Naturaleza

2024, un año de pájaros en Soria (12): ¡Ya han vuelto las oscuras golondrinas!

Después de tan largo viaje recibámoslas como se merecen

Golondrina común. Foto Jesús Ruiz Rodrigo
photo_camera Golondrina común. Foto Jesús Ruiz Rodrigo

Sección escrita por Juan Luis Hernández, de SEO Soria
Para ser socio o para información, escribir al correo [email protected]
VER SECCIÓN COMPLETA '2024, UN AÑO DE PÁJAROS EN SORIA'

Sí, ya están aquí. Las oscuras golondrinas que cantara Bécquer en una de sus poesías más famosas ya están llegando a nuestros pueblos, después de haber pasado todo el invierno en África.

Pero ¿realmente son las oscuras golondrinas las que llegan? Si pensamos en la realidad de lo que se describe en la poesía es muy probable que la especie cantada allí fuera el avión común occidental ('Delichon urbicum'), que es la especie de golondrina más frecuente y ubicua en los pueblos de Soria.

Tal es así que, en general, esta especie y la verdadera golondrina, la golondrina común ('Hirundo rustica') se confunden con mucha facilidad. Y, sin embargo, las diferencias son evidentes. La golondrina presenta un aspecto más grácil y aerodinámico, con el dorso completamente negro, con plumas externas de la cola muy largas, el dorso con tonos blanco cremosos y la garganta roja.

Y el avión común, más pequeño, con la espalda muy negra, en donde llama la atención una mancha blanca en el enganche de la cola con el cuerpo -obispillo en jerga ornítica- y blancos por completo en el abdomen.

Pero la diferencia fundamental y bien visible va a estar en los nidos de ambas especies. Los más conocidos son los del avión, pues es esta especie la que hace el nido de barro con un pequeño agujero que coloca, siempre, en los aleros de los tejados, criando por doquier en pueblos pequeños, villas y la ciudad de Soria.

Aviones comunes. Foto Jesús Ruiz Rodrigo
Aviones comunes. Foto Jesús Ruiz Rodrigo

Jamás la golondrina hace un nido así. También de barro es su nido, pero es un cuenco abierto que va a colocar dentro de alguna construcción, véase casa en ruinas, pajar, cochera, molino abandonado, porche, etc. Este tipo de ambientes se dan en las afueras de los pueblos y constituye uno de los problemas que tiene esta especie, dada la disminución de los lugares para nidificar y que muchos nidos se tiran aduciendo los excrementos que generan.

Aunque el mayor problema es la disminución de los insectos que constituyen la totalidad de su dieta, derivada del masivo uso de plaguicidas agrícolas. De los censos efectuados en los últimos años se calcula que la población de la golondrina vulgar ha disminuido el 50% en los últimos 30 años, por lo que ha entrado con la categoría de Vulnerable en el Libro Rojo de las Aves de España.

Estos primeros ejemplares que vemos estos días no son todavía los 'nuestros', sino ejemplares más norteños que van en migración. Los nuestros saben que todavía vendrán días muy malos y habrá que esperar a bien entrado abril para poder verlos asentados. ¡No destruyamos sus nidos! Miles de insectos, muy molestos para nosotros, son consumidos por estas maravillosas aves. Después de tan largo viaje recibámoslas como se merecen.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad