thumb image

Cap. 280. 12-12-2021. Entrenamiento y convivencia de seis atletas españoles en Kenia

El pasado 29 de noviembre comenzó un viaje en Madrid con destino a la localidad keniana de Iten. El objetivo, entrenar durante varias semanas a los 2.400 metros de altitud de esta zona de África para ayudar a conseguir los objetivos deportivos de los seis atletas que han conformado ese viaje, y al que nos hemos sumado durante diez días para vivir la experiencia y para conocer el lugar del que han salido decenas de los mejores fondistas del mundo de siempre.

Los seis atletas (en unos días vendrán otros tres a los que no veremos) con los que hemos vivido esta inolvidable concentración de altura son los siguientes:

-Elgar Lloret Pérez. 10-7-1998. San Leonardo de Yagüe (Soria)

El soriano es el más joven del grupo. Procedente del triatlón y de las carreras de montaña, este es su tercer año a las órdenes de Uriel Reguero en Valladolid. De hecho, cuatro de los seis atletas que conviven en Iten son de este grupo de Reguero.

Lloret ya ha conseguido una medalla de bronce en el 1.500 del Campeonato de España Sub 23 en pista cubierta, en 2020 en Salamanca, y en el presente 2021 corrió en Getafe el 1.500 del Campeonato de España Absoluto.

Para el presente 2022, le gustaría volver a este Campeonato Absoluto, dando un paso adelante y clasificándose para la final. Por lo que se refiere a marcas, y además de bajar el 3:45.03 que hizo este mismo verano en 1.500, espera probar un 3.000 en pista cubierta para intentar llegar a meta antes de 8:20 y también confía en bajar de 1:50 en 800 al aire libre (tiene 1:51.44 en la altitud de Segovia este año). Este es su segundo año en el Surco Lucena cordobés.

-Sara Pardilla Plaza. 26-11-1996. Adrada de Haza (Burgos)

La burgalesa también ha conseguido una medalla en un Campeonato de España Sub 23, la de oro en los 3.000 obstáculos en la competición celebrada en Torrent (Valencia), y también ha participado en un Campeonato de España Absoluto, en Barcelona, donde se quedó a apenas un puesto de correr la final del 1.500. Ambos logros datan de 2017.

Por entonces ya entrenaba en el grupo de Uriel Reguero en Valladolid, en el que lleva siete años. Uno de ellos lo vivió completo en los Estados Unidos, en la ciudad de San Diego. Entre esa estancia en el extranjero en la que no compitió y algunas lesiones, no ha podido mejorar en las últimas temporadas ese 10:31.26 que hizo en Torrent para colgarse el oro.

Para el año 2022, espera recuperarse de una lesión muscular y volver a mostrarse competitiva en los obstáculos, para intentar luchar por un puesto entre las ocho mejores del Campeonato de España. Hasta ahora estaba en el Atletismo Aranda, pero el año que viene vestirá los colores del club soriano Las Celtíberas.

-Lorea Ibarzabal Padorno. 7-11-1994. Las Palmas de Gran Canaria

Nacida en Las Palmas de Gran Canaria, ha crecido en Madrid, en Alcobendas. En 2018 regresó a España después de vivir cinco años y medio en Estados Unidos, en Portland y en Los Ángeles. A su regreso, estuvo unos tres meses trabajando con su entrenador de categorías inferiores, hasta que decidió arriesgar marchándose a Valladolid para entrenar en el grupo de Uriel Reguero.

El riesgo tuvo premio este año de 2021, cuando se proclamó campeona de España de 800 metros en Madrid, en pista. Ello le abrió las puertas para correr tres días después en ese mismo recinto de Gallur el World Indoor Tour, donde hizo su mejor marca bajo techo (2:05.74). En verano firmó su mejor registro al aire libre, 2:04.60, en Ninove (Bélgica).

Para el inminente 2022, lo que de verdad desea es mantener una continuidad en los entrenamientos. Nunca ha mantenido esa continuidad durante año y medio, y considera que cuando lo consiga, habrán de ser mejores esos tiempos. Espera correr por debajo del 2:03 y luchar por estar dentro del cupo de 32 para el Europeo de Munich. Si lo consigue, ojalá, ese día no correrá con su camiseta habitual desde hace cuatro años, la del Atlético San Sebastián.

-Saúl Ordóñez Gavela. 10-4-1994. Salentinos (León)

Es el cuarto integrante del grupo de Uriel Reguero que trabaja durante estos días en la altitud de Iten, en pleno Valle del Rift. Abandonó su localidad natal en 2010 para integrarse en este grupo de trabajo de Valladolid donde todavía continúa. Ordóñez es uno de los varios integrantes que conforman el potente 800 español y, desde luego, uno de sus mascarones de proa, hasta el punto de que el récord nacional es suyo con el 1:43.65 que hizo en 2018 en Mónaco.

Tiene un título de campeón de España al aire libre, el que consiguió en 2017 en Barcelona en una prueba en la que no aparecía entre los favoritos. Sí colecciona varias medallas de otros colores tanto en 800 como en 1.500 y, a nivel internacional, fue nada menos que medalla de bronce en el Mundial de 2019 en Birmingham, en pista cubierta. En 2015 había sido plata en el Europeo Sub 23 de Tallin. Hace apenas cuatro meses, además, debutó como olímpico en Tokio, quedándose a solo un puesto de entrar en semifinales.

Esos tres logros internacionales citados son en 800. Para 2022, su plan tanto en pista como sin techo será similar al de años anteriores, compatibilizar dos o tres carreras de 800 y 1.500 (también ha competido en grandes torneos en esta distancia, en la que tiene 3:34.98 desde 2020), antes de decidirse por una de ellas en cada momento del año. En la primera temporada de la historia en la que habrá tres grandes competiciones de tartán sin Juegos Olímpicos (Mundial de Pista Cubierta en Belgrado, Mundial al Aire Libre en Eugene, Europeo al Aire Libre en Munich), espera estar en la cámara de llamadas de las tres. Desde hace seis años corre con New Balance.

-Marta Pérez Miguel. 19-4-1993. Soria

La atleta soriana debuta estos días en la altitud de Kenia, como colofón a un año que ha ido creciendo poco a poco hasta convertirse de largo en el mejor de su carrera deportiva: cuarta en el Europeo en Pista de Torun, novena en los Juegos Olímpicos de Tokio con la segunda mejor marca española de todos los tiempos (4:00.12) y cuarta en la final de la Diamond League en Zurich.

Siempre, en el 1.500, aunque  todos los años hace las lógicas incursiones en distancias superiores o inferiores como parte de su preparación, la que dirige Antonio Serrano en Madrid desde hace 11 temporadas. Desde hace seis, además, no se apea de los podios en los Campeonatos de España en pista y al aire libre. Tres veces ha celebrado el oro en el 1.500 y una más en el 5.000, en 2020 en Madrid, cuando unas molestias en verano le impidieron afinar para su prueba.

Sus prestaciones de 2021 la invitan a ser ambiciosa para 2022, año en el que buscará meterse de nuevo en las finales planetarias de Belgrado y Eugene y luchar por una medalla en Munich. Cierra 2021 como tercera mejor europea en el ranking de tiempos del 1.500, por detrás de Siffan Hassan y Laura Muir, y como tercera mejor europea en los Juegos… esta vez por detrás de Muir y Hassan. También buscará bajar de los cuatro minutos, tras su 4:00.12 de la final olímpica. Cuarto año con Adidas, cuyas prendas ya utilizaba con su club anterior, Valencia.

-Daniel Arce Ibáñez. 22-4-1992. Cardeñadijo (Burgos)

Igual que Saúl Ordóñez, Daniel Arce ya conocía en primera persona los beneficios de entrenar varias semanas a los 2.400 metros de Iten, razón por la cual ha decidido regresar. El obstaculista entrena en Burgos con Benjamín Álvarez Furones, su entrenador de toda la vida salvo un paréntesis de tres años en León, con Villacorta. Volvió a su tierra hace ya cinco.

La tremenda competencia en su prueba le ha impedido, de momento, proclamarse campeón de España, pero sí guarda tres medallas de plata, siempre al aire libre ya que los obstáculos como tal no se corren en pista y porque cuando ha disputado algún 3.000 liso bajo techo ha sido sin prepararlo muy específicamente. Ha corrido con España ya en Juegos Olímpicos, Mundiales y Europeos. En esta última cita, en Berlín en 2018, fue sexto, y eso que su marca de entonces, 8:27.71, tiene poco que ver con la realizada en 2021, 8:17.59.

Lleva cinco años seguidos obligando a los estadísticos a cambiar su MMP (mejor marca personal) y, en el cercano 2022, espera ‘valer’ mucho menos, alrededor de 8:10, aunque no le interesa tanto el crono como hacer un buen papel de nuevo en tierras alemanas, en el Europeo de Munich, para no estar lejos de las medallas. Antes, en invierno, correrá un 3.000 en Boston con la idea de bajar de 7:50. También espera superar su mejor posición en un Campeonato de España de Cross, donde ha estado cerca del ‘top ten’ sin llegar a pisarlo. En 2022 espera rondar un puesto entre los cinco primeros. Será su cuarto año con New Balance, los tres últimos consecutivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.