Nuestra ruta montañera de hoy nos ha llevado a uno de los rincones que mejor conocemos de la provincia de Soria: Urbión. Desde la misma ciudad se veía que apenas íbamos a encontrarnos nieve pero, como suele pasar, hasta que no se llega al terreno no sabes realmente cómo va a recibirte.

Hemos hecho la subida clásica desde la Laguna Negra, aparcando donde dejan, casi dos kilómetros antes. La Laguna estaba helada en un 75% aproximadamente. No la hemos pisado ninguno de los diez que hemos subido.

El hielo de verdad ha empezado en el Portillo, el tramo más empinado de las dos horas de subida que hay en esta ruta. En varios sitios es necesario salirse de la senda para andar sobre los salientes de las piedras y evitar el afiladísimo hielo.

La cascada de la Laguna Negra, esta mañana

La cascada de la Laguna Negra, esta mañana

Pasado el Portillo, y para llegar a la Laguna Larga, también es conveniente separarse de la senda que va paralela a la ladera (completamente helada y con buena caída a la derecha) y seguir la línea recta, subiendo una pequeña pendiente para bajar después a la Laguna Larga. La nieve está un poco dura pero no existe peligro.

Desde ahí hasta Urbión, algo parecido: es preferible no acercarse mucho a la ruta habitual y sí subir más de frente, hasta llegar al camino apto para los coches.

Para bajar, como suele sucedernos, hemos seguido el arroyo que termina formando la Cascada de la Laguna Negra. Recomiendo vivamente a todo el mundo que se acerque a verla en estos días, con un hielo virgen de increíble belleza. También estará bonita cuando empiece por fin a nevar en cantidad, así que entonces volveremos.

Escribir comentario

Síguenos en las redes
Facebook
Twitter
Comentarios recientesArchivos