thumb image

2-10-2021. Mirando a la fascinante Cuenca (06/21)

Nuevo relato sudamericano de Óscar Reyes, esta vez en Cuenca, Ecuador:

«Convencer a alguien para que se sume a una escapada durante un franco en destino (2 días) parece sencillo pero cuando adviertes que para llevarla a cabo hay que encerrarse durante 16 horas (8 por trayecto) en un autobús, la cosa cambia radicalmente. Ya puede ser el mismísimo paraíso. La excusa es siempre la misma, el cansancio, cómo no, el principal adversario del tripulante de cabina. Aunque fundamentada, he comprobado durante años que, mientras se dispongan de las horas necesarias para descansar, lo que hagas en destino no repercute negativamente en la capacidad restauradora. Es más, personalmente el sedentarismo en un destacamento no me ayuda a dormir mejor, sino todo lo contrario.

Siempre he pensado que, por lo general, la negativa se produce por adelantado, al sucumbir a la pereza inicial. Si lo haces una vez, luego otra, una más y así sucesivamente, es probable que la falta de apetito se acabe enquistando con el tiempo y acentuando con la edad hasta convertirse en un modus operandi. Y casi sin darte cuenta pasas de apuntarte a un bombardeo a hacer vida en un radio de 100 metros alrededor del hotel. Sea lo que fuere, la verdad es que al llegar a destino, son muchos los compañeros que se han autoexcluido de cualquier excursión alegando una variada lista de pretextos. Los niños y “es que yo ya viajé mucho cuando era más joven” son un clásico.

Menos mal que todavía hay excepciones. Marisa, amiga y coetánea en la aerolínea, es de hecho reincidente ya que estuvo conmigo en Carmelo (Uruguay) hace dos años y cuando vio que formábamos parte de la tripulación a Quito no dudó en animar también a Montse para visitar juntos la ciudad de Cuenca, la hermosa capital sureña de la provincia de Azuay. Me alegré al corroborar que mi poder de persuasión sigue vivo pero mucho más al ver las caras de satisfacción de ambas a posteriori. Dicen que no puedes evitar envejecer pero no tienes que hacerte mayor.

Los 465 kilómetros que separan la capital ecuatoriana de nuestro objetivo pueden hacerse en avión ya que Latam conecta con el aeropuerto Mariscal Lamar, pero desechamos esa opción in extremis al dar error la aplicación que utilizamos para comprar los billetes Zed y por no jugarnos todo al único vuelo de regreso. Al final, equipados con víveres y alguna almohada, nos embarcamos en un bus nocturno semi-cama de la compañía Santa desde la estación sur de Quitumbe.

Llegamos con los primeros destellos de luz tras 8 horas de vaivenes y sueño interrumpido y recomponiendo poco a poco el cuerpo todavía entumecido nos dirigimos al mostrador para sacar el billete de regreso 6 horas y media después.

Un lugar a tener muy en Cuenca!

Cuenca te pilla por sorpresa. No importa que te hayas documentado, que hayas leído que es Patrimonio Cultural de la Humanidad o que es una de las ciudades más atractivas de Ecuador. Impresionan tanto su aire apacible, como la armoniosa mezcla de lo moderno y antiguo o lo bien conservado y cuidado que está su encantador centro histórico, al que llegamos en un flamante tranvía desde la estación de autobuses.

La tercera mayor urbe de Ecuador posee una ubicación impresionante en un valle sobre las orillas de un río de agua cristalina. La ciudad se despereza con nosotros, lentamente, mientras nos dirigimos al centro paseando por sus calles empedradas y al llegar a la iglesia de Santo Domingo nos convencemos ipso facto de que el viaje ha merecido la pena. Sus dos torres blancas de 37 metros de altura que presiden la amplia plazoleta con el mismo nombre, nos trasladan de un plumazo al pasado colonial. Si tan sólo unos instantes antes la prioridad era encontrar una cafetería abierta, ahora ante el derroche de riqueza arquitectónica que se descubre, el café puede esperar. Por lo menos, hasta que nos asomemos a ver las impresionantes cúpulas azules de la Catedral de la Inmaculada Concepción que asoman a tan solo una cuadra.

El edificio impresiona por su tamaño y por su riqueza ornamental. De estilos románico, gótico y renacentista con tres cúpulas de 75 metros que sobresalen del tejado, está inspirada en la Basílica de San Pedro de Roma y es uno de los grandes atractivos arquitectónicos del país. La excitación suple momentáneamente la falta de cafeína así que seguimos el paseo por los alrededores del Parque Calderón donde se congregan un buen número de edificios señoriales entre los que destaca la Catedral vieja, cara a cara con su homónima la joven. Fundada, como la ciudad, hace casi 500 años, en la actualidad funciona como museo de arte religioso.

De allí, entre casas encaladas, nos dirigimos por la calle Simón Bolívar hacia la iglesia de San Blas, dejando del lado derecho el edificio de la Alcaldía y justo al llegar al parque que da la bienvenida al templo, se nos aparece repentino el avión procedente de Quito aterrizando a muy poca altura. Compartimos los últimos bocatas con las palomas que nos han rodeado y, ahora sí, nos vamos directos al grano!

Sugerencia de un viandante al que abordamos en plena calle, el sitio no puede ser mejor. Buen café con ricos desayunos, buena atención, wifi para conectar con la familia e incluso un servicio QR con una ruta turística e información acerca de los museos más importantes. Aprovechamos para cargar los móviles, relajarnos un rato, decidir el itinerario a partir de ahí y tomar un segundo café antes de salir. Aconsejados por el camarero, tras la rica pausa, nos acercamos al cercano río Tomebamba, el más importante de los 4 que cruzan Cuenca y paseamos maravillados por una de sus orillas hasta cruzar un puente, donde cogemos un taxi que nos lleva hasta el mirador del Turi. Las vistas desde allí son espectaculares y, como no hay mucho más que hacer, después de las fotos de rigor el mismo taxista nos devuelve al centro, muy cerca del mercado de las flores.

Nuestras energías, renovadas tras el almuerzo, parecen sincronizadas con la ciudad que, para entonces, ha despertado definitivamente y presenta mayor actividad aunque sin alcanzar al bullicio. Gracias a que es domingo, podemos entrar en la Catedral nueva durante la concurrida misa y ver el espectacular interior con su altar mayor bañado en oro, aunque pronto nos invitan a salir al percatarse de que profesamos más interés por el turismo que por la liturgia. Lo siguiente es subir al mirador del templo para observar de cerca las cúpulas fabricadas con azulejos de la República Checa. El precioso azul cielo junto con el rojizo de los tejados del centro histórico completan un escultural lienzo para el deleite.

El sol luce imponente y a continuación, como ya hemos visto lo que queríamos y disponemos todavía de un par de horas largas, subimos a otro taxi decididos a salir de la ciudad rumbo al Parque Nacional Cajas, situado a unos 33 kilómetros al noroeste. La idea es visitar una de sus más de 230 lagunas y dar una rápida caminata por la sierra andina. Cuenca se eleva a 2.560 metros y el ascenso hasta los 3.900 para contemplar Laguna Toreadora, una de las más bonitas del parque, nos quita el aliento y el oxígeno a partes iguales. Otro acierto!

No hay tiempo que perder y decididos a comer antes de subirnos al bus de regreso optamos por comprar un pollo al carbón para llevar en detrimento de la trucha típica de la zona. Como llegamos con casi una hora de adelanto, el taxista propone llevarnos a un mirador nuevo y cercano a la estación así que, siguiendo con la dinámica del sí a todo, nos aventuramos para tomar las últimas fotos.

Al final, como en una escena de Asterix y Obelix, nos vemos en una terraza de la estación comiéndonos el pollo con las manos a toda prisa justo antes de embarcar. Eso sí, el mejor pollo en mucho tiempo. Para rematar el momento de tensión, antes de subir nos piden un dólar en cash por la tasa de embarque y no tenemos efectivo! Con los motores ya en marcha, el empleado de la estación se apiada de nosotros y nos deja pasar. Fiuuuuu!

Hemos aprovechado el tiempo al máximo y, a pesar del estrés final, la excursión nos ha dejado un sabor de boca inmejorable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.