En el Ponte Vecchio sobre el Arno

Cap. 197. 16-3-2019. Italia, San Marino y Malta (1)

Florencia de tarde y de noche

Mi viaje de marzo no me saca este año de Europa, pero sí me llevará a nuevos países o al menos así está planteado, como puede adivinarse por el título. Si bien en Italia he estado varias veces, San Marino y Malta son todavía para mí desconocidos. Pero vamos poco a poco.

Ayer viernes salimos Lourdes, Pilar y yo de nuestra ciudad de Soria hacia Madrid, y esta mañana hemos cogido un avión a las 9.45 que nos ha dejado alrededor de las 12.00 en Bolonia. En la ciudad universitaria nos hemos reunido con el equipo de Alicante (Fernando, Jorge, Lara) y desde el mismo aeropuerto hemos partido hacia Florencia en un coche de siete plazas.

Esta primera parte del viaje tiene como gran protagonista a la Toscana, probablemente la región más conocida por su belleza del país más bello del mundo.

Hemos llegado a Florencia a la hora del hambre así que, antes de recorrerla, hemos comido algo rápido cerca del hotel.

Descanso y helado

A partir de ahí, nuestro paseo ha sido el tradicional por esta espectacular ciudad: Duomo, Baptisterio, Campanile, Santa María Novella, Plaza de la Señoría y Palazzo Vecchio, Galería de los Uffizi, Palacio Strozzi, Pitti…

Durante nuestro recorrido, la noche se ha apoderado del día, así que hemos disfrutado del impresionante Ponte Vecchio con luz natural y con luz eléctrica, mientras nos dábamos una vuelta por la margen derecha del Arno.

Teníamos reserva para cenar cerca de todo el meollo histórico, así que también hemos podido gozar de noche de todo lo que habíamos visitado antes. Cuesta decidir cómo impresiona más el mármol del Duomo, la gran catedral florentina de Santa María de la Flor, así que lo mejor es verla de las dos maneras. Para conocerla por dentro era necesario hacer demasiada cola, así que lo dejaremos para la próxima, porque mañana domingo no abre hasta las 13.30.

La cena ha sido en un restaurante famoso por su carne de raza de ternera ‘Chianina’, imposible defraudar. A medianoche ya estábamos en nuestros aposentos después de un largo día de avión, coche y paseo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.