Naturaleza

2024, un año de pájaros en Soria (14): Gaviota reidora, visitante de paso en nuestros humedales

Gaviota reidora. Foto: Jesús Ruiz Rodrigo
photo_camera Gaviota reidora. Foto: Jesús Ruiz Rodrigo

Sección escrita por Juan Luis Hernández, de SEO Soria
Para ser socio o para información, escribir al correo [email protected]
VER SECCIÓN COMPLETA '2024, UN AÑO DE PÁJAROS EN SORIA'


Si, sí, No nos hemos equivocado. Gaviotas en Soria. Es lógico pensar que, teniendo la costa más cercana a 200 kilómetros y siendo estas aves tan características del medio marino, no pensemos en ellas como componentes del catálogo de aves que puedan observarse en la provincia soriana.

Pero si acudimos durante estos días a algunos de las lagunas del Campo de Gómara, de Barahona, la laguna de la Serna en Hinojosa, al embalse de la Cuerda del Pozo o al embalse de Monteagudo, no sería raro observar unas aves blancas de tamaño pequeño y pensar que son gaviotas, y más en concreto, gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus).

Porque no estamos ante la típica gran gaviota que podemos ver en cualquiera de nuestros puertos o playas. Esta es mucho más pequeña, de unos 35 centímetros de longitud y de un metro, más o menos, de envergadura. Plumaje ventral blanco, con partes dorsales grises, pico y patas rojas y un capuchón marrón en la cabeza convierten a esta gaviota en inconfundible.

Foto: Jesús Ruiz Rodrigo
Foto: Jesús Ruiz Rodrigo

Este plumaje es el nupcial. Fuera de esta época ese capuchón desaparece y queda solo una pequeña mancha auricular oscura. Ahora se pueden ver porque, aunque no es extraña como reproductora en el interior peninsular y otras zonas costeras, la mayoría retorna a sus zonas de cría en Europa.

Y en lo que a nosotros nos atañe, la mayoría de estas gaviotas han pasado el invierno en el entorno de los grandes basureros de la comunidad de Madrid, pues su gran éxito es que su alimentación orgánica es muy variada y han descubierto que los basureros son una fuente inagotable de recursos.

Hace diez años era la gaviota más abundante pasando el invierno en Madrid, con más de 100.000 ejemplares. Hoy en día, sin embargo, su población se ha quedado reducido a la tercera parte -¿gripe aviar?, ¿cambio climático?- y hay tres veces más gaviotas sombrías (Larus fuscus), gaviota que, si bien también se puede ver en Soria, es en números mínimos porque a la hora de migrar, tanto ahora como en el otoño, evita la provincia y migra a través de un eje central entre el Golfo de Vizcaya, el País Vasco y Burgos. Una cosa curiosa.

Si vemos una gaviota 'muy grande' ahora será la gaviota típica de las costas, la gaviota patiamarilla (Larus michahellis) que en sus movimientos entre el Mediterráneo y el Atlántico puede aparecer en bajo número en cualquier zona húmeda. Curiosamente, el único basurero de Soria, el vertedero de la Sierra de San Marcos de Golmayo no parece nada atractivo para las gaviotas pues no hay casi citas allí. ¿Será nuestra basura menos apetitosa? Diez, veinte o cien gaviotas, se van para volver el próximo otoño.

Foto: Jesús Ruiz Rodrigo
Foto: Jesús Ruiz Rodrigo

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad