Archivo de la categoría: Sin categoría

thumb image

Juegos Pueblos Desordenados de Soria (completo)

(en elaboración, van cuatro entregas de cinco)

Este es el juego Pueblos Desordenados de Soria, siguiendo una premisa que durante mucho tiempo, de manera semanal, se ha podido ver en la Publi3 Deportiva, quien nos ha dado permiso para alargar y unificar el juego.

El juego es muy sencillo. Se ofrecen una serie de palabras, algunas claramente desordenadas y otras que no lo parecen pero sí lo están. Con las letras de cada palabra hay que formar un pueblo de Soria.

El total es de 468 pueblos, menos de los que hay realmente en la provincia. ¿Por qué? Porque todos los nombres repetidos se unifican en solo uno, y hay muchos de esos en Soria.

Consideraciones:

-A todos los pueblos se les ha quitado el apellido. La mayoría de ellos empiezan por ‘de’. Hay dos excepciones: Fuente Tovar y Quintanas Rubias, aunque a estos pueblos sí se les ha quitado el ‘de Arriba’ y ‘de Abajo’. Algún pueblo se queda un poco más desnudo que los demás porque la personalidad casi se la da más el apellido que el nombre (Puebla de Eca, solo hay que buscar ‘Puebla’)

-A todos los pueblos se les ha quitado también el artículo (Las Aldehuelas, Los Villares de Soria, La Olmeda, El Burgo de Osma… y así tantos).

-Los únicos nombres compuestos que se han dejado son los santos y santas, que hay bastantes en Soria, aunque en esos casos también se les ha quitado el apellido en caso de tenerlo: (Santa Cruz de Yanguas, San Esteban de Gormaz…)

-Se han incluido algunos despoblados y otros no, sin criterios especiales.

En cualquier caso, la lista completa de lo que hay que encontrar en estos Pueblos Desordenados está en este enlace.

Algunos días después del final del juego se dará a conocer la solución. Id guardando las respuestas.

Cuatro entregas de cinco:

aaaccrrsso

aaaiodychcrb

aaañgm

aatm

abalacon

aberzas

abuelojur

acedesilla

aces

acompañanr

actues

adael

admiran

admomio

adonar

afinar

afuentedaella

agarespagal

agranos

ahorcan

ajacascos

ajumentas

albergan

alcoraz

aldaafluente

alesuyaz

aliblancas

alquepasen

alquilosa

amargo

amberina

amenos

amolde

amso

anasoy

anazi

aniquillant

anjma

annquita

aparlechar

apelati

apicola

apoved

arbiobo

arrenaba

arveloa

asar

atevilla

aucredella

ave

avecu

avsolapan

aysaz

azed

azjamon

azopodalle

bajocelebra

balaco

balcono

ballilva

bapleña

barcajes

barnmartirio

baryarori

basaron

basgico

berlinesa

besaacoso

blaarbol

blasco

blasmolde

blucial

bluelefante

bracearon

brai

bromana

bronce

buatrigo

bufoneteto

busobre

buya

cabra

cacarean

cacenu

calibulla

canso

casilt

catalaniceis

cavleado

celular

cervinos

cicañear

cindrehalica

civitosrevilla

claries

clarotaj

colineal

compas

conaba

conanar

cortas

crebabal

cuenmbafronte

cuentelestafan

cuero

cuñasme

cutilizars

dalaema

darñadores

dedalor

dejebor

dejota

delmesa

dendecuartel

desuj

devil

devlibelula

discrepe

disegas

dnaltavoces

dolares

dolocal

dotara

dpajares

dpolvareda

drenovable

dulia

dulzana

eagv

ebruja

ecañamo

ecuñadai

edahuella

eedormitaran

ejertzais

elazucaro

eldavedurar

ellobor

eloy

elujo

emontaraz

emula

encordando

enencatre

ensillara

entregomon

eoeoxrcdrb

equipar

eraenlfutbol

erial

eripleno

esbozar

escondi

eurostros

eusoltero

ezarpad

fachuentete

felsalinces

fentazules

fentcutaneos

fesemulgente

feturolensenf

floristica

frenocuartel

frones

funnepitelial

galan

galernos

galimanta

garufas

glotonas

glutonera

gomarz

gudisaco

hacerui

haldesuela

haonabar

harrear

hejecutara

heroesccl

ibaul

ichulea

ilalonso

illalve

illevar

ilublocs

ilvolad

inava

insensata

instanurabaquis

iosajohn

irecoso

irsao

joactue   

jobarbad

joresacas

josepe

joseramos

josesanan

joseua

jostrada

jotomen

jumenar

jvñaaaei

laboniocil

laisllo

lalberor

lamerna

lamonal

lamores

laralimento

larvil

lascilas

lavarhec

lavarselad

lazmula

lazohuerte

lemiru

lenvidabal

leovanan

leparejo

lerlo

lesbico

lescrujia

lillvengadores

lirflecha

lladrasteis

llavientos

llcotejais

llevadugral

llllooyanci

llodelito

llomisol

llreenviadas

llrtiroteo

lluncabra

loando

loarboles

lolaclavaban

lolistos

lopumarzo

lorsavilar

lsolito

lsquteilezam

ltaaaamm

luvemalqueda

manazal

manila

mantaza

mentefluengo

merelbaratas

miecandile

miralala

mombalon

naislas

najcerdo

nalesave

namojala

naquistan

nbllvaeuai

ndarsenas

niebla

nimaña

niolmos

nipiall

nise

nliguales

nmrrdlvaeoa

nobia

nocala

nomediavoz

nomegatun

noorm

nosao

novelais

nuefucosa

ñaacentuar

ñacrapelaz

ñudeza

obacable

oguijar

oimñ

ojugais

olala

olmoatroz

omaygol

onoladrasen

orientamos

orrelisal

osto

oubc

ourcrema

ovillara

oyro

pajared

panes

peajes

pebaul

penejos

perdonas

peseta

pezuñancar

pienso

pillotor

poder

porlobuitre

posean

prabo

presamonde

quemacaña

querianiño

rajay

raliuga

rebaja

rebotag

rebotan

recogen

redadacallo

reeducar

regada

regionall

reliagua

relucia

remansanza

remoldavo

renos

repera

repoblartlo

resalido

rescataban

revalidarlodl

rexu

rhoretractaron

ribas

ricai

rituall

rlbarato

rodondecompra

rojad

rojillavi

romu

rosayesperad

rotoñar

rovallavil

rremachoto

rrevoloteara

rrheroes

rsorna

rugob

ryraga

sacalmelaz

sacro

safesu

sajer

salaculebras

saltadores

salvatejor

samaritana

sanalo

sardada

sebarcon

Segoviela

sellaredaño

selvadteruel

senabsenta

señiboc

sevillar

siglo

simoña

simula

siquelenta

sivellollo

slosamol

sobo

sorcija

sormonilla

ssaac

sstoo

suavec

subabay

suerteleh

sunieva

thumb image

Lo que hay que encontrar en el juego ‘Pueblos desordenados’

Esta respuesta viene de esta entrada.

Estos son los pueblos que hay que encontrar en el juego ‘Pueblos desordenados’.

Abanco
Abejar
Abión
Abioncillo
Acrijos
Adradas
Ágreda
Aguaviva
Aguilar
Aguilera
Alaló
Alameda
Albocabe
Alcoba
Alconaba
Alcozar
Alcubilla
Aldea
Aldealafuente
Aldealcardo
Aldealices
Aldealpozo
Aldealseñor
Aldehuela
Aldehuelas
Alentisque
Aliud
Almajano
Almaluez
Almantiga
Almarail
Almarza
Almazán
Almazul
Almenar
Alpanseque
Alparrache
Ambrona
Andaluz
Añavieja
Arancón
Arbujuelo
Arcos
Arenillas
Arévalo
Arganza
Arguijo
Armejún
Atauta
Ausejo
Avenales
Aylagas
Aylloncillo
Azcamellas
Balluncar
Baniel
Barahona
Barbolla
Barca
Barcebal
Barcebalejo
Barcones
Barriomartín
Bayubas
Beltejar
Benamira
Beratón
Berlanga
Berzosa
Blacos
Bliecos
Blocona
Bocigas
Boñices
Boos
Borchicayada
Bordecorex
Bordejé
Borjabad
Borobia
Bretún
Brías
Buberos
Buimanco
Buitrago
Burgo
Cabanillas
Cabrejas
Calatañazor
Calderuela
Caltojar
Camparañón
Campos
Camporredondo
Candilichera
Canos
Canredondo
Cantalucia
Cañamaque
Cañicera
Carabantes
Caracena
Carazuelo
Carbonera
Cardejón
Carrascosa
Casarejos
Casas
Cascajosa
Casillas
Castejón
Castil
Castilfrío
Castillejo
Castilruiz
Castro
Cenegro
Centenera
Cerbón
Chaorna
Chavaler
Chércoles
Ciadueña
Cidones
Cigudosa
Cihuela
Ciria
Ciruela
Cirujales
Cobertelada
Collado
Conquezuela
Cortos
Corvesín
Coscurita
Covaleda
Covarrubias
Cubilla
Cubillos
Cubo
Cuéllar
Cuenca
Cuesta
Cueva
Cuevas
Derroñadas
Dévanos
Deza
Diustes
Dombellas
Duáñez
Duruelo
Escobosa
Espeja
Espejo
Espejón
Espino
Estepa
Esteras
Fraguas
Frechilla
Fresno
Fuencaliente
Fuensaúco
Fuente Tovar
Fuentelaldea
Fuentearmegil
Fuentebella
Fuentecambrón
Fuentecantales
Fuentecantos
Fuentegelmes
Fuentelárbol
Fuentelcarro
Fuentelfresno
Fuentelmonge
Fuentelsaz
Fuentepinilla
Fuentes
Fuentestrún
Fuentetecha
Fuentetoba
Fuesas
Galapagares
Gallinero
Garray
Golmayo
Gómara
Gormaz
Guijosa
Herrera
Herreros
Hinojosa
Hortezuela
Hoz
Huérteles
Ines
Iruecha
Ituero
Izana
Jaray
Jodra
Jubera
Judes
Laguna
Langa
Langosto
Layna
Ledesma
Ledrado
Leria
Liceras
Ligos
Llamosos
Lodares
Losana
Losilla
Lubia
Lumías
Madruédano
Magaña
Maján
Mallona
Manzanares
Marazovel
Martialay
Mata
Matalebreras
Matamala
Matanza
Matasejún
Matute
Mazalvete
Mazaterón
Medinaceli
Mezquetillas
Milana
Miñana
Miño
Miñosa
Miranda
Modamio
Molinos
Momblona
Monasterio
Montaves
Monteagudo
Montejo
Montenegro
Montuenga
Moñux
Morales
Morcuera
Morón
Mosarejos
Muela
Muñecas
Muriel
Muro
Nafría
Narros
Navabellida
Navalcaballo
Navaleno
Navapalos
Neguillas
Nepas
Nieva
Nódalo
Nograles
Nolay
Nomparedes
Noviales
Noviercas
Ocenilla
Ojuel
Olmeda
Olmillos
Ólvega
Omeñaca
Oncala
Ontalvilla
Orillares
Osma
Osona
Osonilla
Oteruelos
Palacio
Paones
Paredesroyas
Pedraja
Pedrajas
Pedraza
Pedro
Peñalba
Peñalcázar
Peñazcurna
Peralejo
Perdices
Perera
Peroniel
Pinilla
Piquera
Pobar
Portelárbol
Portelrubio
Portillo
Póveda
Pozalmuro
Pozuelo
Puebla
Quintana
Quintanarejo
Quintanas
Quintanas Rubias
Quintanilla
Quiñonería
Rabanera
Rábanos
Radona
Rasa
Rebollar
Rebollo
Rebollosa
Recuerda
Rejas
Rello
Renieblas
Retortillo
Revilla
Reznos
Riba
Ribarroya
Rioseco
Riotuerto
Rollamienta
Romanillos
Royo
Rubia
Sagides
Salduero
Salinas
San Andrés
San Asenjo
San Esteban
San Felices
San Leonardo
San Pedro
Santa Cecilia
Santa Cruz
Santa Inés
Santa María
Santervás
Santiuste
Sarnago
Sauquillo
Sayona
Seca
Segoviela
Señuela
Sepúlveda
Serón
Soliedra
Somaén
Soria
Sotillo
Sotillos
Soto
Sotos
Suellacabras
Tajahuerce
Tajueco
Talveila
Taniñe
Tapiela
Tarancueña
Tardajos
Tardelcuende
Tardesillas
Taroda
Tejado
Tejerizas
Tera
Toledillo
Tordesalas
Torlengua
Torralba
Torraño
Torreandaluz
Torrearévalo
Torreblacos
Torremediana
Torremocha
Torresuso
Torretarrancho
Torretartajo
Torrevicente
Torrubia
Tozalmoro
Trébago
Ucero
Urex
Utrilla
Vadillo
Valdanzo
Valdanzuelo
Valdealbín
Valdealvillo
Valdeavellano
Valdecantos
Valdegeña
Valdegrulla
Valdelagua
Valdelavilla
Valdelinares
Valdelubiel
Valdemaluque
Valdemoro
Valdenarros
Valdenebro
Valdenegrillos
Valdeprado
Valderrodilla
Valderromán
Valderrueda
Valdespina
Valduérteles
Valladares
Valloria
Valtajeros
Valtueña
Valvenedizo
Valverde
Vea
Vega
Velamazán
Velilla
Vellosillo
Ventosa
Ventosilla
Verguizas
Viana
Vildé
Villabuena
Villaciervitos
Villaciervos
Villalba
Villálvaro
Villanueva
Villar
Villares
Villarijo
Villarraso
Villartoso
Villasayas
Villaseca
Villaverde
Vilviestre
Vinuesa
Vizmanos
Vozmediano
Yanguas
Yelo
Yuba
Zamajón
Zárabes
Zayas
Zayuelas

thumb image

Tres dies a Barcelona

Al present 2020, igual que el 2019, he solucionat aviat la meva visita anual a terres catalanes, barcelonines i badalonines. Si a les meves anteriors visites la causa principal de les mateixes era la muntanya, aquest cop ha estat l’atletisme, un altre dels motius més freqüents dels meus desplaçaments.

Aprofitant que ho escric tot l’últim dia, avui diumenge, i ja que aquesta causa assenyalada del viatge ha estat també avui, faig la crònica d’aquests tres dies en ordre invers.

Aquest matí (diumenge 16 de febrer) s’ha celebrat una nova edició de la Mitja Marató de Barcelona. Fins aquí s’ha desplaçat un sorià, Daniel Mateo, l’objectiu era baixar de 63 minuts per a aconseguir la marca mínima que es demana per participar en el Campionat del Món de la distància que se celebra el 29 de març a Gdynia, Polònia.
La cursa ha començat a les 8.45, així que la matinada ha anat en consonància. M’he despertat un parell d’hores abans a Badalona per arribar a la zona de l’Arc de Triomf, lloc de sortida i meta de la cursa, amb temps de sobres.

Encara hi havia gent a milers, l’organització d’aquestes carreres sol facilitar que es trobi el que es busca. Així ha estat, i aviat he estat amb el meu peto a una altra carrera més. L’objectiu de l’atleta s’ha aconseguit, ha acabat en 62:35 i previsiblement serà a terres poloneses. I nosaltres, amb ell.

Des de l’Arc de Triomf, passant per la Plaça de Catalunya, m’he acostat caminant fins a l’Estació de Sants, d’on sortia a les 15.30 el tren direcció a Tudela (Navarra), al qual ara em trobo.
Ahir (dissabte 15 de febrer) es va dividir en diverses parts. Després de l’habitual esmorzar amb la meva tieta i amistats al bar de sota, vaig esperar al meu cosí Pere, a qui havia encomanat la tasca que em portés a algun lloc sorprenent i no molt llunyà.

I em va sorprendre de debò. Badalona i altres municipis de rodalies estan envoltats per la Serralada de Marina. Alguna vegada havia sentit a parlar d’ella i l’havia vist, però me l’esperava ‘menys’ muntanya.

Tampoc cal imaginar grans altures, desnivells ni terrenys inhòspits, però sí que fa il·lusió que molt a prop d’on viuen centenars de milers de persones hi hagi una àmplia extensió de terreny on és possible caminar per sendes i pistes durant quilòmetres sense trobar una sola carretera. Sent dissabte com era, és fàcil imaginar que hi havia bastants ciclistes, corredors i caminants.

La nostra ruta, del voltant d’hora i mitja, va començar i va acabar en el mateix punt de Santa Coloma de Gramenet. Durant aquesta, vam visitar l’ermita de Sant Climent, un dolmen natural utilitzat en temps protohistòrics i l’interessant poblat ibèric de Puig Castellar. A les terres més baixes vam poder veure també el Monestir de Sant Jeroni de la Murtra, del segle XV.

Acabat el passeig, menjar a casa i migdiada abans de sucumbir a una altra de les meves principals aficions com és passejar pel centre de Barcelona. Des de Badalona hi ha metro directe fins a Passeig de Gràcia, així que no fa molta mandra. Vaig caminar per les Rambles i fins al Born per fer-li una segona visita a Guillem, a l’hotel on treballa. Al voltant de les nou era a casa i no gaire després al llit, per culpa de la matinada d’avui, de la qual ja he parlat abans.

Les meves aventures catalanes van arrencar abans-d’ahir (divendres 14 de febrer). L’Alvia de Tudela sortia a les 10.27, així que el despertador també va sonar aviat per anar tranquil des de Sòria.
En menys de tres hores estava a Sants, i allà vaig començar un passeig de prop de mitja hora fins al carrer Bruc. Allà es troba, des de fa catorze mesos, el restaurant Sun Taka, del sorià-japonès Mitsu. No sóc un expert gastrònom, però en aquest temps ja ha rebut nombroses bones crítiques de la premsa especialitzada de Barcelona. A més de l’espectacular carta, de dilluns a divendres té menús des de 13 fins a 18 euros.

Allà vam estar menjant amb Bianca, Guillermo, Mili, Roger i Violeta, un grup d’amics i familiars reunits de manera casual abans-d’ahir, no molt lluny de la Sagrada Família.

Per baixar l’àpat, vaig anar caminant fins al Palau de Congressos de Barcelona, ​​situat entre la Plaça d’Espanya i Montjuïc. Allà hi havia la Fira de Corredor de la Mitja Marató, i aquí havia de recollir la meva acreditació per a la prova.

Quan vaig sortir, per primera vegada, vaig entrar al Centre Comercial Arenes, situat a l’antiga plaça de braus de Les Arenes, un lloc que sempre m’havia cridat moltíssim l’atenció quan es trobava en estat de semi abandonament. Des de fa una mica menys de deu anys és un centre comercial, a la terrassa del qual és possible pujar per a gaudir d’unes boniques vistes de la ciutat.

Aquest primer dia va concloure amb un viatge en metro fins a Badalona per anar a casa de la família i passar la primera de les dues nits que he estat en aquelles terres.

Leer en castellano

Gràcies a GT i CL

thumb image

Tres días en Barcelona

En el presente 2020, igual que en 2019, he solucionado pronto mi visita anual a tierras catalanas, barcelonesas y badaloníes. Si en mis anteriores visitas la causa principal de las mismas era la montaña, esta vez ha sido el atletismo, otro de los motivos más frecuentes de mis desplazamientos.

Aprovechando que lo escribo todo el último día, hoy domingo, y ya que esa causa señalada del viaje ha sido también hoy, hago la crónica de estos tres días en orden inverso de días.

Esta mañana (domingo 16 de febrero) se ha celebrado una nueva edición del Medio Maratón de Barcelona. Hasta aquí se ha desplazado un soriano, Daniel Mateo, cuyo objetivo era bajar de 63 minutos para conseguir la marca mínima que se pide para estar en el Campeonato del Mundo de la distancia que se celebra el 29 de marzo en Gdynia, Polonia.

La carrera ha empezado a las 8.45, así que el madrugón ha ido en consonancia. Me he despertado un par de horas antes en Badalona para llegar a la zona del Arco del Triunfo, lugar de salida y meta de la carrera, con tiempo de sobra.

Aunque había gente a miles, la organización de estas carreras suele facilitar que se encuentre lo que se busca. Así ha sido, y pronto he estado con mi peto en otra carrera más. El objetivo del atleta se ha conseguido, ha terminado en 62:35 y previsiblemente estará en tierras polacas. Y nosotros, con él.

Desde el Arco del Triunfo, pasando por la Plaza de Catalunya, me he acercado andando hasta la Estación de Sants, de donde a las 15.30 el tren en dirección a Tudela (Navarra), en el que ahora me encuentro.

Ayer (sábado 15 de febrero) estuvo dividido en varias partes. Tras el habitual desayuno con mi tía y amistades en el bar de abajo, esperé a mi primo Pedro, a quien había encomendado la labor de que me llevara a algún lugar sorprendente y no muy lejano.

Y me sorprendió de verdad. Badalona y varios otros municipios de los alrededores están rodeados por la Sierra de la Marina. Alguna vez había escuchado hablar de ella y la había visto, pero me la esperaba ‘menos’ montaña.

Tampoco hay que imaginarse grandes alturas, desniveles ni terrenos inhóspitos, pero sí hace ilusión que al lado de donde viven cientos de miles de personas haya una amplia extensión de terreno donde es posible caminar por sendas y pistas durante kilómetros sin encontrar una sola carretera. Siendo sábado como era, es fácil imaginar que había por allí bastantes ciclistas, corredores y caminantes.

Nuestra ruta, de alrededor de hora y media, empezó y terminó en el mismo punto de Santa Coloma de Gramanet. Durante la misma, visitamos la ermita de Sant Climent, un dolmen natural utilizado en tiempos protohistóricos y el interesante poblado ibérico de Puig Castellar. En las tierras más bajas pudimos ver también el Monasterio de San Jerónimo de la Murtra, del siglo XV.

Acabado el paseo, comida en casa y siesta antes de sucumbir a otra de mis aficiones favoritas como es darme un paseo por el centro de Barcelona. Desde Badalona hay metro directo hasta Paseo de Gracia, así que no da mucha pereza. Caminé por las Ramblas y hasta el Borne para hacerle una segunda visita a Guillermo, en el hotel donde trabaja. Alrededor de las nueve estaba en casa y no mucho después en la cama, por culpa del madrugón de hoy del que ya he hablado antes.

Mis andanzas catalanas arrancaron antes de ayer (viernes 14 de febrero). El Alvia de Tudela salía a las 10.27, así que el despertador también sonó pronto para ir tranquilo desde Soria.

En menos de tres horas estaba en Sants, y allí comencé un paseo de alrededor de media hora hasta la calle Bruc. Allí se encuentra, desde hace 14 meses, el restaurante Sun Taka, del soriano-japonés Mitsu. No soy un experto gastrónomo, pero en este tiempo ya ha recibido numerosas buenas críticas de la prensa especializada de Barcelona. Además de la espectacular carta, de lunes a viernes tiene menús desde 13 hasta 18 euros.

Allí estuvimos comiendo con Bianca, Guillermo, Mili, Roger y Violeta, un grupo de amigos y familiares reunidos de modo casual antes de ayer no muy lejos de la Sagrada Familia.

Para bajar la comida, fui caminando hasta el Palacio de Congresos de Barcelona, situado entre la Plaza de España y Montjuic. Allí estaba la Feria del Corredor del Medio Maratón, y ahí tenía que recoger mi acreditación para la prueba.

Cuando salí, por primera vez, entré al Centro Comercial Arenas, situado en la antigua plaza de toros de Las Arenas, un lugar que siempre me había llamado muchísimo la atención cuando se encontraba en estado de semiabandono. Desde hace algo menos de diez años es un centro comercial a cuya terraza es posible subir para disfrutar de unas bonitas vistas de la ciudad.

Ese primer día concluyó con un viaje en metro hasta Badalona para ir a casa de la familia y pasar la primera de las dos noches que he estado en aquellas tierras.

Llegir en català

thumb image

Cap. 240. 17-2-2020. Barcelona (i 3). Sun Taka

Les meves aventures catalanes van arrencar abans-d’ahir (divendres 14 de febrer). L’Alvia de Tudela sortia a les 10.27, així que el despertador també va sonar aviat per anar tranquil des de Sòria.

Text complet

En menys de tres hores estava a Sants, i allà vaig començar un passeig de prop de mitja hora fins al carrer Bruc. Allà es troba, des de fa catorze mesos, el restaurant Sun Taka, del sorià-japonès Mitsu. No sóc un expert gastrònom, però en aquest temps ja ha rebut nombroses bones crítiques de la premsa especialitzada de Barcelona. A més de l’espectacular carta, de dilluns a divendres té menús des de 13 fins a 18 euros.

Allà vam estar menjant amb Bianca, Guillermo, Mili, Roger i Violeta, un grup d’amics i familiars reunits de manera casual abans-d’ahir, no molt lluny de la Sagrada Família.

Per baixar l’àpat, vaig anar caminant fins al Palau de Congressos de Barcelona, ​​situat entre la Plaça d’Espanya i Montjuïc. Allà hi havia la Fira de Corredor de la Mitja Marató, i aquí havia de recollir la meva acreditació per a la prova.

Quan vaig sortir, per primera vegada, vaig entrar al Centre Comercial Arenes, situat a l’antiga plaça de braus de Les Arenes, un lloc que sempre m’havia cridat moltíssim l’atenció quan es trobava en estat de semi abandonament. Des de fa una mica menys de deu anys és un centre comercial, a la terrassa del qual és possible pujar per a gaudir d’unes boniques vistes de la ciutat.

Aquest primer dia va concloure amb un viatge en metro fins a Badalona per anar a casa de la família i passar la primera de les dues nits que he estat en aquelles terres.

Leer en castellano

Gràcies a GT i CL

 
thumb image

Cap. 239. 16-2-2020. Barcelona (2). Puig Castellar, Santa Coloma

Ahir (dissabte 15 de febrer) es va dividir en diverses parts. Després de l’habitual esmorzar amb la meva tieta i amistats al bar de sota, vaig esperar al meu cosí Pere, a qui havia encomanat la tasca que em portés a algun lloc sorprenent i no molt llunyà.

Text complet

I em va sorprendre de debò. Badalona i altres municipis de rodalies estan envoltats per la Serralada de Marina. Alguna vegada havia sentit a parlar d’ella i l’havia vist, però me l’esperava ‘menys’ muntanya.

Tampoc cal imaginar grans altures, desnivells ni terrenys inhòspits, però sí que fa il·lusió que molt a prop d’on viuen centenars de milers de persones hi hagi una àmplia extensió de terreny on és possible caminar per sendes i pistes durant quilòmetres sense trobar una sola carretera. Sent dissabte com era, és fàcil imaginar que hi havia bastants ciclistes, corredors i caminants.

La nostra ruta, del voltant d’hora i mitja, va començar i va acabar en el mateix punt de Santa Coloma de Gramenet. Durant aquesta, vam visitar l’ermita de Sant Climent, un dolmen natural utilitzat en temps protohistòrics i l’interessant poblat ibèric de Puig Castellar. A les terres més baixes vam poder veure també el Monestir de Sant Jeroni de la Murtra, del segle XV.

Acabat el passeig, menjar a casa i migdiada abans de sucumbir a una altra de les meves principals aficions com és passejar pel centre de Barcelona. Des de Badalona hi ha metro directe fins a Passeig de Gràcia, així que no fa molta mandra. Vaig caminar per les Rambles i fins al Born per fer-li una segona visita a Guillem, a l’hotel on treballa. Al voltant de les nou era a casa i no gaire després al llit, per culpa de la matinada d’avui, de la qual ja he parlat abans.

Leer en castellano

Gràcies a GT i CL

thumb image

Cap. 238. 15-2-2020. Barcelona (1). Mitja Marató

Al present 2020, igual que el 2019, he solucionat aviat la meva visita anual a terres catalanes, barcelonines i badalonines. Si a les meves anteriors visites la causa principal de les mateixes era la muntanya, aquest cop ha estat l’atletisme, un altre dels motius més freqüents dels meus desplaçaments.

Text complet

Aprofitant que ho escric tot l’últim dia, avui diumenge, i ja que aquesta causa assenyalada del viatge ha estat també avui, faig la crònica d’aquests tres dies en ordre invers.

Aquest matí (diumenge 16 de febrer) s’ha celebrat una nova edició de la Mitja Marató de Barcelona. Fins aquí s’ha desplaçat un sorià, Daniel Mateo, l’objectiu era baixar de 63 minuts per a aconseguir la marca mínima que es demana per participar en el Campionat del Món de la distància que se celebra el 29 de març a Gdynia, Polònia.

La cursa ha començat a les 8.45, així que la matinada ha anat en consonància. M’he despertat un parell d’hores abans a Badalona per arribar a la zona de l’Arc de Triomf, lloc de sortida i meta de la cursa, amb temps de sobres.

Encara hi havia gent a milers, l’organització d’aquestes carreres sol facilitar que es trobi el que es busca. Així ha estat, i aviat he estat amb el meu peto a una altra carrera més. L’objectiu de l’atleta s’ha aconseguit, ha acabat en 62:35 i previsiblement serà a terres poloneses. I nosaltres, amb ell.

Des de l’Arc de Triomf, passant per la Plaça de Catalunya, m’he acostat caminant fins a l’Estació de Sants, d’on sortia a les 15.30 el tren direcció a Tudela (Navarra), al qual ara em trobo.

Notícia de la Mitja Marató

Leer en castellano

Gràcies a GT i CL

thumb image

Cuatro sorianos, cuatro días otoñales por Luxemburgo

Este lunes 18 de noviembre hemos regresado de un breve y tranquilo viaje de cuatro días que nos ha llevado a visitar un país nuevo, Luxemburgo, y a conocer algunas de las ciudades alemanas cercanas a este pequeño Gran Ducado centroeuropeo.

¿Por qué Luxemburgo? Como en todos los viajes, por más de una razón. Citemos tres. La primera, por conocer un país nuevo. La segunda, porque no es un país cualquiera, sino uno que merece la pena realmente por la belleza de su capital, de sus pueblos, de sus bosques y praderas…

Y la tercera, porque no hay en la actualidad muchos destinos tan accesibles económicamente por avión viajando desde Madrid para un viaje de esta duración de un fin de semana largo. Las compañías de bajo coste permiten comprar un billete de ida y vuelta por menos de 60 euros, al menos en esta época y adquiriendo el billete con cierta anticipación como hicimos nosotros.

Viernes 15

El vuelo de ida fue el viernes 15 de noviembre a las 14.00 horas. Yo ya estaba en Madrid, así que quedamos directamente en el aeropuerto de Barajas con Alfonso, Elisa y Sergio, que venían en autobús de Soria. Nos trasladamos de la T4 a la T1, comimos nuestros bocadillos y nos montamos en el avión.

El aeropuerto de Luxemburgo es pequeño, así que en poco rato cogimos el coche de alquiler y nos plantamos en Greiveldange, el pequeño pueblo donde nos hemos alojado. Habíamos pensado llegar alrededor de las 18.00 y ya estábamos allí poco después de las 17.00, pero por suerte nuestros caseros ya estaban en su casa para darnos las llaves.

Como ya era noche cerrada, decidimos no mover mucho más. Una vez establecidos, bajamos a comprar al supermercado Cactus situado en Remich. Hicimos la compra para desayunar y cenar los cuatro durante toda nuestra estancia en Luxemburgo. De hecho, uno de los lugares que mejor recordaremos de nuestra estancia allá será el apartamento, comodísimo y calentito, donde hemos pasado todos los días desde mediada la tarde.

La única excepción a la frase anterior era la visita que hacíamos cada tarde, antes de cenar, al Chaves, el único bar de Greiveldange. Lo regentan portugueses, algo que no es extraño si se considera que en Luxemburgo hay 600.000 habitantes, de los cuales 100.000 son de Portugal. 

Este viernes, el Chaves tenía todas sus mesas llenas para cenar: patatas, ensaladas y langostinos eran los platos que pedían todos los grupos, con algo de carne en algunos casos. Pero la mayoría de la gente va allí a comer patatas fritas y langostinos, buenísimos.

Nos acostamos bien pronto porque el sábado decidimos madrugar.

Sábado 16

El sábado fue el día que antes sonaron nuestros despertadores, a las siete de la mañana. Nos habíamos acostado pronto, así que no fue tan dramático. Además, en esta época del año y a estas latitudes anochece bien pronto, así que es preferible cazar las máximas horas posibles de luz.

Desayunamos y algo después de las 8.00 partimos hacia nuestro único destino del día, la ciudad alemana de Colonia. Desde que elegimos Luxemburgo como destino de viaje, sabíamos que un día estaría reservado para conocer alguna gran ciudad europea, dada la cercanía con Alemania, Francia, Bélgica e incluso algunas partes del sur de los Países Bajos (intentaré sin demasiado esfuerzo no volver a utilizar la palabra Holanda).

De Greiveldange a Colonia hay que transitar por varias autovías y carreteras de un solo carril por sentido. En algunos tramos de autovía, ya en Alemania, no hay límite de velocidad. O mejor dicho, no hay límite de velocidad establecido de manera fija, sino que ese límite lo imponen las condiciones del tiempo, de la carretera, del tráfico y de las características propias del coche. La mayoría de la gente va a velocidades ‘normales’, pero siempre hay alguno que aprovecha…

El comienzo del trayecto lo hicimos con bien de niebla, pero según pasaban los kilómetros se iba despejando el día y, aunque la temperatura externa de nuestro coche no subía en exceso, la presencia del sol alegraba nuestras expectativas.

En Colonia aparcamos justo al lado de la Basílica de San Gereón. Nos sorprendió ver que era más barato dejar el coche en un aparcamiento subterráneo que en la calle, donde además hay un límite de cuatro horas.

Tras visitar la Basílica, hicimos lo que hace el cien por cien de los turistas que van a Colonia: visitar su impresionante Catedral. Dicen que es el monumento más visitado del país, y por lo que pudimos ver nos lo creemos. Con 157 metros, fue el edificio más alto del mundo durante cinco años, entre 1880 y 1885.

A la salida de la Catedral vivimos la experiencia habitual de encontrarnos con un conocido soriano o relacionado con Soria. Justo en la puerta para abandonar el edificio, nos encontramos con José María Cela, exjugador del Numancia en dos épocas diferentes de los años 90 y uno de los futbolistas que ha militado en los equipos filiales tanto del Real Madrid como del Barcelona.

La continuación del paseo fue la habitual en esta ciudad: a orillas del río Rin para ver los grandes barcos, la preparación del mercado navideño y la plaza del Fish Market con sus característicos edificios de colores.

Nuestro asistente personal nos recomendó un restaurante para comer y la verdad es que acertó. Nos envió a un inmenso establecimiento muy cerca de la Catedral donde había cientos de personas, turistas y no, comiendo platos típicos tanto de Renania del Norte como de otros estados alemanes. Efectivamente, comimos codillo.

Nos costó encontrar después un lugar para tomar el café, no porque no hubiera, sino porque estaban todos repletos de gente. Al final lo conseguimos alejándonos ligeramente del centro, antes de volver al coche y, con él, a nuestra casa de Greiveldange, donde pudimos ver y escuchar parte del final del partido entre el Numancia y el Rayo Vallecano (2-2).

Domingo 17

Pusimos los despertadores una hora más tarde, a las ocho, que sigue siendo madrugar pero que impresiona menos que las siete. Como nos habíamos acostado pronto, no hubo problemas para incorporarse. 

Mientras unos se duchaban otros bajábamos al Cactus de Remich a comprar pan y un par de cosas más. El plan de hoy era no salir del país de Luxemburgo y visitar algunos de sus pueblos más famosos.

El inicio de la ruta era el mismo que el del sábado, evitando unas carreteras cortadas por obras, como medio país. Sin embargo, esta ruta no pasaba por la orilla del río Mosela, el que separa Luxemburgo y Alemania. Por ello, y como ya empezábamos a conocer el terreno, engañamos al navegador de nuestro coche para ir directamente al Mosela.

Carretera y río marchan paralelos durante bastantes kilómetros. El Mosela es navegable y puede albergar barcos de gran tamaño, algunos de los cuales vimos fondeados en Remich, pero en esta época baja del año no hay paseos turísticos ni apenas cruceros.

Según íbamos por la carretera, vimos que Treveris estaba a solo 14 kilómetros. Aunque nuestra idea era quedarnos todo el día en Luxemburgo, la incumplimos para conocer esta ciudad alemana en la que destacan sus monumentos romanos, con una concentración de los mismos que no se da en ningún otro lugar del mundo fuera de Roma. Nosotros visitamos solo el más famoso, la Porta Nigra, inolvidable una vez que se conoce, antes de darnos un paseo hasta la Catedral y ver, por segunda vez en este viaje, el montaje de un Mercado de Navidad que tampoco disfrutaríamos en funcionamiento.

De Treveris regresamos a Luxemburgo, país que ya sí no abandonaríamos más. Nuestra ruta incluía los dos destinos más turísticos del país, sin contar con la capital, y una breve parada en el camino.

Esos dos pueblos son Echternach y Vianden, unidos por una de las múltiples ramificaciones del Camino de Santiago y los dos únicos lugares del país que han pertenecido a la Lista Indicativa del Patrimonio de la Humanidad, si bien no consiguieron formar parte de él. Sí lo son, del Inmaterial, las procesiones danzantes de Echternach.

La gran abadía fundada por el patrón de Luxemburgo, San Willibrod, es lo más destacado de este pueblo que puede verse en un breve paseo si no se dispone de mucho más tiempo, como era nuestro caso por la escapada imprevista a Treveris. Con otro tipo de tiempo (más calor y más horas de luz), se puede disfrutar de numerosas actividades al aire libre pensadas para la gran cantidad de turistas que lo visitan.

La siguiente parada de nuestro itinerario fue Beaufort que, como tantos lugares de Luxemburgo, se escribe de varias maneras: Befort en alemán y Beefort en luxemburgués; yo he elegido la palabra francesa por cercanía. Allí, después de pasar por unos bosques impresionantes y por unos paisajes rocosos tan idóneos para la escalada que parecían artificiales (hace no mucho había soñado con unos parajes así), llegamos al gran castillo de Beaufort, también en obras y, por tanto, cerrado.

El castillo que sí estaba abierto era el de Vianden, pero ya se nos había escapado demasiado el tiempo así que decidimos no entrar. Vianden me pareció mucho más preparado para el turismo de masas (masas nivel Luxemburgo) que Echternach. El pueblo es precioso, lo mismo que los alrededores y que ese gran castillo que lo corona. Subimos caminando hasta la entrada del recinto, antes de regresar al coche para dirigirnos hacia la capital del país.

Llegamos a Luxemburgo ciudad alrededor de las tres y media de la tarde. Conseguimos comer en el restaurante que nos recomendó Cristina (soriana residente en Luxemburgo que no estaba esos días por allí) a pesar de que la hora prevista del cierre de la cocina eran las tres. 

Salimos ya de noche y nos acercamos hasta uno de los rincones del gran balcón de Luxemburgo, el más cercano al lugar donde comimos y donde pudimos ver el tercer y último mercado navideño, todavía en montaje, de nuestro fin de semana largo. Es fácil leer que este balcón es el más hermoso de Europa. Tampoco es cuestión de comparar, pero es cierto que la fisonomía de la ciudad de Luxemburgo es muy característica, con una parte alta y otra baja, el Grund, separadas por unos grandes cortados salvo en uno de sus extremos, donde hay una carretera que las une.

De hecho, fuimos caminando hasta el Palacio Ducal para montarnos después en el ascensor que baja al Grund. Nos tomamos una rápida (había empezado a llover por primera vez en nuestro viaje) y regresamos andando hasta el coche en un paseo de unos 20 minutos para recogernos de nuevo en Greiveldange. Aunque parecen muchas cosas, yo creo que poco después de las siete ya estábamos en nuestro pueblo.

Lunes 18

El lunes terminaba nuestra estancia en Luxemburgo. El comienzo del día fue clavado al del domingo: despertadores a las ocho, unos a la ducha, otros a comprar el pan, y todos en la mesa poco antes de las nueve de la mañana.

Volábamos a las cinco de la tarde, así que todavía nos daba tiempo a dar una vuelta diurna por la ciudad de Luxemburgo, algo que no pudimos hacer el domingo. Luxemburgo es pequeña. Un poco a las afueras se encuentran los grandes edificios de oficinas y de las importantes instituciones europeas instaladas en este país. Pero el centro es más que abarcable con unos pequeños paseos a pie.

Esta vez aparcamos directamente en la parte alta, cerca del ascensor que baja al Grund. Queríamos visitar la Abadía de Neumunster, a la que merece la pena acercarse sobre todo por la tranquilidad que se respira en este rincón bañado por el río Alzette. También entramos en la iglesia contigua, la de San Juan Bautista. No había nadie en ninguno de los dos lugares, y en los parques y jardines de alrededor apenas nos encontramos con media docena de corredores aficionados.

Para subir, ya que teníamos tiempo, decidimos no coger el ascensor sino dar la vuelta andando para intentar entrar a las Casamatas del Bock, una de las dos visitables de Luxemburgo junto a las de Petrusse… pero solo en verano. Las casamatas son larguísimos entramados de cuevas y pasadizos excavados en la roca para utilizar en tiempos de guerra y conflicto, algo de lo que la historia de Luxemburgo conoce de sobra. Estas casamatas del Bock tienen 23 kilómetros.

Ya pasaba la hora del mediodía. Tarde para seguir visitando, pronto para ir al aeropuerto, el momento idóneo para tomar las dos últimas cervezas del viaje en uno de los bares que habíamos conocido el domingo, cerca del Palacio Ducal.

De ahí, ya sí, fuimos al aeropuerto a devolver el coche de alquiler y comernos los bocadillos y la fruta que nos habíamos preparado. Muchos de nuestros compañeros de vuelo también lo habían sido el viernes. Esos tres días son más que válidos para hacerse una idea de la belleza otoñal de este pequeño país centrouropeo.

UTMB – La Cima del Trail Mundial

Óscar Puerta corrió entre durante 37 horas (desde el viernes 31 de agosto a las 18.00 horas) los 171 kilómetros del Ultra Trail del Mont Blanc. Este es el resumen realizado por el propio corredor barcelonés (Sant Boi) y soriano (San Leonardo).

Los resultados de la prueba se pueden seguir en este enlace y los de Puerta en este enlace.

«Lunes 26 de agosto

Empieza la fiesta y empezaremos por el principio. ¿Qué es eso de UTMB?

El Ultra Trail del Mont Blanc (UTMB) es un evento anual que se celebra la última semana de agosto. Siete carreras para siete días. Competiciones alrededor de los Alpes, algunas atravesando los tres países que lo rodean: Francia, Italia y Suiza. Una prueba que alberga un@s 10.000 corredor@s con sus 20.000 acompañantes y además un@s 10.000 aficionad@s que vienen simplemente por el ambiente. Desde que naciera en 2003, ha tenido varios altibajos, y pese a tener a detractor@s, a base de esfuerzo y sacrificio a conseguido llegar a ser la Capital del Trail Mundial.

¿Y eso del Trail, qué es?

Trail viene del inglés que en castellano podría ser camino o sendero.

Llegada en la plaza de la Amistad

¿Y entonces Trail Running?

Como parece que está de moda decir las cosas en Inglés porque así estás al día y eres más Cool, lo que toda la vida ha sido ser un corredor ahora se dice que eres runner, así que la traducción de Trail Running sería corriendo camino o correcaminos (como aquel que perseguía el Coyote).

Pues bien, después de aclarados algunos términos vamos al grano. Y es que ésta mañana empezaba el festival del Trail Running con la primera prueba, la PTL. A las 8:00 AM amanecía Chamonix, repleta de gente en la famosa plaza del triangulo. 300 corredores en equipos de 2 o 3 se enfrentan a 300Km y 26.000m+ de desnivel. A las 10:00 AM la segunda de la pruebas en dar salida es la MCC. 1000 corredores 40Km y 2300m+ de desnivel. En categoría masculina Cesar Costa paraba el reloj en 3 horas 40 minutos mientras que en categoría femenina vencía Laure Desmurs con un tiempo de 4 horas 21 minutos.

Jacques Balmat mirando al Mont Blanc

Primer día y aunque hay una prueba terminada, también tenemos trailrunners por el macizo de los Aples. Hay quien dice que a veces se ven 2 o 3 destellos que parecen estrellas pero que son las luces frontales de quienes van corriendo por los senderos bien entrada la noche.

Y es que esto de tirarse a correr por el monte en ésta región y ésta ruta nace del senderismo (o para estar más a la moda hikking o trekking) y una de las rutas más concurrida de Europa como es el Tour del Mont Blanc, una ruta de unos 150-200 Km dependiendo de la variante que cojas.

De la misma manera que Jaques Balmat, un guía de montaña de Chamonix, se le ocurrió subir por primera vez a la cima más alta de los Alpes, el Mont Blanc 4.808m., el 8 de Agosto de 1786. Desde entonces l@s vecin@s de la Villa le hacen honor con una estatua en la plaza que lleva su nombre mientras observa la gesta que hizo».

«Martes 27 de agosto

Después de compartir vuelo y transfer con Sheila Avilés, la que es actualmente líder mundial de la serie de oro de carreras por montaña (Golden Word Trail Series), y un par de jóvenes promesas de su equipo Adidas Terrex, Dani Osanz y Yaiza Miñana, estuve acomodándome en el apartamento, (vamos, cinco minutos) y no pude resistir la tentación de bajar rápido para animar a l@s últim@s corredor@s de la MCC. Y ves a gente que después de 40 kms. y 2300m+ llegan como pueden y, claro, te vienen muchas preguntas a la cabeza. ¿Y este señor tan mayor? Termina ¿Y yo… acabaré? ¿Estaré preparado? ¿Con lo que está sufriendo ella y no voy a poder yo? Y más preguntas pero que tampoco os quiero aburrir, porque la mayoría hasta el viernes no tendrán solución.

Y … ¿Por qué os explico todo esto si es de ayer? Pues porque fue lo que me hizo tomar la decisión de salir a correr esta mañana. Entre las dudas y un poco también para soltar las pierna y quitarme los nervios he ido a Vallorcine, km. 150 de la carrera, para ver cómo eran los últimos 20 kms. y 1000m+. He cogido el tren, que es gratuito, igual que el autobús por todo el valle durante toda la semana para corredores.

Mont Blanc

Al llegar a Vallorcine, he visto la carpa del avituallamiento y he preguntado hacia dónde iba la carrera y si ya estaba marcada. La respuesta ha sido: “Sí sí, está todo marcado”. Pero me ha sonado igual que cuando vas en carrera y te dicen: “Vamos, la última subida y luego todo para abajo” y hay muchísimas subidas más o aquello también muy habitual de: “Dos kilómetros para la meta” y llevas cinco y nada. Igual lo marcan más tarde.

Total, que aunque ya me lo habían avisado de ediciones anteriores, ni una marca hasta Chamonix. Me he ido guiando con las marcas que os expliqué ayer del origen de la carrera, las del Tour du Mont Blanc.

Así que uno de mis objetivos, el de quitarme los nervios y correr un poco…conseguido, pero el otro que era conocer por dónde va, no. Bueno, no estoy seguro del todo, la verdad que no tenía mucha pérdida, pero había muchos cruces y al final he llegado a Chamonix.

Ha sido un entrenamiento espectacular con unas vistas a la izquierda increíbles de esta parte del macizo de los Alpes viendo lo que queda del glaciar de Argentière, una pizca de la Mer de Glace y el Mont Blanc de frente vigilándome.

Por la tarde, a las 18:00, tenía lugar la presentación y etapa prólogo a la prueba de las jóvenes promesas de mañana, la YCC, que se hace en Courmayeur (Italia). Hacen varias salidas y dan varias vueltas, según la edad, a un recorrido corto pero repleto de gente animando, entre ell@s otro atleta de élite como Luis Alberto Hernando, que tampoco se lo quiso perder.

Con una cena-buffet para los jóvenes se despide el día, aunque recuerdo que siguen corriendo l@s corredor@s de la PTL que salían ayer a las 8:00.

Escribiendo estas líneas empieza a tronar. Así que se suma a la fiesta la tormenta anunciada para los próximos días. ¡Venga otra taza de nervios!

«Miércoles 28 de agosto

Pese a la tormenta de anoche, hoy amanece nublado y con un mensaje de la organización diciendo que no se activan ni los equipos obligatorios de calor ni los de frío, es decir, buenas noticias ya que se prevé un clima adecuado para correr el fin de semana.

Mientras tanto, a las 4:00 AM se ponía en marcha la TDS desde Courmayeur, 1.600 corredor@s que tendrán que afrontar 145 kms. con 9.100m+ de desnivel.

Óscar, en el arco

Hoy quería hablaros de todo un símbolo durante esta semana. Y no es otro que este impresionante arco que espera en la plaza famosa del Triángulo de la Amistad. El arco de la gloria para much@s. Aquel que todo corredor/a quiere llegar a cruzar. Ese que nada más llegar a la plaza quieren hacerse una foto en él pero sin cruzarlo ¿serán supersticiones? Un arco que merece mucho respeto entre tod@s l@s corredor@s. Es la llegada, la meta, el fin del reto que cada un@ se ha propuesto.

Y es que con la idea de ser la capital Imperial del Trail, y aunque todas las carreras no tienen la salida en Chamonix, sí que todas finalizan aquí. O sea, que se podría decir en lenguaje romano aquello de que: “Todos los caminos (carreras) llevan a … Chamonix”. Yo también me hice la foto de rigor con el arco.

La prueba MINI

Por la tarde tenía muchas ganas de ir a ver a l@s más pequeñ@s. Era el tiempo de la MINI UTMB, que al igual que los grandes, tiene 7 distancias (aunque gratuitas todas ellas).

Cada 15 minutos se daba la salida a una de las carreras que recorren los Campos de Savoy. También tenían hinchables, y otras actividades y talleres para todas las edades. Verles correr es superemocionante. No he parado de animarles y dar palmas: “Allez” “Très bien” “Bravo”.

Hay quien corre sol@ hay quien corre acompañad@. Hay quien se cae y se levanta y quien cae y necesita que le ayuden. Quien tiene flato porque aún no sabe controlar la respiración, quien llora de la emoción, en fin, hay de todo. ¡Es la fiesta MINI del TRAIL!.

Al acabar, me he pasado por la feria del corredor, que aquí se le llama el Salón del Ultra Trail. Está ubicado en la plaza del Mont Blanc (y aledaños). Esto es debido a que cada vez hay más marcas y carreras que quieren estar y solo la plaza se queda pequeña para tanto expositor. Es un lugar con unas casetas de madera en la que muchas carreras traen publicidad para captar corredores.

Las marcas suelen traer novedades para presentarlas en el Salón y a veces también hacen oferta de sus productos. Mientras que los patrocinadores principales traen a sus atletas en el intento de acercar a l@s fans para que compren sus productos. Por momentos me pareció estar en la feria del libro viendo a tanta gente firmando postales y colas de tanta gente esperando las mismas con ilusión. Otras marcas hacen charlas y conferencias. Como en una estaba el de mi pueblo fui a ver lo que decía.

A eso de las 22:00 de la noche, después de algo más de 18 horas, el leonés Pablo Villa por fin se hacía con la victoria de la TDS. Triunfo más que merecido, sabiendo que el año pasado se perdió cuando iba líder a falta de 30 kms. para meta. Este año cruzaba el arco de la gloria el primero, adjudicándose la victoria.

Y por último, recuerdo que siguen en carrera l@s corredor@s de la PTL que salían el lunes a las 8:00, con lo que mientras escribo esto, la cabeza de carrera (los franceses Lionel y Damien TRIVEL) llevan unos 230 kms. recorridos y más de 63 horas de competición, ¡solo les quedan 70 para llegar al arco de META!

«Jueves 29 de agosto

A las 8:15 de la mañana, desde Orsières se daba la salida a la OCC, 56 kms. y 3500m+ de desnivel. Lo más importante es que de l@s 1200 corredor@s, hay un soriano de adopción como yo: Paco Alonso.

Mientras Paco estaba corriendo, a mí me tocaba acabar de preparar el material obligatorio antes de acercarme a recoger el dorsal. Repaso una vez más la lista que me la sé casi de memoria. Y aunque sé también que no falta nada la vuelvo a repasar. No se puede ir a recoger el dorsal cuando quieres como en otras carreras, te dan día y hora (como en el médico) y así evitas las largas colas.

Primero miras la lista en la que están l@s 2300 afortunad@s. Estoy. Luego pasas el control de DNI y te dan un listado con el material que tienes que enseñar, es aleatorio, lo llevo todo. Lo preparas en unas bandejas y después de que todo esté correcto te dan un sobre con el dorsal, unos pases para l@s acompañantes y un chip para la mochila por si falla el del dorsal. Te colocan el chip de la mochila y te dan una pulsera roja con las siglas de tu carrera, en mi caso UTMB.

Paco Alonso y Óscar Puerta, dos sorianos de adopción en Chamonix

Por último, te dan una bolsa del color de tu carrera (la UTMB es de color rojo) en la que tienes que enganchar una pegatina con tu número de dorsal. Esta bolsa se llama comúnmente bolsa de vida. Puedes poner lo que quieras, personalmente pongo: un par de zapatillas, dos pares de calcetines, un pantalón, unas mallas piratas, una camiseta, una toalla, un botiquín y algo de comer.

Esta bolsa se entrega antes de la salida y te la llevan a Courmayeur que es el km. 100. ¿Y para qué sirve? A mí, como su nombre indica, me da la vida. El cambiarte por completo de ropa hace que descanses un poco y aunque parece broma, es cuando realmente empiezas la carrera de verdad, pero con ropa seca.

Con el dorsal recogido solo quedaba esperar a que llegaran los de la OCC y ver a Paco llegar a meta ya que no he podido ir a verlo a otro punto como me hubiera gustado.

En esa espera coincido con un tocayo, Óscar González, con el que también coincidí en el avión y en el transfer a Chamonix. Qué ilusión me hizo volverle a ver cuando ya creía que sería imposible con la cantidad de gente que había y pese a que teníamos la misma hora para recoger el dorsal.

En la primera noche compartimos nervios de principiantes mientras cenábamos y hoy hemos vivido juntos la llegada de la OCC en la que se nos han puesto los pelos de punta. A eso de las 13:30, después de algo más de 5 horas, el noruego Stian Angermund se hacía con la victoria. Paró el cronómetro en 5 horas 19 minutos y le sacó menos de un minuto al segundo, el catalán Andreu Simón que llegaba sin acabárselo de creer entre lágrimas.

Poco después, llegaba Paco Alonso, que aunque seguro que el sufrimiento va por dentro, estaba muy entero y fresco por las calles de Chamonix. ¡Qué ilusión al verle! Emocionante ver sus inconfundibles palos a lo lejos que sobresalen por entre sus hombros. Al verme, aún le quedan fuerzas para sacar una sonrisa. Se le notaba que había disfrutado y además que estaba llegando muy bien, el 40, con un tiempo de 6 horas 18 minutos.

Otra de las cosas que tiene este lugar es que es fácil encontrarte y compartir paseos con la élite. Aunque tienen sus horarios impuestos por las marcas, y al estar prácticamente la totalidad de lo mejor del Trail Mundial, es relativamente sencillo encontrártelos. Es lo que llaman “Meet Your Heroes”. De hecho, por la tarde hacen una presentación de algun@s de ell@s, y aunque hoy estuvo pasada por agua, nadie se movió de la plaza para ver a sus héroes y heroínas del Trail.

Y hoy acabamos con la llegada de la PTL. Sí, por fin, después de 300 kms. y 25000m+ llegan los primeros. Los hermanos Lionel y Damien Trivel vencen tras más de 83 horas de competición y aproximadamente dos horas antes que los segundos clasificados. ¡INCREÍBLE!

«Viernes 30 de agosto

Llegó el día. 8:30AM. Sol radiante. Me he levantado para ver la penúltima de las carreras, la CCC, conocida como la hermana pequeña de la UTMB, pero que para ser pequeña cuenta con 101 kms. y 6100m+ de desnivel y 1.900 corredor@s que se enfrentan a ello.

Qué mejor manera de empezar el día que escuchando al gran Depa cómo nos cuenta todo sobre la élite. Ver a todo un campeón como a Luis Alberto Hernando tan nervioso en la salida me ha tranquilizado. En esta carrera hacen tres salidas, una a las 9:00 otra las 9:15 y otra a las 9:30.

Siguiendo la carrera desde casa a través de una de las cámaras de la UTMB

Personalmente no me gusta mucho, pero entiendo que siendo tanta gente y teniendo poco tiempo para correr por pista hasta coger un sendero, se forman unos tapones muy grandes y hace que la organización tenga que regularlo de alguna manera para evitarlos.  

Por mi parte, contaros que de momento estoy contentísimo, ya que después de que me tocara el sorteo, mi siguiente objetivo, aunque evidentemente piensas que te encantaría llegar a meta, no era ese, que también, sino estar en la salida.

El gran día ha llegado y estoy aquí, sin lesiones graves, sin ningún contratiempo y, lo más importante, con muchas ganas. El camino hasta llegar a veces se hace complicado, pero por fin está aquí. Las horas de entrenamiento, los nervios, la eterna espera… ha merecido la pena. Ya lo veo y me lo creo, estoy aquí. El siguiente objetivo, pasarlo bien disfrutando cada minuto de este sueño y esperar que no se convierta en pesadilla.

¿Y por qué os digo esto? ¿Es por quitarme presión? Puede ser que sí, la verdad que las montañas son espectaculares pero en este tipo de carreras no sabes lo que puede pasar, es una aventura en la que tienes que tomar muchas decisiones y a veces te equivocas como es normal, pero hay que intentar afrontarlo.

Llevo toda la semana en un apartamento, desde donde mientras os escribo, veo otro de mis sueños (también desde hace tiempo) y es el Mont Blanc, pero su punto más elevado. Esa cima que cautivó a Jaques Balmat allá por el 1786, esos 4.808m desde el nivel del mar que tiene la montaña que preside los Alpes. A mí también lo ha hecho.

El Mont Blanc

Y aunque lo he intentado dos veces y no he llegado hasta arriba, he disfrutado cada paso que he dado solo por estar aquí, por intentarlo. Y es que como decía Iñaki Ochoa de Olza: “Subir una cumbre es como comerte una tarta y hacer cumbre es la guinda, si me como la guinda bien, pero si no, ya me he comido todo el pastel.” Me lo he comido un par de veces pero como soy muy goloso… ¡No hay dos sin tres!

¿Y qué tiene el Mont Blanc que no tengan otras montañas? La verdad que no sé dar respuesta. Igual porque aquí en los Alpes es donde empezó el Alpinismo, pero en los Andes también empezó el Andinismo y vamos, de hecho, es en las montañas donde empieza el montañismo. Imagino que mis creencias y mis vivencias le han dado una categoría, y seguro que hay otras que para vosotr@s tengan hasta más. Para mí es una de las grandes.

Bueno, ya tengo preparada la bolsa de vida que os hablé ayer, solo queda llevarla, comer bien y… ¡Aaaaaaal turrón!. 171 kms. con 10000m+ de desnivel me esperan, bueno, a mí y a l@s 2.300 afortunad@s de poder vivir este evento.

Gracias por todos los mensajes de ánimo y apoyo que me habéis hecho llegar, vendrán conmigo en el camino. Si os he ido escribiendo durante estos días es por acercaros mi pasión y para que soñéis y persigáis vuestros sueños pese a que os traten de loc@s ¡Bendita locura!.

Por si queréis seguir la carrera os dejo el enlace. También hay televisión en directo y algunas imágenes de cámaras fijas situadas por diferentes tramos del recorrido. Es increíble el seguimiento que hace Depa de toda la carrera en directo. Cada cierto tiempo hacen conexiones con imágenes que no se suelen ver, os lo recomiendo sólo por eso:

https://utmbmontblanc.com/es/live/utmb «

«UTMB, el sueño de las 100 Millas

Hay que ver cómo es esto de las medidas. 1 metro son 100 centímetros, 1 Kilómetro son 1.000 metros. Una Legua son unos 5’5 Kilómetros o 5.542 metros, pero, y ¿la milla…? ¿Cuánto mide la milla? Mucho más que la tuya jajajajaja. Este ha sido el chiste que me ha acompañado desde hace tiempo hasta hoy.

1 milla son unos 1.609 metros o 1.760 yardas. Es decir que 100 millas (que era el sueño) serían unos 160 Kilómetros. Pues bien, se ha tomado como referencia que 100 millas son unos 168 kilómetros. Yo estoy preparado para empezar el reto de los 171 kilómetros, algo más de 100 millas pero como si fuera lo mismo. 

Por fin llegó el día esperado. Después de tanto soñar durante tantos años era el momento de hacerlo realidad. El sueño estaba a punto de cumplirse. Ha llegado la carrera de las carreras, la UTMB, en Chamonix, la cima del Ultratrail Mundial. Esa carrera en la que llevaba varios años intentando participar y el sorteo no me lo permitió. Esta vez era la mía. Y ni qué decir tiene que no solo es el día, sino que llevo ya disfrutando de toda una semana de trail, llena de emociones y sensaciones que estaba deseando vivirlas y las estaba viviendo. 

Empezaré haciendo un resumen, a modo de introducción, de las carreras que se celebran durante toda la semana con distancias y desniveles y de donde sale cada una, ya que la llegada es siempre Chamonix (a excepción de la YCC que es Courmayeur):

A día de hoy, las 7 carreras son las siguientes:

PTL®: La Petite Trotte à Léon (300km y 25.000m D+). Salida el lunes 26 de agosto a las 09:00 – Chamonix (FR). Es por equipos de 2 o 3 corredores hasta un máximo de 300 corredores. En autonomía completa y en 151 horas y 30 minutos como máximo. Salieron 117 equipos, abandonaron 26 y llegaron a meta 91. La curiosidad de esta carrera es que las inscripciones se hacen con la presentación de un dossier dando fe de la experiencia previa de cada participante, la experiencia técnica en montaña, el pasado deportivo y la motivación del equipo. 

–MCC: Martigny Combe (Suiza) – Chamonix (40km y 2.300m D+). Abierta a 1.000 corredores. Aunque es la segunda por orden, se puede decir que se inicia la gran semana del Trail con ella. Está reservada prioritariamente al voluntariado del UTMB®, soci@s y a corredores locales. 

TDS®: Sur les Traces des Ducs de Savoie (145km y 9.100m D+). Salida el miércoles 28 de agosto a las 04:00 – Courmayeur (IT). Abierta a 1.600 corredores – en semiautonomía y en 42 horas como máximo. Este año tenía recorrido nuevo, han aumentado 20 kilómetros y cerca de 2.000m D+, a mi modo de ver creo que es mucho. Salieron 1.785, abandonaron 694 y llegaron a meta 1.091.

YCCYouth Chamonix – Courmayeur (15km y 1000m D+). Salida miércoles 28 de agosto a las 10:00 – Courmayeur (IT). Hacen una prólogo el día anterior en Chamonix. Abierta a 300 corredores – en autonomía total y en 4 horas como máximo – reservada a corredores entre 16 y 22 años. Entre las 3 categorías salieron 255 (154+78+23) y solo abandonaron 4, el resto llegaron tod@s a meta.

OCCOsières – Champex – Chamonix (56km – 3.500m D+). Salida el jueves 29 de agosto a las 08:15 – Orsières. Abierta a 1.200 corredores – en semiautonomía y en 14 horas 30 minutos como máximo. Salieron 1.605, abandonaron 131 y acabaron 1474.

CCC®Courmayeur – Champex – Chamonix (101km – 6.100m D+). Salida el viernes 30 de agosto a las 09:00 – Courmayeur (IT). Abierta a 1.900 corredores – en semiautonomía y en 26 horas 30 minutos como máximo. Salieron 2.132, se retiraron 554 y acabaron 1.578.

UTMB®Ultra-Trail du Tour du Mont-Blanc (171km – 10.000m D+). Salida el viernes 30 de agosto a las 18:00 – Chamonix (FR). Abierta a 2.300 corredores – en semiautonomía y en 46 horas 30 minutos como máximo. Salimos 2.543, 987 se retiraron y llegamos a meta 1.556.

Normalmente, salen más corredores de los que se permiten apuntar ya que se reservan algunas plazas para atletas de élite, patrocinadores y soci@s de la carrera.

En medio de la semana, el miércoles, hacen la MINI UTMB. Los mismos siete nombres de carreras aunque distancias y desniveles adaptadas a las edades de las futuras promesas del Trail. Todas gratuitas.

Dicho esto voy a seguir por donde lo dejé.

Antes, os quiero decir que, quien me conoce, ya sabe que me gusta pasar tiempo en la naturaleza y que desde hace mucho tiempo pensaba en el momento de poder hacer frente a la carrera de Ultra-Trail por excelencia, el UTMB – Ultra-Trail du Mont-Blanc. Hacer 100 millas rodeando el macizo del Montblanc. Después de varios años intentando entrar en el sorteo y sin fortuna por fin me había sonreído la suerte y he podido plantarme en la línea de salida para intentar completar ese sueño.

Este año no ha sido mi mejor año. Entre otras cosas, tuve una lesión de rodilla cuando conseguí los puntos que me faltaban para el pase al sorteo. Al tocarme fue una mezcla de emoción porque por fin llegó el momento y a la vez miedo de no saber si podría recuperarme a tiempo de la rodilla. Fueron pasando los días, los meses y la cosa no mejoraba lo que yo esperaba.

Cada vez estaba más cerca el momento y la rodilla aún no estaba preparada. Necesitaba entrenar algo para afrontar los 171 kilómetros y 10.000m D+. Quedaban menos de cuatro meses y no había empezado a entrenar para la gran cita. Sesiones de fisios, osteópatas y amig@s me han ayudado a tener la cabeza preparada para el momento.

Viernes 30 de agosto

He intentado dormir después de comer pero ha sido imposible. Falta más de una hora, pero los nervios ya no me dejan estar en el apartamento. Llego a las inmediaciones de la salida y Chamonix está a rebosar. Me sorprende que no hay ni control de dorsal, ni material ni nada. Intento avanzar para por lo menos ver el arco. Empieza a llover. Sacamos el impermeable, nos apretamos más si cabe y aguantamos los nervios como se puede, intentando disfrutar bajo la lluvia sin mojarnos mucho.

Es en estos 60 minutos donde te acuerdas de lo que has tenido que hacer para llegar hasta aquí y agradeces a todas las personas que te han ayudado a que sea posible. No he querido contestar las llamadas y mensajes de ánimo por miedo a no ser capaz da aguantar la emoción, pero ha sido un chute impresionante de energía ver tanto apoyo. Me encontraba con muchas ganas y quería empezar ya, la espera se estaba haciendo larga. 

Me doy cuenta que en el dorsal no está el perfil, a mí me ayuda mucho tenerlo. Hago unos pantallazos del perfil de la carrera por tramos, aunque sea para tenerlos en el teléfono y mirar de vez en cuando. Es por tranquilizar a mi cabeza.

No me lo creo pero estoy aquí, lo he conseguido. Catherine, directora de la carrera, a falta de unos 15 minutos nos da la bienvenida y nos anima solo por estar aquí. El cielo nos da una tregua y deja de llover, mis ojos ya no aguantan más y empiezo a llorar. Estoy en la salida, el sueño está conseguido.

Como suele ser habitual, no hay cuenta atrás, solo nos avisan cuando faltan 10 segundos. Suena la canción, esa que no suena en ningún sitio como aquí. Ahora sí que no puedo parar de llorar, la piel de gallina. Paso por debajo del arco y me doy cuenta de que es realidad. ¡Empezamos la aventura! Menos mal que no se puede correr de la gente que hay, aunque pronto empezamos a trotar.

El público nos anima, nos graba, nos hace fotos… Casi no puedo levantar la cabeza para disfrutar del momento de correr por las repletas calles de Chamonix. Con lo que lo estaba deseando y cómo me emocionaba. La emoción se me empieza a pasar al llegar a la zona de escalada, ahora tocaba empezar a disfrutar y esperar que todo fuera bien.

Primer avituallamiento en Les Houches, no paro. Las sensaciones eran muy buenas, quizás iba algo más rápido de lo que me aconsejaba todo el mundo pero me encontraba bien y mis piernas me pedían que siguiera con ese ritmo, sin prisas pero sin pausas.

Primera cuesta y empiezo a respirar un ambiente de máximo respeto a la carrera. No habla nadie, silencio absoluto, se rompe porque suenan los bastones de la gente que los lleva. Parece el Séptimo de Caballería. Todo el mundo lleva bastones menos yo, me empiezo a reír solo.

Al llegar a Saint Gervais (km 21), ya de noche, está lleno de gente. Me encuentro con un amigo, me ve supercontento y es que lo estaba. Me da un abrazo que me da fuerzas para seguir igual. El avituallamiento espectacular, paro un buen rato a comer y recuperar ya que es el primer punto de corte horario y he llegado una hora antes del cierre y bien. Contamines (km 31), siguiente punto en el camino, está a reventar, casi no cabemos.

Allí veo a Juan, qué ilusión me hace. No me lo esperaba, aunque sabía que estaba.

Me da mucha fuerza el hablar un rato con él. Está esperando a otro amigo suyo para hacerle la asistencia. Salí del avituallamiento cargado de energía para la subida que me esperaba a Col du Bonhomme.

Sábado 31 de agosto

Pasé por Notre Dame y ni me enteré, luego La Balme, donde empecé a inventarme bromas con este nombre que se parece a una calle de mi pueblo y no paraba de reírme solo otra vez. Me intentaba distraer.

De vez en cuando veía la cantidad de luces frontales que llevaba detrás. Era una auténtica culebrilla blanca. Chulísimo. Parecía la Vía Láctea. Así, pensando en las estrellas llegué arriba y tocaba bajada, rápida y en parte técnica, hasta Le Champieux. Luego un tramo duro hasta Col de la Seigne, al ser de noche era un poco aburrido pero iba pasando el tiempo y los kilómetros rápido y no me enteraba mucho. Además los avituallamientos y puntos de control estaban relativamente cerca. Mentalmente estaba muy bien, era la frontera entre Francia e Italia, allá por el km 60. Llevaba 1/3 de carrera, aún quedaba mucho, pero ya había completado una parte complicada.

Empezaba a amanecer y era una pasada. Qué lástima que las fotos no reflejen la belleza del momento.

Aunque entremedio estaba Lac Combal, lo siguiente que tenía en mente era Courmayeur. La noche se me había pasado superrápido y estoy con la adrenalina a tope. Llego a Courmayeur contento y animado (km80), se puede decir que el ecuador de la carrera. Allí recojo la bolsa de vida y me cambio de ropa por completo, me tomo mi tiempo. Como algo tranquilamente y veo que la cosa va muy bien. Paro igual algo más de lo que debía pero aunque estaba bien, lo necesitaba. Tocaba una buena cuesta y hay que coger fuerzas. Cuesta de asfalto. Al dejar el asfalto me fui recuperando, puse mi marcheta y adelantaba a gente en la subida. 

Me hace ilusión saber que he llegado a una de las zonas más bonitas de la carrera. Tocaba una fuerte subida al Refugio de Bertone y llegando allí era medio llanear trotando hasta el Refugio Bonatti que tenía muchas ganas de ir por lo que representa. (Para quien no lo sepa, Walter Bonatti fue un montañero italiano considerado como uno de los mejores alpinistas de la historia, que realizó numerosas ascensiones pioneras en los Alpes, Himalaya y Patagonia. Recibió el premio Piolet d’Or en 2009, uno de los premios de montañismo más importantes del mundo).

El tramo de Bertone a Bonatti se me pasó rápido, de hecho en el refugio de Bonatti casi ni paré de lo bien que me encontraba. Bebí un poco, unas fotos y a seguir.

Llegué a un punto clave, iba cómodo trotando pero en Arnouvaz empezaba una dura subida. Llegué medio mareado del calor. Creo que me estaba dando un principio de insolación. Me refresco bien, la cara la noto ardiendo. Paro un rato, como bien y me preparo para la subida a Grand Col Ferret (km 100). Es un punto psicológico y además el punto más alto de la carrera, 2.490 metros.

Me he aguantado, pero ahora me pongo la gorra y aunque hace sol también subiré con los manguitos puestos porque me está dando mucho el sol. La subida a Col Ferret es dura, me la tomaré con calma ya que hacía mucho calor y venía un poco tocado. Las vistas me ayudan, son espectaculares. Glaciares que ya no son lo que eran pero dejan su huella.

Viendo el perfil creía que Col Ferret era la cima de una montaña. Si hubiera parado a pensar, hubiera deducido que ‘Col’ en francés quiere decir ‘Collado’, así que era el paso entre dos montañas. No me di cuenta pero…qué contento me puse cuando vi las carpas de control y que no teníamos que subir más. Llegamos así a la frontera entre Italia y Suiza.

El descenso lo hago trotando y gestionando las fuerzas, aunque se hace largo. Llego a La Fouly (km 112) y veo que el otro de Sant Boi estaba ya en la Flégère, a punto de llegar a meta. Me alegro un montón y me da fuerzas… ¡Qué grande!

Si el amanecer ha sido bonito, el atardecer llegando a Champex-Lac (km 126) es espectacular. Seguimos trotando alrededor del lago, y llegamos a Plan de L’Au.

Tres subidas con sus tres bajadas y lo tenemos. Me animo aunque creo que esta es la subida más dura. Descanso un rato, como bien y empiezo la subida a La Giète. Se me hace eterna. Vuelve a ser de noche desde hace un rato y me cuesta. No es casualidad, hoy es Sant Ramon Nonat, me acuerdo de esos Sant Ramones y esas Rocas Negras que hago con mis compis para distraerme pero La Giète no llega nunca. Llegamos al punto más alto y no hay control. Me extraño y empezamos a bajar, de repente, La Giète, menos mal.

El descenso a Trient se me hace largo también. Se ven las luces desde muy arriba pero no se llega nunca. Lo que faltaba, me parpadea el frontal, me quedo sin pilas en la bajada, con lo bien que iba ahora. Paro, me ilumino con el móvil y no tengo apenas fuerzas en las manos para poner las pilas. Al final lo consigo, vuelvo a coger ritmo y por fin llego.

El avituallamiento, aunque lo conozco, me da un poco de bajón, está muy lejos. Casi un kilómetro desde que pasas el control, igual no era tanto pero se me hizo larguísimo. Paro y como tranquilamente aunque no mucho ya que al llegar a Trient (km 142) me da mucho ánimo saber que solo quedan unos 30 km para llegar a Chamonix y ya voy teniendo ganas de llegar. Me voy a cambiar otra vez de calcetines, noto ampollas en los pies, no sé si por los calcetines o por las zapatillas.

Por el perfil creo que viene la subida con más pendiente del recorrido, así que paciencia. No me equivoco, aunque tampoco se me hace tan dura, fue peor la anterior, de hecho hasta voy adelantando a gente.

Domingo 1 de septiembre

La bajada a Vallorcine me da de nuevo un subidón de adrenalina importante. Es un punto de referencia que ya me conozco y sé que estoy muy cerca.

Llego a Vallorcine (Km 153) y me anima todo el voluntariado del avituallamiento. Incluso hay uno que se sienta conmigo para que descanse y me dé cuenta de que ya prácticamente lo tengo. Se lo agradezco y salgo de allí crecido porque aunque lo hice de día, ya me lo conozco y sé que queda poco. Los primeros kilómetros hasta Col des Montets se me pasan muy rápido porque voy a buen ritmo, me separo cada vez más de quien viene detrás.

La última subida ya está aquí. Me lo tomo con calma porque sé que es dura, pero la última. Las piernas empiezan a flojear, veo a los lados del camino, entre las piedras, gente que ha parado a descansar, incluso a dormir algo. No son alucinaciones. “Tardaremos algo más pero llegaremos” dice mi mente. ¡Vamos! No tengo ninguna prisa y dejo que me adelante gente que va más rápido que yo, así de paso descanso algo.

Cuando vine a reconocer el terreno no se me hizo tan larga como ahora que se me está atragantando. Era de día y ahora es de noche. Pienso en los arándanos que cogí cuando vine a ver si me recupero. Intento cogerlos pero es que no me apetece de lo cansado que voy. No quiero gastar más fuerzas de las justas.

Por otro lado, pienso que igual lo que necesito es la fuerza del arándano que he estado pensando desde hace tiempo. Al final me decido y paro a coger unos cuantos. Eso hace que descanse, me entretenga en otra cosa y que con la fuerza de esos frutos llegue por fin a Tête Aux Vents. Alegría amarga. Empieza la bajada, que parece que va mejor, a La Flégère pero no recupero del todo. Es una zona de rocas grandes, de sube y baja en la que no puedo ir muy rápido, son pocos kilómetros pero se me hacen casi más largos que la subida.

Al llegar a La Flégère (km 163) sí que lo veo claro. Paro poco. Me vengo arriba, sé que quedan 8 kilómetros a meta. Adelanto a todas las personas que me han pasado en el camino hasta aquí. Tengo que ir con cabeza, una mala pisada me puede dejar sin la guinda del pastel.

Aprieto los dientes y doy lo que me queda. He recuperado la motivación y me quedan fuerzas. Es una bajada al principio por una pista de esquí y luego un sendero con unas zetas más técnicas con raíces y piedras, del estilo de las que ya hemos pasado. No paro de adelantar a gente que va más conservadora que yo. Llegamos a un bar que se llama Le Chalet. Me lo conozco. Ya es todo pista buena y empieza a amanecer.

Pasamos un puente hecho de andamios y piso el asfalto de Chamonix. Lo tengo. Lo he conseguido. Ahora sí que está claro. Vuelven las emociones y las lágrimas. No puedo dejar de llorar. Ya no adelanto más. Hay tres corredores delante que van muy lentos pero no los paso, me paro. Ando, pero mi cuerpo me pide correr, los vuelvo a coger, me vuelvo a parar. Me anima la poca gente que hay, me siento mal por no poderles dar las gracias porque no paro de llorar. Tengo un nudo en la garganta.

Queda menos de un kilómetro y disfruto de mi llegada. Estoy realmente contento, lo he disfrutado y lo he dado todo.

Son las 7 de la mañana y después de 37 horas paso por el arco de meta y… ¡¡¡siiiiiií!!!

¡¡¡Soy FINISHER de la Ultra-Trail du Mont-Blanc!!! ¡¡¡100 millas!!!

¡¡¡Me he comido el pastel con la guinda!!!

Disfruto del momentazo, de esta increíble llegada. Me seco las lágrimas, dejo de llorar. Mi cabeza mientras tanto no para de pensar en mil personas y momentos, en las horas de entrenamiento, en los momentos de sufrimiento pero, en fin, después de todo puedo deciros que ha merecido la pena. Cuando pones todas tus fuerzas en ello, los sueños se cumplen. He acabado y lo mejor de todo es que lo he disfrutado, pero mucho. He devorado los 171 kilómetros de estas 100 millas.

Me siento un privilegiado por haber tenido la suerte de estar en la salida, de poder venir y más aún de haberos tenido. El saber que habéis estado conmigo, que me habéis apoyado en todo momento en mi locura. Que habéis sufrido mi mal humor cuando las cosas no iban tan bien. Que habéis sufrido cada uno de los pasos que yo iba disfrutando. Que sufríais cuando se alargaba la espera en algún punto de control.

No voy a poder devolveros todo lo que me habéis dado durante este tiempo.

¡¡GRACIAS POR ESTAR AHÍ!!

Os dejo el enlace de la noticia publicada en desdesoria.es pinchando aquí y un vídeo resumen de lo mejor de la UTMB 2019, sólo escuchar la música me pone los pelos de punta y me hace volver a sentir lo vivido.

En el punto más alto de La Coruña
thumb image

29-12-2018. Resumen de un 2018 viajero

No sé, en lo que queda de año no creo que afronte ningún gran viaje, exceptuando alguna internada en mi pueblo y en la vertiente soriana de la Sierra Cebollera, quizás mañana mismo.

Por ello, y aunque falten un par de días para su finalización, voy a hacer un breve resumen de mi año viajero. Desde hace cinco años termino contento con mis periplos anuales, y 2018 continúa esa serie.

Empezando por los viajes al extranjero, este año he conocido tres nuevos países: un viaje muy bonito y tranquilo de semana y media por Irán, una experiencia sobresaltada e inolvidable de casi un mes en Colombia y una entrada y salida rápida en Mónaco.

A ellos hay que sumar la gran aventura que hicimos en mayo uniendo Soria y Roma en bicicleta, pasando por varias provincias españolas, Francia, el ya citado Mónaco y, por supuesto, Italia y algunas de sus regiones más espectaculares.

También pasé una semana en Berlín en agosto, con motivo del Campeonato de Europa de Atletismo y pasando un calor que en España jamás conocí.

El resto de mis viajes han sido, precisamente, por España, dentro de mi interés de conocer lo mejor posible mi país.

Saltándome el orden cronológico, el viaje más especial de 2018 fue el que me llevó a conocer las islas Chafarinas, después de haber estado en Ceuta y en Melilla.

Además, en el presente año he conseguido terminar mi reto de ascender a la cumbre más alta de cada provincia española, algo que culminé con cuatro días muy curiosos en los que recorrí Navarra, Getafe y Salamanca-Cáceres,

Antes de ello, viví las casi odiseas de subir a los picos más altos de Alicante y Mallorca, ambos de propiedad militar. El viaje a Alicante coincidió con otro Campeonato de España de Atletismo, esta vez en Valencia y en pista cubierta (digo otro porque a Getafe fui al campeonato al aire libre).

También fue más que entretenido el viaje montañero-gastronómico a Galicia, para subir el pico más alto de Orense (coincide con el de Zamora) y La Coruña (una tachuela cerca de Melide).

En llano, y para conocer mejor mi comunidad autónoma, estuve en junio en Wamba, Villafáfila, Urueña, Peñafiel… con la excusa de ver en partido Valladolid-Numancia donde se jugaba el ascenso a Primera división. Coincidió con el Mundial de Rusia. La semana anterior fuimos a Zaragoza a ver la victoria del Numancia en las semifinales de la promoción por el ascenso.

Después de subir al pico más alto de cada provincia española, me he puesto el reto de subir al más prominente. En ese mismo viaje de Ceuta y Melilla ya aproveché para subir al de Ciudad Real, y en octubre tachamos los de Gerona y Barcelona, dos montañas preciosas.

Terminamos 2018 con nuestro visita de todos los años a Asturias, aunque esta vez la dejé para más tarde que nunca.

Casi todos estos viajes se pueden visitar en la sección de El Libro de este blog, y el orden aparece en el índice.

También he tenido algunas escapadas a Madrid y numerosas por Soria, aunque esas no suelen aparecer o aparecen como entradas sueltas en el Bazar.

Me conformo con que 2019 sea parecido o incluso un poco peor, pero en mi cabeza está intentar mejorarlo.