thumb image

9-2-2021. Una canción deportiva, romántica, hermosa y triste

Por circunstancias, estoy volviendo a escuchar todas las canciones que Fernando eligió para acompañar el reto de las cimas más altas de cada montaña española. 

Para las Islas Baleares, eligió una canción del grupo Antònia Font llamada ‘Calgary 88’, en alusión a los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados aquel año en aquella ciudad canadiense. 

Fue una de las canciones que más me impactó por la temática, el vídeo y, por supuesto, la música.

La sinopsis de la canción sería esta: «Una joven pareja española de novios compite en la final de patinaje artístico de Calgary’88. Justo antes de empezar su actuación, la chica le dice al chico que si se casaría con ella. Él le responde que, si ganan la medalla de oro, se casan ese mismo día. Después de la actuación, se conocen las puntuaciones de Rusia y de la favorita Suecia, 9,50 y 9,75. Justo después, sale el 10 de España, medalla de oro. En ese momento, la pareja española le pide a uno de los jueces que les case allí mismo sobre el podio, con la medalla puesta en el cuello, a lo que el juez accede».

La historia finaliza ahí, con una alusión al mítico ‘Atlantis Is Calling (S.O.S. For Love)’ de los Modern Talking.

Podría pensarse que se trata de un argumento muy original para una canción, y más teniendo en cuenta que el deporte apenas tiene representación en el mundo de la música pop, y menos como tema principal.

La verdad completa es que la originalidad radica en utilizar una historia real, con algunas variaciones, para componer una canción.

Y esa historia real es la que protagonizó la pareja más famosa de la historia del patinaje artístico, los soviéticos Ikaterina Gordeyeva y Sergei Grinkov, quienes tenían respectivamente 16 años para 17 en mayo y 21 recién cumplidos cuando ganaron en febrero de 1988 el oro en Calgary (Alberta).

Aquel día de la final no había ninguna pareja sueca y de españoles ni hablamos (había tres parejas soviéticas, tres estadounidenses, tres canadienses, dos británicas, una alemana oriental, una alemana occidental, una china y una checoslovaca).

Pareja de danza sobre el hielo desde que tenían 10 y 14 años, su noviazgo comenzó un año después de Calgary, en 1989, y se casaron dos más tarde, en 1991. En 1992 tuvieron una hija, Daria Sergeyevna Grinkova.

Salvo esos meses del embarazo y recuperación de Gordeyeva, la pareja ejerció un dominio como no se ha visto: ganaron 24 de 31 competiciones y su peor resultado (salvo una descalificación) fue un segundo.

En 1994, en la ciudad noruega de Lillehammer, ganaron su segundo oro en la primera ocasión en que los Juegos de Invierno se cambiaban de año para no coincidir con los de verano. No estuvieron en Albertville en 1992 por ese embarazo.

Un año después, en noviembre de 1995, con apenas 28 años, Grinkov falleció en Lake Placid, al norte del estado de Nueva York. Murió de un ataque al corazón mientras entrenaba para las siguientes competiciones. La autopsia determinó problemas genéticos hereditarios como causa de ese ataque. Su padre había fallecido cuatro años antes también por problemas de corazón.

Superada la tragedia, Gordeyeva volvió a patinar y tuvo otra hija, también con un patinador, en 2001.

Nada de toda esta historia posterior aparece en la canción de Antònia Font, que termina con la boda en la pista de hielo olímpica.

Como la canción es en catalán-balear-mallorquín, después de los dos vídeos pongo la letra original y la traducción según la web traduzcocanciones.

Los vídeos son de la canción y de la actuación de Grinkov y Gordeyeva en Calgary’88.

Letra original de la canción:

Classificats per a sa final de patinatge artístic,
no tot era físic ni mental, també era sentimental,
tu i jo festejàvem i representàvem Espanya
a s’olimpíada d’hivern del Canadà.
Abans de sortir tu vares dir
-Te casaries amb jo?- I vaig contestar
-Avui, mos casam, si guanyam sa medalla d’or.

En sincronia i a màxima velocitat,
te vas a l’aire amb una força increïble
i, a punt de caure, t’agaf,
te fas sa morta i jo vaig alerta, feim una corba oberta,
agaf energia i t’aixec només amb una mà.
Fas una gràcia de ballarina a sa punta des patins,
sona un redoble de bateria i feim com que discutir,
en es jurat se creuen mirades, crec que els ha agradat,
feim una hechura d’estàtua final mirant es sòtil rient i alenant.

Ballam aquesta melodia moderna a una pista de gel de Calgary 88,
ja sona sa cançó per megafonia «Atlantis is Calling (S.O.S. for love).

Es locutors repassen que Rússia va treure un 9’5,
es favorits eren suecs i tenien just un 9’75,
aixequen ses taules i tots mos posen un 10,
véns cap a jo, m’abraces i plores, i me trepitges un peu,
li demanam a un jutge de pista si mos vol casar ell,
és en directe i ho televisen a tots es cinc continents,
damunt es pòdium amb sa medalla mos dóna’m sa m?,
senten pes micros així com mos casen
i dins sa tele tu i jo mos besam.

Ballam aquesta melodia moderna a una pista de gel de Calgary 88,
ja sona sa cançó per megafonia «Atlantis is Calling (S.O.S. for love).

Letra traducida por traduzcocanciones:

Clasificados para la final de patinaje artístico,
no todo era físico ni mental, también era sentimental,
tú y yo salíamos juntos y representábamos a España
en la olimpiada de invierno de Canadá.
Antes de salir tú dijiste
-¿Te casarías conmigo?- y contesté
– Hoy nos casamos si ganamos la medalla de oro.

En sincronía y a máxima velocidad,
vas al aire con una fuerza increíble
y a punto de caer, te cojo,
te haces la muerta, y yo voy alerta, trazamos una curva abierta,
cojo energía y te levanto con una sola mano.
haces una pirueta de bailarina sobre la punta de los patines,
suena un redoble de batería y fingimos discutir,
en el jurado se cruzan miradas, creo que les ha gustado,
hacemos una composición de estatua final mirando al techo, riendo y resollando.

Bailamos esta melodía moderna
en una pista de hielo de Calgary 88,
ya suena la canción por megafonía
«Atlantis is Calling (S.O.S. for love).

Los locutores repasan que Rusia sacó un 9,5,
los favoritos eran suecos y tenían justo un 9’75,
levantan sus tablas y todos nos ponen un 10,
vienes hacia mí, me abrazas y lloras, y me pisas un pie,
le pedimos a un juez de pista si nos quiere casar él,
es en directo, y lo televisan en los cinco continentes,
encima del podio, con la medalla, nos damos la mano,
escuchan por los micros así como nos casan
y dentro de la tele tú y yo nos besamos.

Bailamos esta melodía moderna
en una pista de hielo de Calgary 88,
ya suena la canción por megafonía
«Atlantis is Calling (S.O.S. for love).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.