El Burgo de Osma asume la recaudación de impuestos

El objetivo es dar un servicio más cercano al ciudadano y evitar desplazamientos a la capital. Se ahorrarán unos 60.000 euros

El Ayuntamiento de El Burgo de Osma-Ciudad de Osma asumirá directamente la recaudación de los impuestos que hasta ahora gestionaba la Diputación Provincial de Soria. La medida entrará en vigor en el próximo año 2023 y ya se está trabajando en las oficinas municipales para realizar las adaptaciones oportunas para ofrecer un buen servicio a los ciudadanos.

El alcalde burgense, Antonio Pardo, subraya que “se recupera la gestión para tener más independencia, más libertad y sobre todo prestar un mejor servicio a los ciudadanos”. Pardo añade que ante casos de dudas o algún tipo de problema con el impuesto, los vecinos tenían que desplazarse hasta Soria y eso es lo que se intenta evitar.

El convenio con la Diputación Provincial de Soria para este servicio concluía este año, se realizó en el 2015 para un periodo de siete años, y de cara al 2023 existía la posibilidad de prorrogarlo o no. Los impuestos incluidos en la nueva gestión son el Impuesto de Bienes Inmuebles de urbana y de rústica, el Impuesto de Actividades Económicas y el Impuesto de Vehículos. Hasta ahora los venía gestionando el organismo provincial en periodo de voluntaria y de ejecutiva.

No es la primera vez que el Consistorio burgense asume esta función, ya lo hizo entre 2010 y 2015. Cuando la Diputación bajó el porcentaje de comisión del 4 al 3 por ciento se adhirió al servicio provincial pero ahora llega el momento de tomar de nuevo las riendas para el beneficio del ciudadano y el ahorro de las arcas municipales. El 3 por que el Ayuntamiento dejará de pagar a la Diputación Provincial de Soria por sus servicios supone aproximadamente 60.000 de ahorro anual.

Los trabajadores municipales están perfectamente capacitados para asumir de nuevo estos trámites, tan sólo habrá que adaptar las tareas que realizan en estos momentos. Además, habrá que preparar los programas informáticos para ofrecer el servicio con garantías, un aspecto en el que ya se ha comenzado a trabajar para que esté perfectamente operativo en cuando llegue el momento.