thumb image

Cap. 228. 3-10-2019. Qatar (5). El Museo Nacional y el Zoco al caer la tarde

Siguen avanzando nuestras jornadas en Doha, en la capital de Qatar, donde hoy cumplimos una semana exacta. En todo este tiempo, entre unas cosas y otras (atletismo básicamente) habíamos dejado de lado algunas de las visitas obligatorias de la ciudad.

Hoy, después de trabajar un rato en el hotel y de ejercitarnos en el gimnasio, hemos tachado dos de esas cruces: el Museo Nacional y el Zoco.

Tenemos la suerte de que ambos están muy cerca del hotel, el Saraya Corniche. Pero como aquí hace tanto calor y el Uber y los taxis están tan baratos, nos hemos desplazado siempre con ellos.

Nada más comer, junto a Luisja, hemos ido al Museo Nacional, un espectacular edificio en forma de rosa de los vientos gigante que abrió sus puertas el pasado 28 de marzo.

Dentro, a través de una serie de salas interconectadas, se conoce la historia de este pequeño país, una historia similar a la de todos los países del mundo: sus líderes, sus grupos dominantes, sus batallas y alianzas con los países cercanos, las incursiones en algún momento de los europeos (portugueses en este caso)… Muy interesante.

Además, se muestran los modos de vida tradicionales y presentes en Qatar hasta no hace tantos años, con los nomadeos entre el mar y el desierto buscando lo mejor para el ganado en cada época del año. El mercadeo de perlas y la pesca eran los grandes valores de Qatar hasta que apareció él, el petróleo, y con él todos los drásticos cambios de este país. En 1950, en Qatar vivían 25.000 personas. Ahora, casi tres millones. No puede haber muchos más países que hayan multiplicado por cien su población en 70 años.

El Museo Nacional termina con una sala dedicada al petróleo.

Desde ahí, y tras un breve descanso en el hotel, nos hemos marchado al Zoco. Estuvimos hace unos días, pero justo a las horas que está cerrado, alrededor de 12.30 a 15.30. Entonces, al menos, encontramos un restaurante para comer.

Hoy era todo muy diferentes. Hemos estado alrededor de hora y media tomando y comprando algo y, sobre todo, paseando por sus calles y callejuelas. Es un zoco también nuevo, con una gran calle central repleta de restaurantes y cafeterías, y numerosos vericuetos que necesitan más de un día para ser conocidos. Por lo demás, como en este tipo de mercados, los establecimientos se agrupan por materias: textil, calzado, animales, recuerdos, especias…

Se está muy agradable, y hoy estaba lleno, supongo que por la hora y por el hecho de ser jueves, ya que mañana es viernes, festivo, el día de oración por la mañana. 

Un Uber nos ha dejado en el Villaggio, el centro comercial de al lado del estadio, y también estaba bastante más lleno que los días anteriores, sobre todo de niños y jóvenes ya que mañana no tendrán que estas a las seis de la mañana en sus pupitres.

Y ya estamos de nuevo en el Khalifa International Stadium, el KIS. Son las 22.12 aquí. Falta una hora exacta para que Marta Pérez corra su semifinal del 1.500 tras su gran primera ronda de ayer, así que ya van subiendo los nervios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.