Camino López, profe del programa ‘Aprendemos en casa’ de RTVE, nos cuenta los entresijos del proyecto

En tiempos distópicos, como los que estamos viviendo, provocados por la crisis sanitaria del COVID- 19, el ingenio se ha tenido que agudizar en todas las áreas de la vida. El entorno educativo es uno de los que más ha tenido que adaptarse a la nueva situación, reinventando una presencialización que creíamos insustituible por una teleformación que pretende, además de continuar con el curículum oficial, acompañar al alumnado en este duro trance. A partir de esta nueva modalidad han surgido iniciativas de lo más valiosas. Una de ellas, el proyecto Aprendemos en casa puesto en marcha por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, en colaboración con la televisión pública y la empresa Training Wheels: una programación especial de cinco horas diarias con contenidos educativos que se emite en abierto durante las mañanas, de lunes a viernes, en Clan TV y en La 2 de TVE.

Hoy hablamos con Camino López, una de las docentes implicadas en este proyecto, concretamente en el área de Educación Artística:

1.- Cuéntanos un poco más de en qué consiste esta propuesta.

Este proyecto se puso en marca en menos de una semana, es toda una proeza. El Ministerio de Educación advirtió el gran problema que se avecinaba, el de la brecha digital. Hasta ahora ese no era un problema en las enseñanzas obligatorias, ya que con la presencialidad podían minimizar esa brecha digital que se volvió difusa. Los centros educativos cada vez están más equipados con materiales TIC que pueden ser usados por todos y todas las estudiantes. Esta realidad cambió de la noche a la mañana cuando nuestros alumnos y alumnas tuvieron que depender solo del material que había en sus casas. Ahí se destapó esa brecha digital oculta y se puso en marcha la televisión educativa. Aunque este programa no pretende en ningún caso sustituir la educación formal, busca acercar la educación a todas aquellas familias que no tienen Internet en casa o algún dispositivo con el que conectarse. Aunque afortunadamente la mayoría de los hogares cuenta con algún dispositivo TIC como un móvil, una tablet o un ordenador, estos se vieron ocupados por los padres y las madres que tenían que teletrabajar impidiendo así que los niños y las niñas no pudiesen acceder a la educación virtual. La televisión pública es gratuita y llega a todos los hogares, por lo tanto, es un medio a través del cual podemos superar esa brecha digital aunque sea un poquito.

El programa de Aprendemos en Casa destina un día por cada área del conocimiento, más o menos. El miércoles es el día de educación artística, musical y física. La idea es presentar contenidos educativos mediados por profesores reales, como yo, para que los niños y las niñas nos pongan cara y que vean que estamos ahí, que nos preocupan. Buscamos enseñarles a través de la metodología de los retos, que trata de plantear alguna curiosidad académica que despierte el interés por los y las estudiantes y retarles a poner en práctica alguna habilidad. Aprovechamos los profes a dar una mini clase sobre los contenidos del reto para hacer una contextualización académica y didáctica, además de mostrarles alguna medida de higiene, agradecerles su buena actitud y mandarles un caluroso abrazo televisivo.

2.- ¿Cómo llegaste tú a ella?

Bueno, una a veces no sabe cómo llega a las cosas jejeje. Soy profesora desde hace años y siempre que puedo comparto mis materiales, ideas, trabajos en Internet para colaborar con otros profesores y ayudar a la construcción del conocimiento. Al inicio del confinamiento quise colaborar, no sabía cómo y empecé a compartir más activamente en Internet a través de mi blog, a través de mi canal de youtube que remodelé para ello… En definitiva, poner mi granito de arena para aliviar algo la situación a profes y a estudiantes.

Para realizar este trabajo es imprescindible ser una persona colaborativa, tener habilidades comunicativas, no tener vergüenza (he salido en la tele en pijama y ya se ha visto mi salón en todos los hogares de España, jeje), ser muy creativa para crear y exponer contenidos académicos de forma divertida y ser muy eficaz. ¡Grabamos en tiempo record! Para que te hagas una idea, hemos llegado a recibir la parrilla los miércoles y a entregar los vídeos el sábado de la misma semana. Eso significa que me tengo que ver todos los vídeos de la parrilla (todos los bloques en los que participe que en ocasiones han sido hasta 3, ósea, verme 3 horas de contenidos), sacar ideas de retos que se pueden hacer basándome en los contenidos, presentarlos, crear el guión, corregir tropecientas veces el guión con los guionistas, crear mis materiales, montar el escenario, iluminarlo, elegir ropa, maquillarme, ponerme a grabar, seleccionar las tomas, minutar, enviar y ¡¡recogerlo todo!! Que sigue siendo mi casa jejeje Todas las semanas mi salón parece un plató de televisión. Todo esto cada semana en solo 4 días, del miércoles al sábado, y yo tengo mi propio trabajo claro está. Así que invierto toda la semana en el trabajo, pocas veces he podido descansar medio domingo.

Como puedes ver, se necesitan habilidades muy concretas. Seguir este ritmo es complejo.

3.- Y, tras más de un mes en antena, ¿cuáles son tus sensaciones?

Mi sensación es que está gustando mucho y que hemos conseguido llegar a una calidad educativa muy buena a pesar de las circunstancias. Digo esto porque yo no grabo en un plató de televisión, mi equipo es de andar por casa y lo hago todo. Los sábados me ayuda mi marido, que es quien le da al play a la cámara para no perder el enfoque y sea más fácil grabar además de ayudarme con las luces.

Eso sí, ya te digo yo que trato de ser muy tiquismiquis con la didáctica. Procuro que todo quede bien explicado y que haya las mínimas lagunas de conocimiento posibles. Nosotros no podemos recibir dudas de los estudiantes y resolverlas, así que el guión tiene que ser muy claro. Por otro lado, está la complejidad de crear un guión que contemple casi todas las circunstancias posibles: existencia o no de determinados materiales en casa, ayuda o no de familiares, conectividad o no de Internet, diferentes niveles de conocimiento de la materia aunque se trate del mismo nivel educativo…

A pesar de toda esta dificultad, me llegan muy buenas sensaciones, ya que me escriben muchas familias dándome las gracias porque sus niños están encantados. Dicen que al principio se pensaban que salía todos los días y se pegaban unos buenos madrugones para ver si me veían en la tele los jueves, viernes… Es un honor ser la profe de una generación ¡que no es poco!

4.- ¿Qué pros tiene la teleformación vs la formación presencial? ¿Y qué contras?

Bueno, este es un tema complejo porque lo que se está haciendo no se sabe si es teleformación, educación a distancia, en línea… en fin. Yo soy profesora online además de presencial en diferentes universidades, entre ellas la UOC, desde ya hace como 6 años.

Cuando tú planteas bien un e-learning todo sale bien y tiene altísimas ventajas. Pero lo que han estado obligados a hacer los profes ahora no ha sido eso, lógicamente, ya que no contaban ni con la formación ni con la infraestructura necesaria. Así que ahí… en esa situación creo que todas son desventajas.

Pero en e-learning o docencia online de calidad las ventajas son enormes. He tenido estudiantes que viven México, Chile, Reino Unido, África, … y les he dado formación de la misma manera que los que viven en mi ciudad. Con Internet no hay distancias. Se necesita un buen aula virtual equipada para el trabajo online, una buena conexión a Internet y los conocimientos de Diseño Tecnopedagógico, Presencia Docente en línea, metodologías activas compatibles con el online, conocimiento de diferentes herramientas TIC y saber crear contenidos educativos para el e-learning. Como ves, ¡¡¡no es poco!!! La educación online se trata de una experiencia educativa que, a veces, puede superar a la presencial. Muchos de mis estudiantes me dicen que me han sentido más presente que a muchos de sus profesores presenciales, con eso te lo digo todo.

Pero sobre todo hay que verle la ventaja teniendo en cuenta el perfil de estudiante. Para las edades de infantil, primaria y ESO el contacto social físico es importante ya que estas edades lo requieren para su maduración vital. Por lo tanto, en esas edades el e-learning puede que no tenga tantas ventajas como en niveles tales como universidad. Cuando estamos educando a adultos, cada uno con sus vidas, sus responsabilidades familiares y laborales… la educación online es fabulosa porque te permite aprender en cualquier momento y en cualquier lugar, vamos, el llamado aprendizaje ubicuo. Para mí, como profesora también es una ventaja, ya que me permite viajar cuando lo necesito para ir a algún congreso, a alguna formación… porque me llevo el aula en el bolsillo.

Diría que la educación online y presencial son diferentes, pero algo he de decir aquí: en muchos casos, la enseñanza online es más personalizada que la presencial y eso… es mucho decir.

5.- Y una vez que superemos esta crisis sanitaria, ¿Vamos a mantener algo de esta transformación en el panorama educativo?

Eso espero, es decir, me gustaría que los organismos oficiales de formación del profesorado despertasen e hiciesen una reflexión con respecto a las TIC. Hasta ahora la formación en TIC del profesorado y la formación que los profes les daban a los estudiantes sobre las TIC era anecdótica. Se aprendía a manejar diferentes programas, aplicaciones y cachivaches varios pero solo como un añadido para hacer más divertida o moderna la educación tradicional.

Me gustaría que la reflexión viniese por otro lado. Es necesario formar a los docentes en la educación a través de las TIC y formar a los estudiantes de verdad en competencia digital. En la asignatura de TIC en los colegios hay contenidos de bases de datos y se imparten a estudiantes que no saben ni enviar un email correctamente. ¿Alguien se ha preguntado qué estamos haciendo? Es la enseñanza obligatoria, es decir, los estudiantes necesitan desarrollar competencias y adquirir conocimientos que les sean igual de válidos tanto si deciden ir a la Universidad como si deciden ser emprendedores y montarse una empresa.

Estoy segura de que vamos a tener más ocasiones, no sé si de confinamiento, pero sí de distancia social y que esto va para rato. Y una vez que se consiga superar el COVID- 19 puede venir otro coronavirus o simplemente el calentamiento global nos obligue a volver al mundo online.

Por ello, mi mensaje es que no se pierda la oportunidad de crecer a través de este medio, que es más seguro para todos y para todas. Utilizarlo siempre que sea un plus sobre la presencialidad y así ser más responsables con el mundo en el que vivimos… que… está sufriendo mucho.