Archivo de la categoría: El libro

thumb image

Cap. 243. 29-5-2020. El primer aceite de oliva de Soria ya crece en Montuenga

En noviembre de 2021 está previsto que entren las cosechadoras a la finca de 12 hectáreas situada junto a la autovía A-2 al otro lado de Montuenga, en el término municipal de Arcos de Jalón.

En esa finca se plantaron hace más de dos años alrededor de 5.000 plantas de olivo, en un total de cuatro hectáreas. Como la planta agradeció el terreno y los cuidados, Carolina García y Jesús Bailón plantaron después unas 10.000 plantas más.

Ahora, por tanto, esta zona del sur de la provincia cuenta con 15.000 pequeños olivos en una extensión todavía de diez hectáreas, con lo que todavía es susceptible de crecer un poco más hasta llegar a las 12 disponibles.

En Soria no existen explotaciones de olivo por la gran altitud de la gran mayoría de la provincia, en buena parte por encima de los 1.000 metros.

También en la cuenca del Ebro, pero al noreste de la provincia, hay unos 3.000 olivos en la zona de Villarijo, que en su día sí eran explotados para la elaboración de aceite pero que ahora tienen casi imposible su recuperación.

Por tanto, Jesús y Carolina decidieron empezar de cero y en su zona, sin experiencia previa en el olivo aunque sí con cierta tradición familiar en el cereal.

Estas tierras de Montuenga no son las más apropiadas de la provincia para fines cerealistas así que, después de tener la idea y de asesorarse, decidieron probar con los olivos.

La variedad de las 15.000 plantas es la misma, arbequina. Aunque todavía no descartan dejar una pequeña parte de la producción para encurtidos, el objetivo es que esos millones de aceitunas terminen convirtiéndose en un aceite de oliva premium de máxima calidad.

Competir en cantidad con otras zonas de España, fundamentalmente Andalucía, no tiene razón de ser, así que el hueco que van a buscar es el de la calidad, para lo cual todo el terreno se va a explotar también siguiendo criterios ecológicos, sin herbicidas, con abonos específicos y con un trabajo manual mucho más abundante.

Todo ese esfuerzo habrá de notarse cuando el consumidor abra una de sus botellas de aceite y se encuentre con material de primera calidad.

Para ello, en cualquier caso, aún queda más de un año y medio en principio, a la espera de ver cómo están los olivos en el otoño de este año.

La elaboración del aceite deberá hacerse en alguna de las almazaras más cercanas a la finca, para evitar al máximo la oxidación de la aceituna en el transporte. 

Su sueño futuro sería tener una almazara propia, pero la inversión no merece la pena. La idea inicial es trabajar con alguna de las existentes en la vecina provincia de Zaragoza, a un tiempo no muy largo gracias precisamente a la autovía junto a la cual crecen los olivos.

Con este tamaño de finca, la cosecha tardaría en hacerse un par de días. En ese tiempo, los camiones irán y vendrán de Montuenga a la almazara llevando las olivas y volviendo vacíos.

Muy bajo para lo que es Soria (unos 800 metros) y muy alto para lo que suele ser habitual en las plantaciones de olivos (pero dentro del rango apropiado), Carolina y Jesús confían en que esta idea fructifique y que Soria disfrute en breve de su primer aceite de oliva, y además premium.

thumb image

Cap. 242. 28-5-2020. Arcos de Jalón y su gran Cinema (Numancia) Paradiso

A mediados del siglo XX, Arcos de Jalón no era el pueblo más poblado de la provincia de Soria pero por muy poco. Rondaba los 3.000 habitantes (llegó a tener más de 4.000 en los años 70), y localidades como Ágreda, El Burgo de Osma o Almazán tenían algunos más de 3.000 o 3.500.

La población de Arcos, en una parte importante, se dedicada a la potentísima industria ferroviaria, que traía a esta población del sur soriano a numerosas personas de fuera, todas con su nómina y con sus ganas de divertirse.

En el año 1958, la familia Maroto inaugura el Cine Numancia, un impresionante recinto cultural con más de 700 plazas. La televisión había llegado a España apenas dos años antes, pero todavía estaba lejísimos de ser aquello en lo que se convirtió algunos años después, cuando no había casa sin su aparato televisor.

En esos primeros años, aun así, el Cine Numancia fue aquello que se pretendía que fuera, un importante foco de cultura para el pueblo de Arcos y para el resto de pueblos de la comarca.

Las salas de cine y los pueblos de Soria fueron bajando a la vez, poco a poco. A principios de los años 80, Arcos todavía tenía una población de unas 2.500 personas, algo inviable para la pervivencia de un cine no ya de 700 butacas, sino de cualquier tamaño.

Con la gran pena con la que se han clausurado todos los cines de los pueblos del mundo, en 1983, 25 años después de abrirse, cerró sus puertas el Cine Numancia.

Ahora, 37 años después, el edificio que lo albergó y su interior están prácticamente igual que cuando se pasaron los últimos rollos. La imagen es sobrecogedora, sobre todo nada más entrar, cuando se ve allí a lo lejos, muy lejos, la inmensa pantalla que todavía se conserva, lo mismo que las butacas acolchadas, que las butacas de madera del gallinero (más baratas), algunos rollos, la máquina, las entradas, papeles con las películas que se iban pasando, las telas de terciopelo, el sistema eléctrico…

De vez en cuando, el Cine Numancia, propiedad de la familia del Hostal Numancia, se abre al público general en ocasiones señaladas o de manera excepcional como esta tarde, para la toma de estas fotografías.

Historia del cine en Arcos

Muchas gracias a PD y a AM

thumb image

Cap. 241. 27-5-2020. La Laguna de Judes (Soria) roza su esplendor

Hace un mes menos un día publicábamos unas imágenes de la Laguna de Judes en Soria, una laguna kárstica en la que afloraba el agua como no se veía desde hace años.

Ahora, 29 días después, ha seguido lloviendo, en algunos momentos de manera exagerada como ayer mismo, cuando se recogieron 74 litros por metro cuadrado en la estación pluviométrica de Judes, al sur de la provincia, en el término de Arcos de Jalón.

La Laguna lo ha agradecido y se la ve más potente, repleta de anfibios que estarán disfrutando este año como lo harían hace tiempo sus padres y sus abuelos.

Ya está muy cerca de las sabinas que la cierran por uno de sus extremos. En el momento de máximo esplendor, en la zona recuerdan lanzarse al agua desde alguna de esas sabinas.

Para ello todavía no está, pero es posible que el agua siga manando, suba la superficie y, por fin, se desborde.

El camino para llegar a la misma ha sufrido la tromba de agua de ayer. Se puede probar y, si hay algún tramo malo, se para y se da la vuelta. Ese camino sale desde muy cerca de Judes. Desde su comienzo hay aproximadamente tres kilómetros hasta la Laguna. 

Quien no la vea este año se arriesga a no encontrarla con agua hasta dentro de muchos años. Las dos últimas veces fueron 2004 y 2010, según recuerdan las memorias. Pero ojalá se quede así para siempre.

thumb image

Cap. 240. 17-2-2020. Barcelona (y 3). Sun Taka

Mis andanzas catalanas arrancaron antes de ayer (viernes 14 de febrero). El Alvia de Tudela salía a las 10.27, así que el despertador también sonó pronto para ir tranquilo desde Soria.

Texto completo

En menos de tres horas estaba en Sants, y allí comencé un paseo de alrededor de media hora hasta la calle Bruc. Allí se encuentra, desde hace 14 meses, el restaurante Sun Taka, del soriano-japonés Mitsu. No soy un experto gastrónomo, pero en este tiempo ya ha recibido numerosas buenas críticas de la prensa especializada de Barcelona. Además de la espectacular carta, de lunes a viernes tiene menús desde 13 hasta 18 euros.

Allí estuvimos comiendo con Bianca, Guillermo, Mili, Roger y Violeta, un grupo de amigos y familiares reunidos de modo casual antes de ayer no muy lejos de la Sagrada Familia.

Para bajar la comida, fui caminando hasta el Palacio de Congresos de Barcelona, situado entre la Plaza de España y Montjuic. Allí estaba la Feria del Corredor del Medio Maratón, y ahí tenía que recoger mi acreditación para la prueba.

Cuando salí, por primera vez, entré al Centro Comercial Arenas, situado en la antigua plaza de toros de Las Arenas, un lugar que siempre me había llamado muchísimo la atención cuando se encontraba en estado de semiabandono. Desde hace algo menos de diez años es un centro comercial a cuya terraza es posible subir para disfrutar de unas bonitas vistas de la ciudad.

Ese primer día concluyó con un viaje en metro hasta Badalona para ir a casa de la familia y pasar la primera de las dos noches que he estado en aquellas tierras.

Llegir en català

thumb image

Cap. 239. 16-2-2020. Barcelona (2). Puig Castellar, Santa Coloma

Ayer (sábado 15 de febrero) estuvo dividido en varias partes. Tras el habitual desayuno con mi tía y amistades en el bar de abajo, esperé a mi primo Pedro, a quien había encomendado la labor de que me llevara a algún lugar sorprendente y no muy lejano.

Texto completo

Y me sorprendió de verdad. Badalona y varios otros municipios de los alrededores están rodeados por la Sierra de la Marina. Alguna vez había escuchado hablar de ella y la había visto, pero me la esperaba ‘menos’ montaña.

Tampoco hay que imaginarse grandes alturas, desniveles ni terrenos inhóspitos, pero sí hace ilusión que al lado de donde viven cientos de miles de personas haya una amplia extensión de terreno donde es posible caminar por sendas y pistas durante kilómetros sin encontrar una sola carretera. Siendo sábado como era, es fácil imaginar que había por allí bastantes ciclistas, corredores y caminantes.

Nuestra ruta, de alrededor de hora y media, empezó y terminó en el mismo punto de Santa Coloma de Gramanet. Durante la misma, visitamos la ermita de Sant Climent, un dolmen natural utilizado en tiempos protohistóricos y el interesante poblado ibérico de Puig Castellar. En las tierras más bajas pudimos ver también el Monasterio de San Jerónimo de la Murtra, del siglo XV.

Acabado el paseo, comida en casa y siesta antes de sucumbir a otra de mis aficiones favoritas como es darme un paseo por el centro de Barcelona. Desde Badalona hay metro directo hasta Paseo de Gracia, así que no da mucha pereza. Caminé por las Ramblas y hasta el Borne para hacerle una segunda visita a Guillermo, en el hotel donde trabaja. Alrededor de las nueve estaba en casa y no mucho después en la cama, por culpa del madrugón de hoy del que ya he hablado antes.

Llegir en català

thumb image

Cap. 238. 15-2-2020. Barcelona (1). Medio Maratón

En el presente 2020, igual que en 2019, he solucionado pronto mi visita anual a tierras catalanas, barcelonesas y badaloníes. Si en mis anteriores visitas la causa principal de las mismas era la montaña, esta vez ha sido el atletismo, otro de los motivos más frecuentes de mis desplazamientos.

Texto completo

Aprovechando que lo escribo todo el último día, hoy domingo, y ya que esa causa señalada del viaje ha sido también hoy, hago la crónica de estos tres días en orden inverso de días.

Esta mañana (domingo 16 de febrero) se ha celebrado una nueva edición del Medio Maratón de Barcelona. Hasta aquí se ha desplazado un soriano, Daniel Mateo, cuyo objetivo era bajar de 63 minutos para conseguir la marca mínima que se pide para estar en el Campeonato del Mundo de la distancia que se celebra el 29 de marzo en Gdynia, Polonia.

La carrera ha empezado a las 8.45, así que el madrugón ha ido en consonancia. Me he despertado un par de horas antes en Badalona para llegar a la zona del Arco del Triunfo, lugar de salida y meta de la carrera, con tiempo de sobra.

Aunque había gente a miles, la organización de estas carreras suele facilitar que se encuentre lo que se busca. Así ha sido, y pronto he estado con mi peto en otra carrera más. El objetivo del atleta se ha conseguido, ha terminado en 62:35 y previsiblemente estará en tierras polacas. Y nosotros, con él.

Desde el Arco del Triunfo, pasando por la Plaza de Catalunya, me he acercado andando hasta la Estación de Sants, de donde a las 15.30 el tren en dirección a Tudela (Navarra), en el que ahora me encuentro.

Llegir en catalá

Noticia del Medio Maratón

thumb image

Cap. 236. 25-1-2020. Cuenca (1). Río Cuervo, Cañete, Laguna del Marquesado

Causas montañeras nos han acercado una vez más hasta la provincia de Cuenca, hacia su Serranía, hacia el pueblo de Huerta del Marquesado donde hacemos noche.

La montaña la haremos mañana, así que hoy hemos aprovechado para hacer un poco de turismo, entre otras cosas porque todo el día ha estado lloviendo o casi.

Hemos salido de Soria a las ocho, rumbo a Medinaceli y Alcolea del Pinar antes de girar a la izquierda hasta Molina de Aragón, donde hemos parado a almorzar. Es increíble la gran cantidad de nieve que hay en toda esta zona desde la nevada del martes.

Nuestra siguiente parada ha sido ya en la provincia de Cuenca, en el nacimiento del río Cuervo, donde ya habíamos estado en 2015 pero en unas condiciones muy diferentes: entonces era julio y en plena ola de calor. Hoy nos ha gustado mucho más que entonces, con nieve y mucha más agua.

De ahí nos hemos dirigido a Tragacete, para comprar algo de comida y más que nada para confirmar que subiríamos a la montaña (Collado Bajo) mañana y no hoy como era nuestra intención, por esas previsiones de agua.

Por la vieja carretera de Valdemeca a Huerta del Marquesado hemos llegado a nuestra casa rural con algunas horas de adelanto por la suspensión de la ruta.

Para aprovechar las horas de luz, y después de comer en el restaurante de la casa rural, nos hemos dirigido a dos pueblos cercanos. En el primero, en Laguna del Marquesado, lo único que hemos hecho en realidad es hacerle una foto a su laguna.

Cuando hemos conseguido dar la vuelta (no es tan fácil), nos hemos dirigido a Cañete. Este pueblo sí que nos ha sorprendido y encantado, por su bien conservado recinto amurallado, por su bonito camino por el Postigo culminado por una gran cascada del río Tinte y sus casas colgadas, y por las numerosas creaciones del Paisaje Ilustrado de Luis Zafrilla (ver fotos y texto en la entrada del lunes 27 de enero).

De Cañete, regreso a Huerta del Marquesado ya casi de noche para disfrutar un rato de la casa rural antes de dar un paseo y encontrarnos con hogueras para celebrar la festividad de San Julián, una tradición, por lo que nos cuentan, recuperada hoy mismo por los vecinos del pueblo.

thumb image

Cap. 235. 27-12-2019. Navarra (y 2). Un soleado paseo por Ujué

Nuestro viaje por Navarra ha sido breve, de un par de días. Esa es una de las ventajas de vivir cerca de algún lugar, que no hace falta mucho más tiempo para disfrutarlo.

Si ayer subimos a la cima más prominente de la comunidad, el Beriain, este viernes hemos visitado uno de los miembros de la Asociación de los Pueblos más Bonitos de España, Ujué.

Aprovecho para recomendar a todo el mundo que pasa por la autopista Zaragoza-Pamplona que algún día dedique un tiempo a visitar esta iglesia-fortaleza y este bien conservado casco.

Nosotros hemos estado más de dos horas, calculo, haciendo el recorrido lógico: iglesia-fortaleza, pueblo y las ruinas de la iglesia de San Miguel junto al monumento a la Coronación de la Virgen de Ujué.

Desde este lugar se tienen las mejores vistas del pueblo, especialmente en días como hoy repletos de sol y azul celeste, nada que ver con lo que nos encontramos ayer en la Sierra de Andía. Esta mañana, los Pirineos se tocaban con la mirada.

De regreso a la furgoneta, hemos tomado algo en uno de los locales del pueblo, en el que son típicas las almendras garrapiñadas, las migas, las costillas… Hoy no nos ha dado tiempo a comer (en Ujué), quizás a la próxima.