Naturaleza

2024, un año de pájaros en Soria (15): Ruiseñor común, la mejor voz de nuestra primavera

En Soria tenemos mucha suerte porque la población de esta especie no ha disminuido en estos últimos años y ocupa la práctica totalidad de la provincia
Ruiseñor 1. Foto Jesús Ruiz Rodrigo
photo_camera Ruiseñor 1. Foto Jesús Ruiz Rodrigo
Sección escrita por Juan Luis Hernández, de SEO Soria
Para ser socio o para información, escribir al correo [email protected]
VER SECCIÓN COMPLETA '2024, UN AÑO DE PÁJAROS EN SORIA'

De manera invisible, pues migran por la noche, los ruiseñores comunes ('Luscinia megarhynchos') están llegando a sus zonas de cría. Podrán llegar de manera discreta pero no van a pasar desapercibidos. Desde el sauce más espeso del río, desde el manzano del huerto, o el espino en la dehesa, el ruiseñor se dejará notar mucho pues una parte de su biología le ha hecho famoso: su extraordinario canto, para muchos, el mejor de todas las aves canoras.

Un canto potente, variado, muy característico y que emite de día y, otra peculiaridad, también de noche, haciendo que muchas noches de mayo sean una prolongación del día para este pájaro.

El motivo parece estar en lo que indicábamos al principio. Los ruiseñores llegan desde África volando por la noche, viajando los machos antes que las hembras, por lo que este canto se emite con la intención de que alguna de esas hembras que surcan los cielos nocturnos, se detenga ante el potente canto que escucha en su camino.

Por el día el canto tiene una finalidad más territorial, de defensa frente a otros machos. Si nuestra curiosidad busca encontrar y ver a tan aclamado tenor, lo va a tener difícil, pues pocas especies de aves hay a las que les guste menos abandonar las zonas espesas que frecuenta.

Y puede ser que hayamos pensado que la librea del tenor tiene que estar en consonancia, en lo espectacular, con la voz. Pues no. Su plumaje es muy discreto, rayando en lo “feo”. Partes dorsales marrones, inferiores claras y solo algo de color más destacado en la cola que tiene unos toques rojizos y es bastante larga.

Ruiseñor 2. Foto Jesús Ruiz Rodrigo
Ruiseñor 2. Foto Jesús Ruiz Rodrigo

Un plumaje que le sirve a la perfección para pasar desapercibido en los medios ya de por sí espesos en los que se mueve y para que los depredadores no descubran su nido, que suele colocarse directamente en el suelo.

En Soria tenemos mucha suerte porque la población de esta especie no ha disminuido en estos últimos años y ocupa la práctica totalidad de la provincia, desapareciendo solo a partir de 1.200 metros. Las riberas de los ríos son su hábitat predilecto, pero es fácil localizarlo en otras zonas de matorrales y arbustos de bosques y dehesas.

Una vez emprendida la cría, enmudecen y parecen desaparecer. Tienen por cierto un reclamo que parece emitido más por un anfibio y que otra vez, parece no casar bien con esta especie. Y ya en agosto, poco a poco, y hasta mediados de septiembre, emprenderán el camino de vuelta hacia África. Disfrutemos de estos apreciados cantores y sus hermosas melodías. Otra de las señales inequívocas de la primavera soriana.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad