posibilidad de trabajar para que Numancia sea considerada por la Unesco Patrimonio Mundial de la Humanidad. Una de las últimas iniciativas en este sentido fue la aprobación en las Cortes de Castilla y León en junio de 2023 de una moción para que la Junta trabaje esta candidatura.

Pero para que una candidatura llegue a buen puerto hay que tener en cuenta, lo primero, la gran cantidad de solicitudes que se presentan a la Unesco, y lo segundo, los criterios que se establecen, además del Valor Universal Excepcional, los bienes culturales deben ser únicos e irremplazables, y tener condiciones de integridad y autenticidad, así como protección:

-Debe representar la obra de un maestro del genio creativo humano.

-Ser testimonio de un importante intercambio de valores a lo largo de un periodo de tiempo prolongado en el marco de un elemento arquitectónico, urbanístico, diseño paisajista, tecnológico o perteneciente a las artes monumentales.

-Ser testimonio único de alguna tradición excepcional de alguna civilización, existente o extinguida.

-Ser ejemplo de un conjunto arquitectónico o urbanístico representativo de alguna etapa significativa de la historia de la humanidad.

-Ser ejemplo eminente de algún asentamiento humano o de la interacción de la humanidad con la naturaleza o el medio ambiente. Especialmente en situaciones de vulnerabilidad de los elementos naturales.

-Estar asociado directa o indirectamente con tradiciones o evento vivos, creencias o ideas de significado cultural.

La cuestión es, ¿Numancia reúne todos estos aspectos? La respuesta es sencilla, indudablemente, pero, acaso no reúnen estos criterios muchos otros yacimientos arqueológicos.

Por tanto, las singularidades de cada emplazamiento patrimonial son claves. Así, en el mundo romano, hay decenas de yacimientos patrimonio de la humanidad, como el acueducto de Segovia, las murallas de Lugo, el exquisito teatro de Orange o, por ejemplo, las fronteras del imperio romano, todos ellos, diferentes, singulares, únicos. Ver listado

Desde el punto de vista histórico, por los hechos que se produjeron en Numancia, la singularidad es evidente, la cuestión es si los vestigios arqueológicos que quedan podrían ser considerados suficientes, algo que solo pueden valorar los arqueólogos y profesionales. Pero Soria tiene un as en la manga, que podría ser la baza ganadora. Una singularidad que comparten Numancia y Uxama, como es la buena conservación, entre comillas, de la carretera romana que las comunica, algo que según el especialista en vías romanas, ingeniero e historiador burgalés Isaac Moreno Gallo, es difícil de encontrar en todo el imperio porque el desconocimiento y los falsos mitos sobre estas infraestructuras ha provocado su destrucción generalizada en todos los países. Ver charla de Moreno Gallo

De hecho, la calzada entre Uxama y Numancia no es la mejor conservada de España, pero ya cuenta con un tramo protegido gracias a la intervención de la A11, está documentada desde principios del Siglo XX por Eduardo Saavedra, y está investigada por el propio Gallo, por lo que su protección y conservación, y sobre todo longitud en buen estado, sí podrían ser diferenciales no en España, si no en el mundo. Ver trazado de la vía

De los 67 kilómetros que separaban las dos ciudades romanas, el trazado de más de 40 kilómetros todavía es identificable en el terreno. Pero lo más importante, es que cerca de 20 kilómetros estarían en un buen estado de conservación, algo menos de la mitad, puestos en valor como se ha mencionado anteriormente junto a la A11. El imperio estaba llevo de kilómetros y kilómetros de vías romanas. pero he aquí donde Soria puede poner sobre la mesa esta singularidad para desequilibrar la balanza a su favor: Ser el mejor lugar del mundo para ver kilómetros y kilómetros de una vía romana bien conservada.

Todo ello, sin obviar que no se requiere de una gran inversión, ya que los trabajos más complejos son los de la limpieza de vegetación de la vía, que en estos momentos ponen en peligro su conservación. Un corredor verde que una Soria y El Burgo de Osma, tendría un atractivo cicloturista significativo, que además podría unirse a la vía verde, ya que la calzada romana y la vía se cruzan en el monte Valonsadero, otro aspecto que situaría a Soria en el mapa continental de kilómetros ciclables. 

Incluso a nivel institucional hay varios aspectos ganados. A nivel nacional, el Estado ya puso en valor los kilómetros que se vieron afectados por la A-11 en la zona del Temeroso. Por otro lado, la Junta es una administración pionera en estudiar las vías romanas de su territorio, de hecho, es la única región que las tiene identificadas, aunque no es suficiente para protegerlas. 

Por tanto, si la Unesco ha preservado ya la conservación de acueductos, puentes, murallas, fronteras romanas... Se le daría la oportunidad de incluir también en su protección a las vías romanas y comenzar a extender el conocimiento de las mismas.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad