Cap. 175. 11-8-2018. Berlín (4)

He estado con Nefertiti

Cuarto día por tierras berlinesas, día dedicado a los museos, la gastronomía y el atletismo.

A pesar de que la noche berlinesa tuvo ayer el detalle de querer conocernos, hoy he conseguido levantarme no muy tarde, ayudado por la explosión de luz que entra en mi habitación desde primera hora de la mañana.

Me apetecía ir a la Isla de los Museos y, como no tenía nada que me lo impidiera, eso he hecho.

La Isla de los Museos no es ninguna metáfora, ya que realmente es una isla del río Spree, en la cual se encuentran cinco museos de máximo nivel. Por ello, todo este complejo de la Isla es Patrimonio de la Humanidad.

De esos cinco museos, los más famosos son el de Pérgamo y el Nuevo. El de Pérgamo fue construido según las impresionantes riqueza arquitectónicas que tenía Alemania traídas desde otras culturas, así que la integración entre contenido y continente puede gustar o no, pero no puede estar más conseguida.

No he ido a verlo por dos razones. La primera, porque la sala del gran Altar de Pérgamo que le da nombre estará cerrada por reformas hasta 2022. Aun así, había una larga cola para entrar, que es la segunda razón.

Pero eso lo he comprobado después de mi visita a otros dos museos.

Según caminaba hacia el Nuevo, he pasado por la puerta de la Antigua Galería Nacional de Berlín, una de las dos principales pinacotecas de la ciudad. También tiene una gran colección de esculturas.

En esa portada he visto una gran pancarta anunciando una exposición temporal llamada ‘Wanderlust’. El ‘wanderlust’ es una palabra alemana sin traducción al español y que a los viajeros nos encanta, y que viene a ser el deseo enorme e irrefrenable de conocer y explorar con detenimiento el mundo.

Si pones ‘wanderlust’ en la wikipedia, la imagen que lo ilustra es la más famosa de Caspar David Friedrich y una de las más famosas de la historia: ‘El caminante sobre el mar de nubes’.

Esa misma imagen es la que ilustra la exposición ‘Wanderlust’. Ha sido una suerte inmensa y no buscada, porque este cuadro se guarda permanentemente en la Kuntshalle de Hamburgo, y se encuentra estos días en la capital alemana, así que he podido verlo. Estará aquí hasta el 16 de septiembre de este año.

En esta Antigua Galería Nacional se conservan obras del siglo XIX. Están representados los grandes autores alemanes de la época (Friedrich, Menzel, Liebermann, Böcklin, Schinkel, Von Marées, Spitzweg…), pero también de los principales pintores del Impresionismo francés (Manet, Monet, Renoir, Degas, Cezanne…).

Desde allí, tras recorrer apenas unos metros, he ido al Museo Nuevo. Para mi sorpresa, la cola para comprar entrada era de unos cinco o diez minutos, así que no podía desaprovechar la ocasión.

Con una diferencia infinita sobre la segunda (quizás el misterioso Sombrero Dorado de la Edad del Bronce), la pieza más famosa de este Museo Nuevo es el busto de Nefertiti, que se encuentra en el centro de una sala en la que no hay ninguna otra pieza artística más.

Cientos de personas pasan a diario para admirar la belleza de este pequeño busto, cuyos colores y su magnetismo son los mismos con los que nació hace unos pocos miles de años.

Me he dado un paseo por las tres plantas del edificio, donde también se conservan vestigios de historia natural, y me he ido a comer a uno de los restaurantes que me recomendó Fisi, el Berliner Republik.

Calculo que será uno de los 10.000 restaurantes que habrá en Berlín. Pues bien, justo cuando estaba terminando de comer allí han llegado el resto de periodistas soriano-españoles con los que me muevo estos días, así que ya me he quedado a acompañarles.

Desde el restaurante hemos dado con Nacho, Álvaro y Alberto otro largo paseo hasta la zona de nuestro hotel, atravesando el Tiergarten.

Y ahora, una vez más, por quinta tarde consecutiva, me encuentro en el Estadio Olímpico de Berlín disfrutando del deporte de deportes.

2 comentarios sobre “Cap. 175. 11-8-2018. Berlín (4)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *