thumb image

7-3-2020. Sí, ya han pasado 25 años de aquellos días en Ginebra

Antes de ayer, viernes 5 de marzo, se cumplieron 25 años del gran partido de la historia del voleibol soriano: la final de la llamada Recopa, aquel duelo en Ginebra en el que estaban más contentos los derrotados en el parqué (Grupo Duero San José) que los vencedores (Daytona Modena).

El Grupo Duero se había clasificado para jugar esa competición como campeón de la Copa del Rey de 1994, aquella otra fecha histórica del 23 de abril en La Juventud.

Los sorianos ya habían jugado las temporadas anteriores en Europa, pero ese año demostraron ir muy en serio. En octavos de final eliminaron al Iskra Odintsovo ruso tras remontar el 3-2 de la ida con un 3-0 en Soria.

En cuartos, el rival fue el PSG francés. Buscando un buen resultado para la vuelta, los de Serrato bordaron el voley en La Juventud: 15-3, 15-7, 15-4. En la vuelta también se perdió 3-0, pero el 16-14 del primer set ya hizo casi innecesarios los dos siguientes, en los que a los sorianos les valía con hacer un punto (15-6, 15-3).

Ver desarrollo de la competición

Esos dos partidos se jugaron el 8 y el 15 de febrero.

Había tres semanas para preparar la gran cita de Ginebra, tanto el equipo… como los aficionados. Alrededor de medio millar de sorianos tomaron ese fin de semana la ciudad suiza a orillas del lago Leman, muchos de ellos llegados en autobús y otros cuantos en avión.

El rival en semifinales, el 4 de marzo, fue el Aris de Salónica. Nuevo triunfo para Soria, por 3-1: 15-12, 15-10, 9-15, 15-8.

En la final esperaba nada menos que el Daytona Modena, que ganó en semifinales al Roeselare belga 3-0 (15-5, 17-16, 15-11). Para entender la entidad del equipo que estaba gestando Modena, hay que recordar que en los tres años siguientes, 1996, 1996 y 1998, esta misma escuadra que venía de ganar la Recopa se impuso en la máxima competición continental, la Liga de Campeones.

El Grupo Duero creó ciertos apuros a Modena en las dos primeras mangas (15-11, 15-13). El sobreesfuerzo y los deseos de Serrato de que jugaran todos (como decía Diego Fernández Lobera: «Con el pabellón lleno, y tiene que sacarme precisamente a mí») allanaron el 15-5 del tercer set.

La fiesta, que había comenzado varias decenas de horas antes en Soria, continuó a pesar de esa derrota. Poco después, ese mismo año, se ganó la primera de las dos Ligas consecutivas. La tercera y última vino en 1999.

Ver más fotos en el Facebook del Frente José

Semifinal: 

Final: 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.