Naturaleza

2024, un año de pájaros en Soria (19): El alcaudón dorsirrojo, el ave que no "atrocha"

Los últimos en llegar desde el continente africano están desparramándose por todos los setos, dehesas, riberas, bordes de bosques y espacios típicos de campiña
Dorsirrojo. Foto de José Ramón Lázare
photo_camera Dorsirrojo. Foto de José Ramón Lázare

Sección escrita por Juan Luis Hernández, de SEO Soria
Para ser socio o para información, escribir al correo [email protected]
VER SECCIÓN COMPLETA '2024, UN AÑO DE PÁJAROS EN SORIA'

Ya están aquí. Los últimos en llegar desde el continente africano están desparramándose por todos los setos, dehesas, riberas, bordes de bosques y espacios típicos de campiña en los que tienen su hábitat predilecto estas fascinantes aves. Hablamos de los alcaudones dorsirrojos (Lanius collurio). Su llegada tardía, y su marcha también temprana pues a finales de agosto ya se habrán ido casi todos, se explica por la ruta migratoria que siguen. Una migración en lazo. Al contrario que el resto de paseriformes que, en buena lógica llegan por la vía recta cruzando desde el norte del continente africano, estas aves dan una vuelta “absurda” pues remontan por el Nilo y, para llegar hasta aquí, cruzan todo el continente europeo.

Dorsirrojo. Foto de Jesús Iglesias
Dorsirrojo. Foto de Jesús Iglesias

A la vuelta, lo mismo, en vez de “atrochar” -como diría un buen soriano- por el norte de África, vuelven a marchar hacia el oriente, pasando por Italia, los Balcanes, Grecia, Turquía, Israel…algo fascinante. Sea como sea ya han llegado estos preciosos e implacables depredadores. Dotados con un pico ganchudo y fuerte, dentro de una cabeza grande, macho y hembra presentan plumajes diferentes. El macho tiene antifaz negro dentro del gris de la cabeza con alas y dorso de color marrón. La hembra tiene el mismo pico y cola larga, pero la cabeza la tiene teñida de tonos ocres y el pecho barreado de tonos pardos. Decíamos lo de implacables depredadores porque, aunque no son aves grandes midiendo unos 17-18 centímetros, pueden capturar pequeños roedores, lagartijas y pequeñas aves. Aun así, la mayor parte de sus presas van a ser insectos, destacando los grillos y los saltamontes, de los que son consumados especialistas.

Dorsirrojo 2. Foto de José Ramón Lázare
Dorsirrojo 2. Foto de José Ramón Lázare

Y aquí llega otra de las características curiosas de estas aves. Para consumir a sus presas con tiempo y dejarlas ordenadas, las clavan, las empalan en espinos y zarzas. Nunca olvidaré cuando en un espino albar de la dehesa de Oncala vi a seis grillos, que todavía meneaban las patas, empalados inmisericordemente. En los últimos años se da una curiosa paradoja. Su población parece disminuir, pero su área de distribución ha aumentado. Acantonado en zonas frescas del tercio norte peninsular, Soria marcaba su límite sur de distribución. Hoy en día sin embargo ha ido extendiéndose por zonas favorables del sur de la provincia y, desde aquí, ha saltado a otras áreas del Ibérico sur, por Guadalajara, Cuenca hasta Teruel, y por el Sistema Central, donde ha llegado ya a Salamanca. Valonsadero, el Soto de Garray, todas las dehesas boyales del centro y norte son áreas donde podremos ver sin dificultades al dorsirrojo pues, además, se hace notar bien con unos gritos característicos. Además del dorsirrojo, en Soria tenemos otras dos especies de alcaudones: el común, de ambientes más mediterráneos y de carácter estival y el real, que es el único alcaudón que se puede ver durante todo el año.  

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad