Escuela de Artes de Soria: premiada por el proyecto Escuelas Creativas de Fundación Telefónica

La Escuela de Artes de Soria ha resultado ganadora de uno de los premios a la categoría de Centro Personalizado del proyecto de Escuelas Creativas Ferrá Adriá de la Fundación Telefónica por su iniciativa ‘Soria como laboratorio de aprendizaje’.

Para conocer más sobre este trabajo educativo, hablamos con Miriam Tello, jefe de estudios del centro formativo:

 1.- ¿Puedes explicarnos en qué consiste vuestro proyecto?

El reto que presentamos en Escuelas Creativas Adriá de Fundación Telefónica se puede resumir así: Investigar y aplicar la metodología participativa e interdisciplinar mediante propuestas de diseño para la innovación social a través de nuestro proyecto de centro “Soria como laboratorio de aprendizaje” (#SoriaLAB).

Desde hace varios años trabajamos en la aplicación de la metodología participativa e interdisciplinar en el centro. Pensamos que, como docentes, estamos obligados a debatir sobre el modelo pedagógico que seguimos para poder adaptarlo a la sociedad y los cambios socio técnicos que en ella se producen, eso sí, siempre con sentido crítico, tratando de ser rigurosos y no motivados por las modas del momento. Esta idea requiere que profundicemos en aspectos cómo qué enseñamos y donde lo hacemos, tanto de una manera general, como asociada a la disciplina del arte y el diseño, que son los campos de especialización de nuestros estudios. Todo esto, por supuesto, tratando de dar respuesta a las particularidades, para crear un entorno a la medida de cada necesidad.

Hace dos años decidimos que para poner en práctica todo esto de manera más efectiva podría ser útil elegir un tema común desde el que diseñar actividades de enseñanza aprendizaje. El curso pasado nos decantamos por “El alimento” y ahora está siendo “Soria como laboratorio de aprendizaje” donde situamos a la ciudad como territorio de experimentación educativa global tanto en un sentido disciplinario como social.

Este proyecto nació con la intención de tener en cuenta el espacio urbano como extensión del aula. Tenemos la convicción de que los municipios en los que vivimos deben ser construidos por sus ciudadanos, para que estos puedan ser protagonistas responsables de los lugares en los que habitan, para que no sean meros espacios de tránsito, fríos y sentidos como escenarios ajenos, sino como entornos donde la vida pueda darse de forma armónica, sostenible y participativa. Con esta intención iniciamos un plan de colaboración con diferentes centros educativos para hacer del  Casco Viejo de nuestra localidad, Soria, un espacio para la educación.

El proyecto se formalizó mediante un acuerdo de colaboración entre la Dirección Provincial de Educación Provincial y el Ayuntamiento de Soria.

easd-sorialab-participantes

*click en la imagen para visualizar más grande

2.- ¿En qué momento y por qué decidís presentaros a la convocatoria de Escuelas Creativas?

Supimos de la convocatoria a través de una exalumna y nos pareció que encajaba con lo que estábamos haciendo, así que decidimos participar en la modalidad de Cetros.

Hay que decir que muchos de nosotros teníamos como referencia tanto el trabajo de Fundación Telefónica que había llevado a cavo en Escuelas Disruptivas, como la exposición que organizó entre 2013 y 2014: Ferrán Adrià. Auditando el proceso creativo, que visitamos con el alumnado de ese año. Así que, con todos estas premisas, nos pareció muy estimulante.

3.- ¿Cómo ha sido el proceso de participación? ¿qué es lo más positivo que habéis obtenido de esta experiencia?

Ha habido muchas cosas positivas, por resumir nos quedamos con tres. Por un lado está  la visibilidad que nos ha dado. Otra cuestión muy positiva ha sido la participación del profesorado y el alumnado, ya que un trabajo de esta envergadura solo se consigue con personas involucradas y finalmente citaría el proceso de análisis que hemos tenido que hacer del centro. En Escuelas Creativas se nos planteó que los centros son ecosistemas conformados por seis sistemas que los movilizan: conceptual, administración y gestión, organizativo, comunicación y marketing, pedagógico y experiencial. El concurso implicaba plantear un reto que queríamos alcanzar y que tuvimos que relacionar con estos sistemas para saber cómo poder conseguirlo. Este trabajo se hizo en paralelo con una exhaustiva recopilación de las cosas que en el pasado habíamos hecho en torno a él y con todo ello, diseñamos un plan de centro a tres años para conseguir los objetivos marcados.

19092735_10154708587162151_7489626316674553389_o

La verdad es que esta labor de autoauiditoría ha sido muy profunda y gracias a ella tenemos más consciencia de lo que somos y hacia donde queremos ir.00fotogrupo con lonamuro restaruado

19023299_10154698614897151_6236613604409379185_o

 

 4.- ¿Y qué os supone ser los ganadores de la misma?

La Escuela está en constante proceso de mejora de sus procesos de enseñanza aprendizaje y el premio es el mejor aval externo que podíamos tener. Confirma que estamos en el buen camino y nos posiciona allí donde queríamos estar. Y por supuesto la cuantía económica de 6000 euros nos va a facilitar seguir mejorando gracias a un plan elaborado a la medida de nuestras necesidades.

 5.- ¿Cuál es el futuro del proyecto?

Respecto a Fundación Telefónica todavía no se sabe si tendrá continuidad, cosa que nos gustaría, actualmente sabemos que están elaborando una publicación que recogerá las experiencias de los centros seleccionados y que el 15 de noviembre será el evento de la entrega de premios.

Por nuestra parte el futuro sobre todo se presenta emocionante. Por supuesto, vamos a seguir con el proceso de cambio metodológico que hemos iniciado y que tan buenos frutos nos está dando. Esperamos por ello, seguir colaborando con otros Centros educativos, instituciones y la ciudadanía para llegar a sitios donde solos no podríamos. Queremos continuar uniendo teoría y práctica, pensamiento y acción como base para contextualizar los contenidos, dar voz al alumnado o reflexionar juntos sobre lo que hacemos. En este sentido, el Equipo Directivo seguirá facilitando estas sinergías con la mejora de los espacios, la formación continua del profesorado y la búsqueda de retos que nos hagan seguir proyectando la escuela al exterior.

Más información sobre el proyecto aquí.

***************************************************************************************

¿Quieres hacerme llegar alguna propuesta o proyecto educativo para darlo a conocer a través de este blog? ¡Puedes hacerlo! Escríbeme a blogalapizarra@gmail.com

También puedes seguirme a través de mis redes sociales: Facebook y Twitter.

El patio como espacio de enseñanza- aprendizaje

Hace ya varios post que ha quedado claro en este blog el alto poder educador de lo lúdico, tanto en su versión estructurada como el juego libre. Y, hablando del binomio entretenimiento y escuela, no podemos dejar de analizar el tiempo de recreo que, diariamente, pasan los alumnos en el patio escolar.

Cuando nos referimos a la innovación educativa es complicado que la apliquemos más allá de los límites del aula. Sin embargo, hay otros momentos durante la jornada escolar en la que el alumnado también está aprendiendo, construyendo partes tan importantes como su ser social, en base a los mensajes que recibe de su entorno.

Si analizamos un patio de primaria estándar de cualquier colegio que se nos venga ahora a la mente, creo que todos tendrán varias cosas en común. La más evidente, un protagonista indiscutible: el campo de fútbol, que reina majestuoso ante cualquier otro deporte. Cierto es que, aunque algo tímidamente, poco a poco otros deportes se van haciendo un hueco. Pero todavía existe una repartición no equitativa de los espacios.

Y no hay más que dedicarle un tiempo a la observación de este espacio de recreo para darnos cuenta de lo que ello significa en cuanto al reparto del espacio en torno a edad y género del alumnado. Bien es cierto que la tendencia es una regulación, por parte del profesorado, para que todos los cursos puedan optar a un uso equitativo de los espacios, y por ello aquello de que el patio es territorio de los más mayores del colegio ya es historia. Sin embargo, sí que es significativo como las chicas suelen ocupar espacios más periféricos, fuera del área central dedicada al deporte, siendo éste territorio de varones. Cierto es, no lo podemos negar, que cada vez son más las féminas interesadas en participar en el ocio deportivo. Pero aún el porcentaje está muy descompensado, y ello provoca una división del espacio dispar.

Por otro lado, ¿qué pasa con aquellos alumnos que no les interesa el deporte? O simplemente que quieren repartir su tiempo de esparcimiento entre ésta y otras aficiones… En principio, no está contemplada la posibilidad de pasar el descanso entre clases en otro espacio que no sea el patio del colegio. Sin embargo, hay estudiantes que tienen unas necesidades distintas a este respecto, y que también deben de ser tenidas en cuenta. Hace unos días, un papá me contaba que lo que más le gusta hacer a su hijo durante ese tiempo es dedicarlo a la lectura. También los habrá que prefieran los juegos de mesa, actividades audiovisuales y tecnológicas, o manualidades. Es cierto que esta realidad está cada vez más presente en los claustros de docentes, que responden con propuestas como una biblioteca abierta durante los 30 minutos de descanso.

Una vez más, la diversidad se impone. Y nosotros, como la parte adulta y con capacidad de toma de decisiones de la comunidad educativa, debemos darle una respuesta. Empezar a plantear el recreo como un espacio educativo surge como una necesidad imperante en los entornos más innovadores, y de hecho, cada vez es más común que este espacio sea repensado y rediseñado para responder a dicha necesidad (una muestra de ello es la propuesta que hace el blog Tierra en las manos). A veces, es tan sencillo como observar a nuestros alumnos y dejarles que ellos nos guíen hacia la solución más adecuada. A veces, es sólo cuestión de plantearse la necesidad de cambiar, de adaptarse, de seguir creciendo día a día.

***************************************************************************************

¿Quieres hacerme llegar alguna propuesta o proyecto educativo para darlo a conocer a través de este blog? ¡Puedes hacerlo! Escríbeme a blogalapizarra@gmail.com

También puedes seguirme a través de mis redes sociales: Facebook y Twitter.

Educar desde una mirada intercultural

Hace unas semanas descubrí, gracias a una alumna y su familia, una cajita de pinturas de colores muy especial.

std

Creada por Ubuntuland.com, contiene ocho tonalidades distintas de colores piel, para concienciar sobre la diversidad y la interculturalidad, cada vez más presente en nuestro entorno y nuestros centros escolares. Según se puede leer en su página web, este proyecto “busca dar respuesta a las necesidades de escuelas y familias que demandan productos que reflejen la diversidad cultural y racial de nuestra realidad actual (…) En resumen, creemos que todos formamos una gran familia, tenemos fe en el ser humano, y proponemos una mirada conciliadora e ilusionante sobre la interrelación entre las personas para que, como el árbol en la oscuridad que va en busca de la luz para crecer, nosotros también crezcamos, transformemos y cambiemos a la par la sociedad en la que vivimos convirtiéndola en un lugar donde todos nos podamos sentir más cómodos, sin distinciones”.

Este proyecto, que saca a la luz miradas etnocéntricas dadas por verdades universales de nuestra sociedad occidental –como un hecho tan simple como llamar color carne a la pintura de una tonalidad similar a la piel clara- deja en entredicho que programemos la educación desde una perspectiva realmente intercultural. Y es que, si nos referimos al currículo oculto -al que ya hacíamos mención en alguna otra entrada de este blog- todavía nos es complicado encontrar verdadera diversidad étnica en los libros de textos, y las editoriales se limitan a cambiar el color de la piel a algunos de los personajes que aparecen en ellos, sin incluir alternativas culturales distintas a las del primer mundo.

Pero, ¿qué entendemos por interculturalidad? Según el Centro Virtual Cervantes, es un tipo de relación que se establece intencionalmente entre culturas y que propugna el diálogo y el encuentro entre ellas a partir del reconocimiento mutuo de sus respectivos valores y formas de vida. A diferencia de la multiculturalidad, que se centra en una convivencia pacífica entre las diversas culturas, este concepto apuesta por reforzar y enriquecer creativa y solidariamente la diversidad, en lugar de fundir las identidades en una única. De esta forma, y trabajando para que nuestra mirada se vuelva algo más relativa, comenzaremos a comprender y respetar las idiosincrasias propias de otras civilizaciones. Y, desde luego, el mejor momento para fomentar esta amplitud de miras es la infancia, cuando todavía no se han podido condicionar en exceso por creencias estereotipadas y prejuicios presentes en nuestro entorno social.

La diversidad cultural se puede trabajar de muy diversas maneras, pero para mí la más efectiva es la naturalización y la normalización de la variedad racial y étnica. Vivirlo como algo normal, con lo que convivimos, es la mejor manera de generar respeto. Por ello, un trabajo puntual en esta línea, aunque valioso, puede resultar insuficiente. La tolerancia y el respeto hacia los demás debe impregnar todos y cada uno de los momentos educativos de un alumno, y para ello nada mejor que ofrecerles una amplia variedad de modelos de vida. Enseñar en las diversas festividades alrededor del mundo, en el multilingüismo, en la gran cantidad de formas de vestir distintas que existen, en la multiplicidad de alimentos, en la disparidad de formar de entender la idea de familia y de sociedad… debe de ser una prioridad en nuestras propuestas educativas, integrándolo de forma transversal en la transmisión de los conocimientos que conforman el currículo básico.

En nuestras manos, como docentes, padres o parte activa de la comunidad educativa, está conformar ciudadanos libres de imágenes y creencias preconcebidas. En nuestra mano está la posibilidad de crear una futura sociedad más justa y tolerante.

***************************************************************************************

¿Quieres hacerme llegar alguna propuesta o proyecto educativo para darlo a conocer a través de este blog? ¡Puedes hacerlo! Escríbeme a blogalapizarra@gmail.com

También puedes seguirme a través de mis redes sociales: Facebook y Twitter.