En la crisis provocada por la COVID- 19 «ha sido importante la motivación para no rendirse y poder seguir hacia delante sin frustrarse»

Los acontecimientos acaecidos durante los últimos meses, promovidos por la pandemia mundial, han calado en todos los estamentos de la sociedad. Uno de los más afectados ha sido, sin duda, la educación. Hoy hablamos con Miguel Ángel Azorín López, Miguel Ángel Azorín López, maestro especialista de Educación Física en el Colegio Padre Dehon en Alicante, experto en el uso de TIC como herramienta educativa y creador de una app que utilizan miles de docentes en todo el mundo: Flipped Primary.

1.- ¿Qué es FLIPPED PRIMARY? ¿Cómo puede ayudar tu app a los docentes?

Flipped Primary es una app educativa gratuita que está disponible para los dispositivos que utilizan iOS y Android. En ella puedes encontrar todos los contenidos de primaria desde 1º a 6º enlazados a un vídeo explicativo creado por docentes que comparten sus materiales en la red.

Es una app muy sencilla e intuitiva donde con uno solo click puedes acceder a los cursos y asignaturas, para poder llegar al vídeo elegido sin necesidad de estar buscando en la red vídeos que te puedan servir de ayuda, ya que todo ese proceso de curación de contenidos y filtrado, lo realicé para la creación de la app, buscando materiales audiovisuales que se ajustaran a lo que tanto los docentes como el alumnado necesita de cada bloque de contenidos que se van a ir trabajando a lo largo del curso escolar.

Aquí podéis encontrar los enlaces para descargarla

https://itunes.apple.com/app/id1153410203

bit.ly/androidFlippedPrimary

2.- ¿Cómo está afectando el COVID-19 a la educación? ¿qué problemas ha evidenciado? ¿podemos sacar algo positivo de esta situación?

En mi opinión estamos sabiendo gestionar la situación pese a las dificultades que estamos teniendo, bien es cierto, que en todos los trabajos cada persona también tiene unas situaciones que debe ahora afrontar como nuevas y lamentablemente muchas familias han perdido sus trabajos o sus negocios. En ese aspecto creo que somos unos privilegiados dentro de la sociedad, pero que no obstante, tenemos unos protocolos que evidentemente debemos cumplir y seguir por el bien de nuestro alumnado, familias y nosotros mismos. Ahí es donde ha cambiado radicalmente nuestra situación, ya que nuestro alumnado debe estar en parcelas durante los recreos, el trabajo cooperativo hemos tenido que reinventarlo, las herramientas digitales junto con las metodologías están siendo la clave para poder llegar al aprendizaje de una mejor manera y de este modo el COVID-19 ha provocado que lo que se estaba tardando más tiempo en implantar en las aulas, empiece a ir más rápido ahora mismo. Bien es cierto que para ello es necesario una buena formación del profesorado, tener clara una buena evaluación del alumnado de su proceso de aprendizaje, una buena evaluación formativa que debe dejarnos ver que lo importante es ese camino hacia el logro de los objetivos propuestos, haciendo que cada uno de nuestros alumnos pueda ir alcanzándolos a su ritmo, ya que cada uno de ellos/as es diferente.

Aquí es donde los docentes deberíamos darnos cuenta por fin, al haberlo vivido en nuestras propias carnes durante el confinamiento y este principio de curso. Muchos docentes han tenido que necesitar la ayuda de otros compañeros (cooperativo), unos han logrado manejar herramientas y poder llevar a cabo unas metodologías para llegar a su alumnado a ritmos diferentes (evaluación), han tenido que ir aprendiendo y autoformándose a través de vídeos para el manejo de herramientas (Flipped Classroom en cierta medida), ha sido importante la motivación para no rendirse y poder seguir hacia delante sin frustrarse alegrándose por cada paso y logro obtenido (Gamificación) y sobre todo han aplicado sin darse cuenta la que para mí es la competencia más importante “Aprender a aprender”.

Si después de esta situación no hemos hecho una reflexión sobre esos pasos que hemos dado como docentes, para poder ver que hemos vivido una situación pareja a la que viven nuestros alumnos y alumnas en el aula a diario, no podremos dar pasos hacia delante después de esta situación, pero quienes lo vean, serán capaces de hacer pequeños cambios.

“Si tú cambias, todo cambia”

3.- ¿Qué cambios va a experimentar el entorno educativo en la época post pandémica?

Eso quisiéramos saber todos ahora mismo. Yo en mi modesta opinión, creo que se va a mejorar la formación del profesorado para poder tener nuestra mochila de herramientas y metodologías, lo más llena posible y poder aplicar en cada situación, cada grupo de alumnos/as, …. aquellas que mejor nos puedan servir para que nuestro alumnado pueda lograr el aprendizaje, para que sepan que hacer con esos contenidos y convertir a nuestro alumnado en los mejores ciudadanos del mañana

4.- El uso de las TIC en el aula… ¿es más necesario que nunca?

Las TIC creo que siempre han sido necesarias, el problema es el uso que se le de o se le vaya a dar. Si la tecnología la vamos a utilizar como se utiliza un libro de texto, es decir, usándola como un libro digital, es el mismo perro con distinto collar. Lo que es necesario es el uso de las TIC con sentido pedagógico y donde debe ir unida a las metodologías. Debemos saber qué herramientas o dispositivos vamos a utilizar, pero siempre sabiendo para qué las vamos a utilizar, para qué nos van a servir, qué y como va a aprender nuestro alumnado al utilizarlas. Si no nos hacemos esas preguntas y reflexionamos sobre ello, no tendrá sentido el uso de herramientas o dispositivos digitales. Bien es cierto que la tecnología ha venido para quedarse, que nos facilita todos los procesos de evaluación y de aprendizaje, que nuestro alumnado nace ahora con un dispositivo bajo el brazo en lugar de un pan, como se decía antes, pero es nuestro deber enseñarles el buen uso de las herramientas, que tengan un fundamento educativo, de investigación, de creación, donde nuestro alumnado ahora sea el verdadero motor y generador de su propio aprendizaje.

5.- ¿La educación semipresencial es el futuro?

No creo que sea el futuro, pero sí una opción a tener en cuenta dependiendo de las edades. Aún así, creo que ha quedado demostrado que como la presencialidad no hay nada, pero que el aprendizaje se puede alcanzar de formas distintas y para ello sí que es cierto que hace falta que no exista la brecha digital que ha quedado patente en muchas familias y situaciones vividas. En ese aspecto son las administraciones quienes deben poner toda la carne en el asador y centrarse en mejorar de verdad la educación escuchando al profesorado que es el que está al pie del cañón cada día, sabe cuales son las dificultades que hay, las que van surgiendo y como poder gestionarlas o intentar solucionarlas.  El usuario debe ser escuchado y tenido en cuenta siempre si se quiere mejorar el producto y en este caso la educación es la que debe mejorarse de la mano de quienes estamos en las aulas y también a las familias. Sin esa escucha activa por parte de la administración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *